Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los recortes hunden el empleo a su nivel más bajo de los últimos nueve años

La afiliación en las Administraciones y en sanidad cae en 42.384 personas en septiembre

El deterioro de la ocupación en los servicios públicos se suma al fin de la temporada turística

La Seguridad Social registra su peor vuelta del verano desde el pasado 2008

El paro registrado sube en 79.645 desocupados hasta los 4,7 millones

Fuente: Ministerio de Empleo.
Fuente: Ministerio de Empleo.

Los recortes hacen cada vez más mella en el empleo público. Tanto es así que en septiembre la Seguridad Social contó 86.174 afiliados menos que el mes anterior. Buena parte de esa caída se debe a las plazas que a la vuelta del verano no se han cubierto en la sanidad y la Administración. Para encontrar una caída más dura, hay que remontarse hasta el mismo mes de 2008, justo en el epicentro de esta crisis que camina hacia su sexto año y ha llevado a la Seguridad Social en septiembre al número más bajo de afiliados desde 2003, según el Ministerio de Empleo. Tampoco el paro registrado ofreció síntomas de esperanza, subió en 79.645 desempleados y situó la cifra total en 4,7 millones.

Cuando acaba el verano, el estacional mercado laboral español enfila su peor época. Es así incluso cuando la economía crece. Se acaba la temporada alta turística y el buen tiempo para la construcción. El mes pasado, este fenómeno se cobró 39.184 afiliados de la Seguridad Social y 13.781, respectivamente. Además, en plena recesión hay que sumar la caída del consumo, que castiga el empleo en el comercio (-31.640).

Pero este año hay que sumar los recortes que han emprendido todos los Gobiernos: central, autonómicos y locales. Y así lo reflejan ramas de afiliación como la sanidad (-20.071) y Administración pública (-19.743). “Claro que estos datos tienen que ver con las medidas de ajuste y el esfuerzo que se está haciendo para reducir el déficit”, admitió este martes el secretario de Estado de la Seguridad Social, Tomás Burgos.

No cayó, en cambio, la afiliación en educación, otro de los sectores donde los recortes hacen mella. Creció en 30.296 cotizantes respecto al mes anterior. Sin embargo, el aumento es significativamente menor que un año antes (38.349). Molesta en el instituto público el comportamiento estacional en este sector. Explicó Burgos que, en su opinión, no se justifica y más si se compara con lo que sucede en otros países. “Habrá que buscar fórmulas para que esto no suceda”, advirtió el secretario de Estado.

Fuente: Ministerio de Empleo.
Fuente: Ministerio de Empleo.

Un mal dato también desestacionalizado

“No se puede hacer una valoración positiva de este dato”, asintió la secretaria de Estado de Empleo, Engracia Hidalgo. A la espera de la encuesta de población activa (el mejor termómetro del mercado laboral) que se publica a finales de este mes, hay detalles que apuntalan estas palabras junto a las grandes cifras. Por ejemplo, si se corrigen del efecto estacional los datos publicados, el paro registrado creció en más de 25.000 personas y el número de desempleados es incluso más alto, 4,8 millones. A pesar de esto, Hidalgo trato de buscar consuelo en que el mal dato de este año era ligeramente menos malo que el del ejercicio anterior.

Entre las consecuencias del desplome del mercado laboral, están las presupuestarias. La caída de afiliados —en lo que va de crisis se han perdido 2,6 millones— ha acabado por castigar las arcas de la Seguridad Social, que este año volverá a cerrar con déficit. Y con todo, lo más preocupante se observa en la ratio afiliados / pensionistas. El mes pasado se situó en 2,41. No obstante, hay que tener en cuenta que este dato tiene bastante de espejismo, ya que recoge dentro de los afiliados a los parados que perciben prestación y subsidio, y que también cotizan a la Seguridad Social. Si se resta del total de afiliados a este colectivo (2,79 millones), esta ratio, fundamental para la sostenibilidad del sistema de pensiones, baja hasta el 2,06.

