Telefónica tiene ya más ingresos en Latinoamérica que en Europa

Telefónica España ya supone menos de la cuarta parte de los ingresos El beneficio sube un 26%, pero sin los extraordinarios se reduce un 17% La empresa reduce la deuda en más de 5.000 millones El grupo ya prepara la OPV para la salida a Bolsa de su negocio latinoamericano

El presidente de Telefónica, César Alierta, en el estreno de Telefónica Deutschland en la Bolsa de Fráncfort.
El presidente de Telefónica, César Alierta, en el estreno de Telefónica Deutschland en la Bolsa de Fráncfort.Martin Joppen (EFE)

Telefónica sigue intentando compensar en Latinoamérica la caída de ingresos que sufre en Europa y, especialmente, en España. Por primera vez, los ingresos de las operaciones en Latinoamérica superan a los de Europa, según los resultados que ha comunicado esta mañana la empresa a la Comisión Nacional del Mercado de Valores. Lo hacen, además, en un momento en que la compañía lleva meses analizando si agrupa los negocios en la región para sacarlos a Bolsa, una decisión que sigue en estudio, según ha explicado la empresa a los analistas.

El beneficio de la compañía que preside César Alierta crece un 26% en los nueve primeros meses de este año  con respecto al del mismo periodo de 2011, hasta los 3.455 millones. Lo curioso es que lo que tira del beneficio no es Latinoamérica (donde cae el resultado operativo) sino Europa, y más en concreto, España. Esa mejora, sin embargo, se debe a que en el tercer trimestre de 2011 fue cuando Telefónica provisionó el ERE para la reducción de plantilla, lo que redujo el resultado en 1.870 millones. Sin los efectos extraordinarios, el beneficio subyacente de Telefónica caería un 17,4%, aunque mostrando un giro favorable en el tercer trimestre, en el que crece el beneficio por acción subyacente por primera vez en muchos trimestres.

El importe neto de la cifra de negocios se sitúa en 46.519 millones de euros en los nueve primeros meses de 2012, con una pequeña caída interanual (-0,3%; -1,6% en el trimestre). Excluyendo el efecto negativo de los cambios de la regulación, los ingresos crecerían un 1,1% respecto a enero-septiembre de 2011, aunque 0,5 puntos se deberían a los efectos cambiarios.

Por regiones, los ingresos de Telefónica Latinoamérica crecen con fuerza y ya suponen el 49% de los ingresos consolidados (2,9 puntos más que el año anterior). Con 22.578 millones, superan, por primera vez, a los ingresos de las operaciones en Europa (22.512 millones, 48% del total), que disminuyen interanualmente un 6,4%. Telefónica España reduce su peso en los ingresos consolidados hasta el 24%. Este liderazgo por ingresos de Latinoamérica se produce en un momento en que la compañía analiza agrupar los negocios en la región en una empresa en una compleja operación corporativa que permitiría sacar ese negocio a Bolsa de manera independiente mediante una oferta pública de venta (OPV) de acciones de una empresa que podría cotizar en la Bolsa de Nueva York o en la de São Paulo, como adelantó EL PAÍS en julio y luego han confirmado responsables de la compañía. Aunque no se ha tomado una decisión, sí se han iniciado los preparativos por si se decide ir adelante, lo que dependerá de lo que genere más valor para los accionistas, según el director de Finanzas, Ángel Vilá.

Los ingresos de datos móviles crecen un 14,2% interanual, suponiendo más del 34% de los ingresos de servicio móvil en el periodo (30% en el mismo periodo de 2011), con un fuerte tirón de  los ingresos de datos no-SMS (+25,3%), que representan el 57% de los ingresos de datos totales, 5 puntos más que en los primeros nueve meses de 2011.

La caída de ingresos en España se acelera

En España, la compañía no solo no ha logrado frenar la caída de ingresos con sus sucesivos cambios de política comercial, sino que esta caída se acelera en el tercer trimestre. En los nueve primeros meses, la cifra de negocios en España cae un 12,9%, hasta 11.364 millones, pero en el tercer trimestre la caída interanual es del 15,3%, y del 19,8% en el negocio móvil. También la caída de los ingresos del negocio de telefonía fija se acelera en España, hasta un ritmo del 11% en el tercer trimestre.

La última reacción de la compañía ha sido su oferta de Movistar Fusión, a la que ya ha respondido la competencia. El problema para Telefónica es que pierde clientes si no baja los precios y pierde ingresos si los baja.

En el conjunto del grupo, la empresa progresa en la contención del crecimiento de los costes, sobre todo en el tercer  trimestre, aunque una parte significativa se debe a las menores tarifas de interconexión móvil y a la menor compra de terminales para canjear a los clientes. Los gastos por servicios exteriores (10.113 millones de euros) se incrementan un 5,5%, pero reducen en el tercer trimestre su crecimiento interanual al 4,0% por la reducción generalizada de los costes comerciales.

