Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Banco de Valencia reduce sus pérdidas

Los números rojos se reducen de los 876 millones de 2011 a 389 millones

La tasa de morosidad de la entidad rebasa el 22% a cierre de septiembre

El nacionalizado Banco de Valencia perdió en el tercer trimestre 389 millones de euros, un 55% menos que en el mismo periodo de 2011, cuando registró unos números rojos de 876 millones. Así figura en los datos remitidos este viernes por la entidad, intervenida en noviembre de 2011 por su mala situación financiera, a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) en los que se revela que las pérdidas antes de impuestos son de 566,47 millones de euros, frente a los 1.264,5 millones de euros de pérdidas del mismo periodo de 2011.

El resultado de las actividades de explotación se ha situado en pérdidas de 463,8 millones de euros, frente a los 823,1 millones negativos del mismo periodo del año 2011. El margen bruto arrojó datos positivos al ascender un 18%, hasta los 226 millones. Además, la tasa de morosidad siguió subiendo en este periodo, hasta alcanzar el 22,2%. De ella, el 16,31% corresponde a activos dudosos por razón de su morosidad, y el resto a activos clasificados como dudosos por razones distintas de la morosidad.

Estas pérdidas reflejan un deterioro de activos financieros que requirió de unos saneamientos de 516,89 millones de euros entre enero y septiembre. De ellos, 115 millones correspondieron a activos del ladrillo y de sus participaciones en inmobiliarias. Asimismo, ha reducido su exposición al sector en unos 600 millones, el equivalente a un 11%. Sobre el resto, Banco de Valencia prevé traspasar el 90% de estos activos al banco malo antes de 2013.

En este apartado, la entidad, que está bajo administración del Banco de España, revela que ha reclasificado créditos y confirma que ha traspasado determinados acreditados clasificados a riesgo dudoso por razones distintas de la morosidad y de riesgo subestándar.

Según el resultado del examen realizado por la consultora Oliver Wyman al sector bancario español, en el escenario adverso Banco de Valencia cuenta con unas necesidades adicionales de recursos propios de 3.462 millones de euros.

En lo que respecta al balance, el crédito neto a la clientela del grupo se situó en 15.227,22 millones de euros, un 10,8% menos, motivado, en gran parte, por los saneamientos realizados como consecuencia del deterioro por riesgo de crédito derivado del actual entorno económico y de la recesión mantenida en determinados sectores de actividad. Por su parte, los depósitos de la clientela se han reducido en casi 600 millones (4,98%) en los nueve primeros meses del año, hasta los 11.425,342 millones de euros.