Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cuatro comunidades recibieron 23.400 millones entre 2007 y 2013

Galicia, Castilla-La Mancha, Andalucía y Murcia podrían sufrir los cambios en los nuevos presupuestos 2014-2020

Las ayudas europeas a Galicia, Castilla-La Mancha, Andalucía y Murcia corren peligro. Las tres primeras se encontrarían encuadradas entre las denominadas regiones en transición, cuya renta por habitante se sitúa entre el 75% y el 90% de media de la Unión Europea. Chipre, que ostenta la presidencia provisional de la UE, ha propuesto que se elimine esta nomenclatura y, por tanto, las ayudas, en contra de la idea inicial de Bruselas de mantener dos tercios del montante en el periodo 2014-2020 respecto a los presupuestos comunitarios 2007-2013, en los que se destinaron 23.400 millones de euros.

Galicia

Galicia pretende mantener los dos tercios de los fondos europeos recibidos en el último período (5.700 millones) a pesar de que actualmente ya supera ampliamente el 75% de la renta media de la UE, que sería el límite establecido para recibir fondos de cohesión. La comunidad gallega podría llegar a recibir unos 3.000 millones de euros durante el período 2014-2020 y la Xunta se muestra dispuesta a apostar por proyectos vinculados a la innovación y el empleo para alcanzar estas cifras.

Galicia pretende mantener los dos tercios de los fondos europeos recibidos en el último período (5.700 millones)

El Ejecutivo gallego se ha unido a otros gobiernos de regiones europeas que también dejarían de tener derecho a percibir fondos, para reclamar que la UE establezca un período transitorio y no corte de forma abrupta la concesión de ayudas a estos territorios. Entre los proyectos para los que Galicia tiene previsto solicitar fondos de la UE se encuentran el Campus del Mar de Vigo, la Cidade da Cultura de Santiago y la mejora de la conexión ferroviaria entre Galicia y Portugal. Los proyectos a realizar en colaboración con la región Norte del país vecino son una de las bazas que presenta Galicia para seguir demandando fondos.

Desde 1986 Galicia ha recibido más de 15.000 millones de euros en fondos europeos (5.700 durante el período 2007-2013). Este dinero ha permitido afrontar importantes proyectos de infraestructuras, como las autovías de conexión con la Meseta o las obras realizadas en instalaciones portuarias o en los tres aeropuertos gallegos. Los criterios que se establezcan para la concesión de fondos en el nuevo período operativo marcarán las posibilidades de que Galicia obtenga por última vez una cantidad importante de ayudas europeas.

Andalucía

Andalucía, por su parte, se encuentra “expectante” y “alerta” ante las negociaciones para la elaboración del presupuesto. La comunidad andaluza ha recibido durante el pasado marco de apoyo comunitario un total de 14.927,3 millones de euros de acciones estructurales y 10.517,5 del Feoga-Garantia, lo que ha supuesto un impacto del 1,8% en el PIB anual de la región, y un 8,8% del total de fondos respecto al presupuesto andaluz en el caso de las ayudas estructurales.

La comunidad andaluza ha recibido durante el pasado marco de apoyo comunitario un total de 14.927,3 millones de euros de acciones estructurales y 10.517,5 del Feoga-Garantia

La Junta de Andalucía creía “cerrada” la propuesta de creación de un grupo de regiones en transición, con una red de dos tercios de los fondos recibidos en el último marco. La propuesta, aunque supondrá una merma importante para los presupuestos andaluces, se consideraba aceptable. Andalucía ha logrado crecer desde la integración de España en la UE a un ritmo medio anual del 3,6% del PIB, y ha logrado 27 puntos de convergencia con la media europea desde 1986, hasta el 78% de la media UE, multiplicando su PIB per cápita por cinco hasta los 17.405 euros en 2010.

En el Gobierno andaluz, la paralización de la negociación presupuestaria de la UE ha puesto las orejas tiesas. “Si la propuesta de los dos tercios se recorta, el problema va a tener una dimensión comunitaria”, sostienen en la Junta andaluza, que envían un mensaje de apoyo y confianza a los negociadores españoles. “Estamos alerta pero confiamos en la negociación de la delegación española, porque en el fondo estamos todos en lo mismo, lo mejor para España”, dicen desde la Consejería andaluza de Economía, que, no obstante, señala: “Otra cosa será el reparto posterior de los fondos que lleguen a España, que en años anteriores nos ha perjudicado al no tenerse en cuenta los criterios de PIB y paro fijados por Bruselas. Deberemos estar alerta de que vengan esos fondos a Andalucía en función de su situación económica, y que no se desvíen, así como que tampoco se detraigan otros fondos correspondientes a la región, en partidas como el FCI o las inversiones del Estado”.

Castilla-La Mancha y Murcia

Castilla-La Mancha también se encuentra entre las denominadas regiones en transición. Los fondos que ha recibido en los últimos presupuestos estuvieron destinados, entre otras medidas, a la línea de alta velocidad entre Madrid y la Comunidad Valenciana que pasaba por la región manchega. El montante desde 2007 ascendió a 2.074 millones de euros, por lo que la solución menos perjudicial para las comunidades, consistente en la reducción de los dos tercios respecto a las subvenciones anteriores, rebajaría las ayudas a unos 1.350 millones desde 2014 hasta 2020.

Aunque el nivel de ayudas que recibe Murcia es inferior al de Andalucía, Castilla-La Mancha y Galicia, debido a que en el actual periodo presupuestario 2007-2013 dejó de ser objetivo prioritario de la política regional al supera el 75% del PIB medio de la UE, también se vería muy afectada por los recortes en las partidas presupuestarias. El primero en verse afectado será el dinero de los fondos de desarrollo regional: la región podría perder entre 150 y 300 millones de euros. En el presupuesto vigente, Murcia tenía asignados unos 700 millones.