Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los desahucios siguen aumentando y suben un 15% en la primera mitad del año

El paro aumenta el número de familias que tiene dificultades para pagar sus hipotecas

El repunte coincide con el incremente de las protestas sociales contra la banca

La Justicia contabiliza 37.092 desalojos en los seis primeros meses del año

El número total de ejecuciones desde el inicio de la crisis se acerca a los 400.000

Desahucio en la calle Soria de Torrejón de Ardoz.
Desahucio en la calle Soria de Torrejón de Ardoz.

Los desahucios de familias de sus viviendas han aumentado un 15% entre enero y junio, según los datos que ha publicado este martes la Asociación Hipotecaria Española (AHE) en su último boletín trimestral. En total, la justicia ha autorizado el desajolo de 37.092 inmuebles en este periodo por no pagar al banco y se han iniciado 48.213 procesos de ejecución que, previsiblemente, sufrirán el mismo destino. Tras este nuevo repunte, el cómputo acumulado desde el principio de la crisis en 2007 se eleva a 395.000 mientras, en la calle, aumenta la indignación ciudadana y las protestas sociales contra los bancos.

Estos cerca de 400.000 expedientes ocultan muchos casos dramáticos con un nombre y una historia amarga detrás que han dejado en evidencia los problemas de un modelo de sociedad solo apto para las vacas gordas. Vicente Torres, de 74 años, está enfermo y en riesgo de perder su caso tras avalar a su hijo. Milagros, José Luis y sus hijos, que perdieron su vivienda por una deuda de 6.000 euros. Y también la de José Miguel, claro, que se suicidó horas antes de que la Policía llamase a su puerta.

Enfrente está la banca, que ha recibido decenas de miles de millones de dinero público para recuperarse de los estragos que han dejado las apuestas inmobiliarias realizadas en los años del boom. Además, cuenta con una legislación favorable a sus intereses y que, según ha denunciado recientemente un grupo de jueces, no deja margen a los afectados para alegar en su defensa los abusos de las entidades, la concesión de hipotecas en las que no se valoró adecuadamente los riesgos o que les colocaron complejos productos financieros que no llegaban a entender.

Ahora, la fría estadística muestra que el germen del drama sigue aumentando pese al código de buenas prácticas que la banca se comprometió a cumplir a regañadientes en marzo. Los datos de la AHE, que a su vez extrae sus cifras de los registros del Poder Judicial, reflejan que desde 2007, las ejecuciones han aumentado progresivamente y solo echaron el freno en 2011 coincidiendo con el menor deterioro de la economía que se registró el año pasado. Sin embargo, con el cambio de año ha vuelto la recesión y con la contracción económica, más paro, un factor señalado por los expertos como la razón principal que lleva a las familias a dejar de pagar la hipoteca.

Por este motivo, se ha registrado "un empeoramiento en la capacidad de pago de los hogares", señala el documento de la patronal hipotecaria en referencia a que las familias cada vez tienen menos rentas y se ven obligadas a tirar del ahorro, un colchón que cada vez se hace más pequeño. A cierre de junio, la tasa de hipotecas sobre vivienda que habían entrado en impago o su recuperación era dudosa avanzó hasta el 3,16% sobre el total, lo que supone un salto importante con respecto al 2,46% del mismo mes de 2011. Con ello, lleva ya cuatro incrementos trimestrales consecutivos.

Frente al conjunto de los créditos de la banca, los saldos dudosos del crédito inmobiliario a los hogares concedidos para adquisición de vivienda, rehabilitación o compra de terrenos se sitúan en el 12% del total de dudosos.