Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Banco de España concluyó en 2011 que Bankia tenía gran solvencia

La inspección de diciembre del año pasado situaba al grupo mejor que a Santander y BBVA

Documento del Banco de España que revela la solvencia de Bankia. Ampliar foto
Documento del Banco de España que revela la solvencia de Bankia.

El pasado mayo dimitía Rodrigo Rato como presidente del grupo Bankia-BFA y el Gobierno intervenía la entidad, la cuarta del país, ante sus enormes dificultades financieras fruto de una gigantesca quiebra de su negocio inmobiliario. En aquel momento, el Banco de España planteó la nacionalización de la entidad, “ya que los acontecimientos” de aquellas semanas y “la creciente incertidumbre sobre el futuro de la entidad” habían hecho “aconsejable ir más allá y plantear la aportación de recursos públicos para acelerar e incrementar el saneamiento”.

Paradójicamente, en diciembre de 2011, seis meses antes del colapso del gigante bancario, el Banco de España opinaba en un informe incorporado al sumario del caso que investiga la Audiencia Nacional que al grupo BFA-Bankia le sobraba solvencia.

“La salida a Bolsa de Bankia constituye la causa principal de la notable mejoría experimentada por los ratios de solvencia del grupo BFA durante el tercer trimestre del ejercicio 2011. El ratio de capital principal del grupo (8,5%) a 30 de septiembre de 2011 está en línea con los que presentan el Banco Santander y el Banco Popular”. “No obstante”, añadía el informe, “cabe mencionar como salvedad que una parte importante del cumplimiento de los umbrales establecidos en el decreto RD2/2011 se deben a las preferentes suscritas por el FROB que aportan 228 puntos básicos al ratio mencionado”.

“En términos de TIER I —capital de mayor calidad— (10,81%) y TIER II (13,66%) la situación relativa de BFA [matriz de Bankia] es aún mejor gracias a la importante aportación de otras preferentes y de las financiaciones subordinadas al importe total de recursos propios computables del grupo. De ahí que el posible canje de estos instrumentos por otras de mayor calidad es uno de los argumentos que esgrime BFA para atender a las necesidades de recapitalización exigida por la EBA (autoridad bancaria europea)”.

Mejor que otras entidades

El Banco de España muestra un cuadro en el que se muestra a BFA-Bankia por encima de Santander, BBVA y Popular en ratios de solvencia. Y concluye: “Los datos de solvencia del grupo BFA exceden de los previstos en el plan de integración a esa fecha. Como refleja el cuadro del FROB, en el escenario base del plan de integración formulado en junio de 2010, se fijaba como estimación para el cierre de 2011 un capital principal del 8,20%, un 0,3% inferior al ratio real a septiembre de 2011. El mencionado exceso es consecuencia de los recursos captados en la oferta pública de suscripción de acciones (3.092 millones) que han aproximado el importe absoluto de capital principal al plan de integración, a pesar de la desfavorable evolución del valor de mercado de los instrumentos de deuda (con minusvalías de 880 millones a septiembre de 2011)”.

No obstante, los inspectores planteaban algunos nubarrones. “A pesar del superávit de fondos existente, el equipo de seguimiento estima dudosa la devolución de los fondos aportados por el FROB”. En marzo de 2012, el Banco de España daba otro cuadro muy distinto: “La mayor amenaza de Bankia hasta diciembre de 2011 era la liquidez, debido a su inadecuada estructura financiera. Este problema se ha diferido —no solucionado— gracias a a las dos recientes subastas del Banco Central Europeo y a la renovación del programa de avaladas por el Estado, dos decisiones exógenas a la entidad. Las emisiones avaladas por el Estado suman en el grupo BFA más de 60.000 millones, casi el 20% del balance. Respecto a la solvencia, tanto BFA como Bankia parten de una situación muy ajustada para cumplir las mayores exigencias regulatorias a las que van a tener que hacer frente en 2012 (...) Grupo BFA declara un capital principal de 8,2%, que es solo ligeramente superior al 8% exigido pese a que incluyen diversos elementos cuestionables y que no se deducen determinados ajustes considerados por la inspección”.

“En estas condiciones de partida”, sentenciaban los inspectores, “entendemos que hay dudas de que Grupo BFA vaya a poder cumplir con los requisitos regulatorios de EBA y del real decreto [de saneamiento bancario]. Los fuertes ajustes anticipados por BFA al final de 2011, que hacen frente a las mayores coberturas exigidas por el real decreto, y, en menor medida, la desfavorable evolución de la cuenta de resultados, constituyen las causas fundamentales del agudo recorte experimentado por el capital principal en el último trimestre. Ambos efectos han absorbido buena parte de la ganancia de capital derivada de la salida a Bolsa y del efecto de desapalancamiento. Así, el ratio de capital principal se sitúa en el 7,6% a 31 de diciembre de 2011, lo que aparte de situarlo muy por debajo del ratio para el resto de las grandes entidades españolas supone incumplir el umbral mínimo establecido por el real decreto de saneamiento”. Justo lo contrario del anterior análisis.