Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

En compañía de Grecia y Sudáfrica

Los países con el paro por encima del 20% se están recuperando de traumas históricos

Una mujer camina junto a una tienda cerrada en cuya persiana se puede leer "Cerrado para Siempre", en el centro de Atenas.
Una mujer camina junto a una tienda cerrada en cuya persiana se puede leer "Cerrado para Siempre", en el centro de Atenas. EFE

Quienes han defendido que España no es Grecia hasta la saciedad, siempre tropezaban con la misma estadística: el paro. Pero ese obstáculo está a punto de desaparecer, aunque desgraciadamente no por méritos propios. El desempleo ha crecido tanto en Grecia en los últimos años que ambos países ya tienen una tasa de desempleo que ronda el 25%. Incluso, comienzan a aparecer estadísticas, la primera ha sido Eurostat, que ya no señalan a España, donde sí ha superado esta cota, como el líder europeo del paro.

La destrucción de empleo y el paro son una de las peores consecuencias de la crisis financiera mundial. Pero son muy pocos los países, en todo el mundo que están viviendo el drama laboral como España o Grecia. Además del sempiterno ejemplo de Alemania, que incluso está creando empleo en esta situación, hay otros que, pese a estar pasando un mal momento tienen tasas de paro muy controladas si se comparan con las de Madrid y Atenas: por ejemplo, Francia tiene un 10% y Estados Unidos, un 8,1%.

Para encontrar países con niveles de desempleo a la altura de España hay que buscar mucho en las estadísticas. Se encuentran. Pero después de un análisis rápido se llega a una conclusión preocupante: son países recuperándose de traumas históricos muy recientes (guerras o regímenes de dudoso pedigrí democrático).

Sin salir de los Balcanes se encuentran Bosnia y Serbia. Los datos del FMI apuntan que el desempleo en estos países llegó en 2011 al 27,6% y al 24,4%, respectivamente. Las heridas de la guerra de la antigua Yugoslavia y las sanciones internacionales que se aplicaron todavía están muy presentes en la economía de aquellos países. También las sufre el mercado laboral –y en mayor medida- de otro de los países implicados en aquel conflicto: Macedonia. La tasa de paro de este país fronterizo con Grecia llegó el año pasado al 31,4% y, según los cálculos del FMI, irá a más en 2012, subirá al 31,9%.

Al contrario que España y Grecia, ninguno de los estados que formaban parte la antigua Yugoslavia está integrado en la OCDE, el club de los países más desarrollados del planeta. Tampoco lo está Sudáfrica, el país que vivió bajo un régimen racista hasta 1994, que estuvo sancionado por ello durante décadas y que tiene un importante índice de criminalidad. El país africano, que como España, sufre un problema endémico con su mercado laboral tuvo una tasa de paro del 23% el año pasado.

Otro de los países con una tasa de paro disparada que intentan recuperarse de una guerra es Armenia. En la actualidad un 28% de la población activa de la antigua república soviética no tiene empleo.

También son ex repúblicas soviéticas Estonia, Letonia y Lituania. Los tres países bálticos, y miembros de la Unión Europea, no tienen el nivel de paro que tiene España: el pasado junio el 10,1%, 15,9% y 13,2%, respectivamente, según Eurostat, la oficina europea de estadísticas. No obstante, este trío ha llegado a este nivel después de sufrir un latigazo muy duro en su mercado laboral en los primeros años de la crisis europea.

Los tres países bálticos tenían en 2007 niveles de desempleo bastante bajos, cercanos al 5% o ligeramente superiores. España llegó a tenerlo del 7,9% entonces. Un trienio después la tasa había escalado a niveles próximos al 20%, tanto en las ex repúblicas soviéticas como en España. A comienzos de 2010, Letonia superaba a España en tasa de paro. Sin embargo, en 2012 estos países han visto como el desempleo ha caído significativamente, mientras que en España sigue al alza.

Más información