También el presupuesto de los Servicios Públicos de Empleo sufre el latigazo de la destrucción de puestos de trabajo. El mayor número de parados ha disparado el gasto en prestaciones y subsidios este año. Hasta agosto (este dato se publica con un mes de retraso), esta partida ha consumido 21.107 millones, un 5,7% más que el año anterior. Esta es una muy mala noticia para las previsiones presupuestarias del Ejecutivo, ya que en las cuentas de este año contempla una rebaja del 5,5%.

Esta situación llevó este martes a la secretaria de Estado a admitir que probablemente a lo largo de este mes el Ministerio de Hacienda tendrá que habilitar un crédito extraordinario para que los Servicios Públicos de Empleo puedan pagar el seguro contra el paro. “Es factible”, aseveró Hidalgo. La número dos del Ministerio de Empleo también se apoyó para hacer esta afirmación en un pronóstico: este va a ser un “otoño complicado” en el mercado laboral.

La contratación vuelve a caer

La contratación, por su parte, bajó un 10,9% frente al mes de septiembre de 2011 pese a la reforma laboral con la firma de 1.241.191 contratos. De este total, 98.002 eran indefinidos (un 7,9%), una cifra inferior comparada con igual periodo del año anterior (con una caída del 6,4%).

Los contratos de carácter formativo fueron 10.015. De los 1.133.174 de otro tipo de carácter temporal, un 29,04% fueron de obra y servicio y un 22,94% eventuales por circunstancias de la producción. En los primeros nueve meses del año, la contratación bajó en un 5,8% respecto al mismo periodo de 2011, hasta los 10.131.548 contratos. De esta cantidad, solo el 7,67% fueron indefinidos, con un total de 777.548 contratos fijos, un 9,9% menos que entre enero y septiembre del año pasado.

Asturias y Cantabria, donde más crece el paro

J. SÉRVULO GONZÁLEZ

El desempleo tiene un efecto estacional: desciende durante los meses de verano y crece en el último trimestre del año. En septiembre, cuando se avecina el final de la temporada de vacaciones, comienza a aumentar en los territorios costeros. Pero este efecto se ha aplazado este año, según los datos del Servicio Público de Empleo Estatal divulgados ayer.

El desempleo en Andalucía (2,83% más), en la Comunidad Valenciana (aumentó un 1,21%), en Murcia (0,98%) o en Canarias (un 0,05% más) creció aunque no tanto como en otras comunidades. De hecho la evolución del paro valenciano, canario o murciano estuvo en septiembre por debajo de la media nacional. En ese mismo periodo, la variación de los desempleados en España fue del 1,72% respecto al mes anterior. Baleares fue la excepción a esta situación. El desempleo en Baleares creció en septiembre un 3,62% respecto al mes anterior.

Parados extranjeros

Los territorios donde más creció el desempleo durante el pasado mes de septiembre son Asturias (5,53%), Cantabria (5,21%) y Extremadura (3,94%). Por contra, el mes pasado solo dos comunidades redujeron el número de parados: Castilla-La Mancha (un 3,54% menos) y La Rioja (3,12% menos). En términos interanuales, Asturias (20,75%), Castilla y León (17,38%) y Navarra (16,56%) tienen el dudoso honor de ser las comunidades donde más ha crecido el desempleo en los últimos 12 meses.

Cataluña es donde se concentran más desempleados extranjeros, 130.190, hasta septiembre, un 3,56% menos que un año antes. Madrid (96.477; un 0,06% menos que hace 12 meses), Comunidad Valenciana (83.252; 1,77% menos) y Andalucía (72.575; 1,23% menos) son las otras autonomías con más foráneos en paro.

Respecto a los contratos formalizados durante el pasado mes de septiembre, Castilla-La Mancha fue la comunidad donde más aumentó la formalización de contratos de trabajo el mes pasado (un aumento del 97,42% que se refleja en 44.061 nuevas relaciones laborales). La Rioja (61,97% más), Madrid (38,51%), País Vasco (24,73%) y Andalucía (24,51%) son las otras autonomías donde más se incrementaron los contratos de trabajo respecto al mes anterior.

Andalucía (244.332), Cataluña (243.292) y Madrid (205.502) son las comunidades con más beneficiarios de prestaciones por desempleo. Este hecho se debe a que son también las regiones con más población.