Los gastos de personal caen un 27% hasta 6.507 millones de euros porque el año pasado se contabilizó la provisión por gastos de reestructuración de plantilla en España. En términos orgánicos, esta partida aumenta un 3,9% interanual, desacelerando su crecimiento desde el 5,3% del primer semestre, por los ahorros derivados de los planes de restructuración de plantilla. En el alza del gasto pesa el impacto de la inflación en algunos países de Latinoamérica.

La plantilla promedio se sitúa en 286.249 empleados, superior en 1.186 personas al promedio de los primeros nueve meses de 2011, fundamentalmente por la mayor plantilla de Atento. Sin considerar Atento, en proceso de venta tras el acuerdo con fondos de Bain Capital, la plantilla promedio de Telefónica se situaría en 132.192 empleados, 1.649 personas menos que en enero-septiembre de 2011.

Resultados extraordinarios y operativos

Al margen de los extraordinarios por reducción de plantilla, tanto en 2011 como en 2011 hay resultados atípicos por venta de activos por un importe similar. En 2012, por las ventas de torres no estratégicas, con un impacto en Oel resultado bruto de explotación de 289 millones de euros en nueve meses (78 millones en el tercer trimestre, principalmente en España, Brasil, México y Perú); el resultado de la venta de aplicaciones en el segundo trimestre (39 millones de euros; 18 millones registrados en Telefónica España) y, del otro lado, la minusvalía generada en la venta de las acciones de China Unicom (97 millones de euros en el tercer trimestre).

En total, en los primeros nueve meses del año el resultado operativo antes de amortizaciones (OIBDA) alcanza los 15.782 millones de euros, con una mejora del 10,7% que se debe sobre todo a los extraordinarios de 2011 por el ajuste de plantilla. Sin extraordinarios, el OIBDA cae el 5,1%. También sin contar los atípicos, Telefónica Latinoamérica continúa incrementando su contribución al OIBDA consolidado, suponiendo ya el 50% (+3,7 puntos respecto a septiembre de 2011). Telefónica Europa representa el otro 50%, y se ha reducido la contribución de Telefónica España hasta menos de un tercio del total (32%).

El resultado operativo después de amortizaciones crece un 19,6%, hasta 8.009 millones, pero también por ese efecto distorsionador que hace que, de hecho, el motor de los resultados sea Europa, y en particular España. En términos subyacentes, el resultado operativo cae el 20,9% en Europa y el 11,9% en el grupo, aunque frena su deterioro en el tercer trimestre estanco (-7,8%). El resultado operativo cae en Latinoamérica un 1,2%, con lo que esta vez tampoco esa región contribuye al aumento del beneficio neto sino solo los menores extraordinarios negativos.

Los gastos financieros netos en los nueve primeros meses de 2012 se disparan un 18,3%, hasta los 2.419 millones de euros, de los cuales 30 millones de euros corresponden a diferencias de cambio negativas. Esto supone un coste efectivo del 5,65% en los últimos 12 meses (el 5,50%, sin las diferencias de cambio). La compañía atribuye el encarecimiento a la "tensión crediticia en los mercados, la mayor proporción de deuda a tipo fijo, el programa de desvinculación de plantilla de Telefónica España, los mayores tipos en divisas latinoamericanas y otros efectos varios".

El flujo de caja operacional cae un 5,6% interanual, hasta los 14.186 millones de euros en los primeros nueve meses de 2012 y el flujo de caja libre desciende un 25% en los nueve primeros meses, hasta 4.268 millones, pero se mantiene casi estable en el tercer trimestre estanco.

Se reduce la deuda en más de 5.000 millones

La deuda neta financiera a septiembre se sitúa en 56.006 millones de euros, con una  reducción de 2.304 millones en el tercer trimestre. Además, tras el cierre del trimestre, se reduciría en otros 3.183 millones de euros, por la salida a bolsa de Telefónica Deutschland, las desinversiones en Atento, Hispasat y Rumbo, y la oferta de canje de acciones preferentes por autocartera. Con ello, serían más de 5.000 millones en el segundo semestre. Y Vilá dijo a los analistas que esperan reducirla a 50.000 millones a cierre de año.

El beneficio neto del grupo crece el 26% por los menores extraordinarios negativos en España, pero cae el 17% en términos comparables. La empresa subraya la mejora en el tercer trimestre, en que el beneficio por acción subyacente crece el 0,5%, frente a los descensos registrados en trimestres anteriores (-20.3% interanual en el segundo trimestre y -25.7% interanual en el primer trimestre).

Sobre la firma

Miguel Jiménez

Corresponsal jefe de EL PAÍS en Estados Unidos. Ha desarrollado su carrera en EL PAÍS, donde ha sido redactor jefe de Economía y Negocios, subdirector y director adjunto y en el diario económico Cinco Días, del que fue director.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS