Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tajani: “No se sale de la crisis solo con sacrificios, hay que reindustrializar”

El comisario de Industria presenta un plan con el que pretende mejorar la competitividad de la economía en la Unión Europea

El comisario de Industria, Antonio Tajani.
El comisario de Industria, Antonio Tajani.

La Unión Europea avanza posiciones tímidamente hacia la puesta en marcha de una política de crecimiento. Las dudas sobre la capacidad de Bruselas para gestionar la crisis han movilizado al Ejecutivo comunitario que dará a conocer las líneas principales de su plan estratégico de reindustrialización para la UE de cara al 2020. El objetivo de la CE es lograr que el sector recupere su peso en el PIB de la Unión, alcanzando para esa fecha el 20% del total.

La crisis se ha llevado por delante durante estos años millones de puestos de trabajo y ha revelado las carencias más profundas de las políticas industriales nacionales y comunitarias, amén de la falta de competitividad de algunas economías, como la española, que han basado su crecimiento en falsos manás. Ahora, con la soga del ajuste fiscal al cuello y sin margen para financiarse, Bruselas propone a España continuar con los sacrificios de austeridad mientras hace esfuerzos por impulsar la investigación y la innovación, medida clave para recuperar el tejido industrial destruido: “Se puede reindustrializar mientras aplicamos reformas para reducir el déficit. No obstante, no podemos salir de la crisis solamente con sacrificios, es necesario el crecimiento y eso pasa por proponer alternativas competitivas”, manifestó el comisario de Industria, Antonio Tajani que también aseguró a este diario que “no podemos competir con China, India o Brasil en cantidad, pero sí en calidad”. Para este propósito, apoya la idea de invertir en investigación pero siempre que se le de un uso práctico: “Durante muchos años la investigación europea fue cultural, los chinos y japoneses aprovecharon esta innovación para sus industrias. Europa no ha hecho nada en favor de su uso en la industria. Esto hay que cambiarlo”.

El plan establece como prioridades el impulso de las tecnologías y vehículos limpios, la construcción sostenible y la creación de redes inteligentes que faciliten el comercio y los servicios, todos ellos, sectores con grandes perspectivas de crecimiento, según Bruselas. Las dudas que surgen sobre su financiación son razonables: ¿Cómo se reindustrializa un país como España que a penas puede pagar los intereses de la deuda? Y de hacerlo, ¿En qué debe fortalecerse?

El plan apunta en varias direcciones. La Comisión invita a España a hacer uso de los Fondos Estructurales que aún no ha utilizado: “Existen todavía recursos porque España no los ha malgastado, pero es necesario utilizarlos ahora con más inteligencia, destinarlos a sectores estratégicos”, incide el comisario Tajani, que engloba en ese término al turismo, la agroalimentación, la construcción y el sector del lujo, en el caso español.

Otra alternativa para poder financiar los planes de reestructuración industrial es el Banco Europeo de Inversiones (BEI), al que la CE quiere destinar 10.000 millones de euros que tendrían que aportar los Estados miembros. Sobre la disponibilidad de algunos países a aportar recursos al BEI, Antonio Tajani argumenta que se tendría que negociar pero “un país como Alemania, por ejemplo, no pude funcionar sin un mercado interno fuerte. La estrategia es buena para todos, por eso no debería haber problemas”.

Los esfuerzos financieros quieren centrarse especialmente en las pymes, que han sufrido más que nadie en nuestro país las consecuencias de la crisis. Con el consumo paralizado, los costes burocráticos y muchas facturas pendientes de cobro, gran parte de las pequeñas empresas han echado el cierre desde 2008. “Las pymes españolas necesitan internacionalizarse para poder ser competitivas” dictamina Tajani, que apremia a las autoridades nacionales a eliminar las trabas para abrir nuevos negocios.

La memoria de competitividad del 2012 para la UE, que también publica la Comisión, muestra cómo las exportaciones en España han dado un respiro a los malos resultados económicos en otras áreas comerciales. El crecimiento del 0.3% en las exportaciones desde 2006 podría parecer insignificante si no fuese porque España ha sido uno de los pocos países junto con Alemania que ha logrado fortalecerse. También advierte que “España aún no ha sido capaz de avanzar hacia una economía basada en el conocimiento”, por lo que las perspectivas de recuperar el tejido industrial en base a nuevos parámetros innovadores, parecen cuanto menos, lejanas.

El Gobierno español puede estar estudiando medidas de crecimiento en los ratos que le dejan las medidas de austeridad pero lo cierto es que el comisario Tajani, reconoce la incapacidad de las autoridades nacionales para reestructurar la industria, razón por la que el Ejecutivo tiene que plantear este plan estratégico comunitario.