Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Popular suspende el dividendo y crea un banco malo para reforzar su capital

La entidad presidida por Ángel Ron anuncia nuevas medidas para sanearse

Las nuevas actuaciones se suman a la ampliación de capital por 2.500 millones

Confía en poder conseguir en solitario el déficit de 3.220 millones que arrojaron las pruebas

Fotografía de archivo de Ángel Ron, presidente del Banco Popular.
Fotografía de archivo de Ángel Ron, presidente del Banco Popular. EFE

El Banco Popular ha anunciado esta mañana que suspenderá el dividendo para lo que queda de 2012 y creará un banco malo con los créditos al sector inmobiliario dañados para acelerar su proceso de recapitalización y conseguir los 3.220 millones que necesita para reforzar su capital, según ha anunciado la entidad a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Estas medidas, que según resalta el banco demuestran su compromiso de seguir adelante con el proceso sin recurrir a las ayudas públicas en la medida de lo posible, se suman a la ampliación de capital por 2.500 millones aprobada ayer por el Consejo de Administración.

"Banco Popular mantendrá y acelerará el proceso de venta de activos no productivos, gestionando los activos inmobiliarios y crediticios dudosos separadamente", anuncia la entidad, que añade que confía en generar unas plusvalías no previstas en su plan de negocio de 1.800 millones de euros gracias a las desinversiones. Según ha concretado después en la presentación de analistas su director financiero, Jacobo González-Robatto, la transferencia de activos a esta sociedad se realizará "lo antes posible".

Sobre las ayudas públicas, el ejecutivo ha reconocido que no descartan la inyección de bonos contingentes convertibles por parte del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) en función de las condiciones de éstos. Aunque no es su opción preferida, ha insistido ya que, según ha justificado, "Popular quiere ser responsable de su futuro". Así, el calendario que maneja la entidad es haber realizado todos los saneamientos que necesita para evitar la entrada del Estado ya a finales de 2012. Además, con vistas al futuro, González-Robatto ha descartado que, por el momento, la entidad lleve a cabo fusiones. Así, queda en el aire la posible unión con el grupo BMN, con el que estudiaba una posible concertación.

Según añade el banco en la nota a la CNMV, gracias a estas medidas y a la ampliación de capital podrá captar por su cuenta los 3.220 millones de déficit que arrojaban las pruebas de resistencia publicadas el viernes, lo que le permitirá afrontar un "2013 y 2014 despejados". Para ello, además, confía en su "fortaleza de los resultados de explotación y a las provisiones ya constituidas, de manera que no se dependerá de las plusvalías para alcanzar los niveles de capital exigidos".

En este último apartado, calcula que en 2012 realizará saneamientos por 9.300 millones con vistas a tener cubierta pérdidas en su cartera inmobiliaria del 35% el próximo año. En el apartado de adjudicados, que son los pisos canjeados por imago, espera alcanzar el 56%.

En cuanto a los resultados, el Popular calcula en lograr 400 millones de la generación de beneficios y 300 millones de plusvalías por la venta de activos no estratégicos y recuperación de impagos fallidos este año. Para los próximos años, confía en alcanzar en 2013 un beneficio neto de 547 millones de euros y de 1.412 millones en el 2014, asegura.

En cualquier caso, señala que estos "beneficios podrán ser sustancialmente superiores" en la medida en que el escenario más adverso de las pruebas realizadas por Oliver Wyman tiene pocas posibilidades de ocurrencia. "A modo de ejemplo se estima que un porcentaje de mejora del 1% supondrían aproximadamente 185 millones de euros brutos", asegura. Por este motivo y tras el recorte en la retribución al accionista anunciada para lo que queda de 2012, avanza que destinará un 50% de sus ganancias a dividendos en 2013.

El plan diseñado espera situar el ratio de capital principal (Core Tier 1) por encima del 12% al final del proceso, en 2014, lo que consolidará al banco "como una de las entidades más sólidas del sistema financiero español".