Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Telefónica venderá parte de sus aviones privados para reducir costes

La compañía planea la venta de dos de sus cuatro reactores

Los recortes se extienden a otros ámbitos de la empresa

Telefónica planea reducir su flota de aviones privados como parte de un esfuerzo por reducir costos, según dos fuentes familiarizadas con el asunto.

Telefónica, que tiene más aviones privados que ninguna otra empresa española que cotiza en Bolsa, tiene previsto poner a la venta dos de sus cuatro reactores de negocios Gulfstream en un plazo de dos a cuatro semanas, según dijo una de las dos personas al tanto de la situación, que pidió no ser identificada porque las deliberaciones son privadas. La compañía podría recaudar alrededor de 35 millones de euros por los reactores, dijo la fuente.

El mayor operador de telefonía de España, cuya deuda neta es mayor que su valor de mercado, va a reemplazar a uno de los aviones para marzo o abril con un nuevo Gulfstream G650, que encargó hace unos tres años, según una de las fuentes. Telefónica, que cuenta con un departamento para la aviación, puede haber pagado unos 50 millones de euros, cifra inferior a los 70 millones de euros que un G650 nuevo cuesta ahora, dijo la fuente.

Las ventas de reactores son parte de un programa de reducción de costes que abarca material de oficina, refrigerios de empleados, retribuciones y ventas de activos. Después de una ola de adquisiciones en la última década, el presidente ejecutivo, César Alierta, está recortando, con venta de activos que incluyen acciones en filiales de Latinoamérica y Alemania, así como la de Atento, la compañía de atención telefónica.

Telefónica, que se enfrenta a la competencia de la filial de France Télécom Orange y de Jazztel, redujo la retribución de los directivos un 30% en julio (porque la mala evolución en Bolsa les impidió hacer efectivo un plan de premios), mientras que los miembros del Consejo acordaron aplicarse un recorte del 20%. Cargada con más de 58.000 millones de euros de deuda neta, Telefónica también eliminó el dividendo de este año y redujo el del próximo a la mitad para ahorrar unos 10.200 millones, en un apresurado intento por evitar nuevas rebajas de la calificación de la deuda.

Asientos de piel

Los reactores a la venta son un Gulfstream G200 de General Dynamics, con una autonomía de vuelo de una 3.000 millas náuticas (5.600 kilómetros), y un Gulfstream GV con un radio de más de 5.000 millas náuticas, dijo la fuente. Ambos pueden llevar de 10 a 14 pasajeros e incluyen asientos de cuero, sofá, internet, televisión y conexión vía satélite, dijo la persona. El costo promedio de mantenimiento para este tipo de reactor es alrededor de 10.000 euros por cada hora de vuelo, señaló la fuente.

Los otros dos reactores de Telefónica son del modelo Gulfstream G550. La compañía compró su primer avión, un Gulfstream GIV de segunda mano, al sultán de Brunei a finales de la década de 1990 bajo la dirección del predecesor Alierta, Juan Villalonga, dijo una de las personas con información sobre la cuestión.

Un portavoz de Telefónica declinó hacer comentarios.

Café, fotocopias

Solo los altos ejecutivos de Telefónica utilizan los reactores, aunque con menos frecuencia que antes, dijeron personas familiarizadas con el asunto. Alierta es conocido en la industria de la aviación como un usuario sensato, habiendo llegado a alquilar uno para uso personal ajeno a la empresa, según dijo una de las personas.

Telefónica sigue los pasos de otras empresas de telecomunicaciones en la venta de aviones. Research In Motion (RIM), el fabricante del teléfono inteligente BlackBerry, estaba vendiendo uno de sus dos reactores de negocios bajo un plan para ahorrar 1.000 millones de dólares en costes operativos, según dijeron en julio fuentes familiarizadas con el asunto.

Como parte de un amplio programa de reducción de costes, Telefónica planea trasladar parte de los cerca de 370 empleados de su unidad internacional, conocida como TISA, a Brasil desde España principios del próximo año, según dos personas familiarizadas con el asunto. El número final de personas que vayan a trasladarse no se ha decidido y el resto serán reubicados en otras unidades operativas o despedidos, dijeron dichas personas.

Telefónica también ha reducido el número de fotocopias en color para la mayoría de los empleados, señalaron las dos fuentes. La compañía telefónica también está reduciendo los gastos de viaje, café y teléfono, señaló una de las personas. Otros recortes de costos incluyen el uso de vehículos de la empresa, para los cuales los directivos tienen ahora límites más estrictos sobre el subsidio de gasolina, dijo una de ellas.