Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fainé pide un avance firme hacia la unión bancaria europea

El presidente de Caixabank pide “intervenciones” claras del Banco Central Europeo

El príncipe Felipe (en el centro) con el ministro de Exteriores, José manuel Margallo y el presidente de Caixabank, Isidro Fainé.
El príncipe Felipe (en el centro) con el ministro de Exteriores, José manuel Margallo y el presidente de Caixabank, Isidro Fainé.

El Gobierno no está solo en la petición de una supervisión bancaria única en Europa. Aunque la unión bancaria no llegará, en principio, hasta el año 2014, la banca española también se muestra a favor de acelerar el proceso para alcanzar ese objetivo cuanto antes. El presidente de Caixabank, Isidro Fainé, lo ha manifestado durante la celebración de una jornada, a la que ha acudido el Príncipe de Asturias y que ha sido organizada por la Confederación Española de Directivos y Ejecutivos (CEDE), que Fainé preside. “Para apuntalar la confianza en España, resultan imprescindibles avances contundentes hacia una mayor integración bancaria y fiscal”, ha señalado. Además, también ha solicitado al resto de países de la Unión Europea “un mayor compromiso” y al Banco Central Europeo (BCE) “intervenciones firmes”.

Fainé ha considerado fundamental que la visión exterior de España cambie para recuperar la buena imagen. “Nuestros socios fuera, así como los inversores extranjeros, tienen que confiar en nuestra voluntad de recuperarnos y no podemos pedirles eso si nosotros somos los primeros que desconfiamos”, ha señalado. Las medidas que el Gobierno ha adoptado desde su llegada al poder hace casi un año, entre ellas dos reformas financieras, son, según el presidente de Caixabank, fortalezas que nos ayudarán a escapar del túnel de la recesión. “Avanzar en estos procesos de cambio allanan el camino para que nuestras empresas puedan crecer”, ha insistido Fainé.

Una mejor imagen exterior llevaría consigo, según el presidente de Caixabank, mayores facilidades para continuar con la internacionalización de las empresas, que se ha convertido en la mejor vía de escape ante la actual travesía por el desierto del mercado español. Fainé también ha destacado la importancia de la innovación para que las compañías españolas puedan mantener el nivel de competitividad a nivel global.

El Príncipe de Asturias, por su parte, ha pedido a los empresarios en la clausura de la jornada organizada por el CEDE que defiendan la marca España en el exterior. “Hay que conquistar el futuro con la mira puesta más allá de nuestras fronteras, pero centrándonos en nuestros propios esfuerzos, saberes e inteligencia”, ha señalado. En sintonía con Fainé, también ha dado especial relevancia a la innovación en las compañías “ya que ello puede contribuir a consolidar y ampliar la presencia española en el exterior y a que cada día se internacionalicen” más empresas.

Margallo: "España no necesita pedir un rescate"

El ministro de Exteriores, José Manuel García-Margallo, ha asegurado durante su discurso en la jornada de directivos que “España no necesita pedir un rescate, sino que el BCE actúe en el mercado secundario”. García-Margallo ha recordado que hoy se celebra un Consejo Europeo en el que se seguirán buscando soluciones para la crisis que afecta a Europa y con más virulencia a la Eurozona. Sin embargo, para el titular de Exteriores, la solución de todos los males está clara: “La tienen el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) y el BCE”.

García-Margallo no cree que la austeridad sea la única salida de la mala situación actual. En línea con declaraciones realizadas por Mariano Rajoy y, en mayor medida, por el presidente francés, François Hollande, “es necesario el crecimiento para salir de la crisis, hay que crecer”. La necesidad de reformas de calado también estuvo presente en las palabras del ministro, que aboga por una reestructuración tan profunda que convierta la Europa de los Estados-nación en una verdadera “unión federal”.

En su discurso, García-Margallo también ha tenido tiempo para dedicar unas palabras al presidente de la Generalitat, Artur Mas, y a sus pretensiones independentistas. “En medio de la crisis, nos enfrentamos a algún debate institucional que no facilita la labor del Gobierno”, ha señalado. El ministro ha atribuido a la mala situación económica la nueva deriva de los nacionalistas catalanes.