Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bankia necesita 26.000 millones, según el examen preliminar de Oliver Wyman

El Gobierno negocia para ajustar 6.000 millones de diferencia que se deben a criterios contables porque la consultora no computa los créditos fiscales

El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, en una rueda de prensa del pasado mes de mayo.
El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, en una rueda de prensa del pasado mes de mayo.

Oliver Wyman, la consultora que está examinando las necesidades de capital de la banca española, ha determinado de forma preliminar que el grupo Banco Financiero y de Ahorros-Bankia necesitaría 26.000 millones de capital para afrontar un escenario económico adverso, según fuentes conocedoras de los análisis. Fuentes de Economía aclararon que el análisis no ha concluido, por lo que las cifras no están cerradas y los datos oficiales definitivos se conocerán la semana próxima.

La cifra se suma a los 4.500 millones de preferentes convertibles con los que el grupo BFA fue nacionalizado. Supone, por tanto, 7.000 millones más que los 19.000 millones adicionales que pidió la entidad presidida por José Ignacio Goirigolzarri. Esta diferencia se debería, según fuentes del mercado, a que Oliver Wyman no tiene en cuenta un crédito fiscal de 6.000 millones que sí descontaron los nuevos gestores del grupo de Bankia cuando calcularon las necesidades de recapitalización, en mayo pasado. El Gobierno negociará a fondo durante la semana entrante con Oliver Wyman y con las autoridades europeas para afinar los números de BFA-Bankia y ver si es posible que no se incluya el dinero del crédito fiscal como necesidad de capital, además de que se tomen en cuenta los factores que pueden reducir la cifra final de ayuda pública necesaria.

En puridad, los cálculos de Oliver Wyman y de BFA-Bankia no son dispares en más de 1.000 millones. El resto, los 6.000 millones, se deben al criterio contable que se aplique. Cuando Bankia presentó los 19.000 millones de agujero de capital, comentó que se había descontado unos 6.000 millones de ahorros en impuestos futuros porque así está admitido en la contabilidad cuando una empresa entra en pérdidas, pero aspira a lograr suficientes beneficios futuros. Al parecer, Oliver Wyman no ha tenido en cuenta los créditos fiscales de ninguna de las entidades nacionalizadas, entre otros motivos porque no está claro hasta qué punto son viables y pueden obtener suficientes beneficios. Eso que podría elevar la factura del rescate bancario, perjudicando los planes del Gobierno que pasan por pedir lo menos posible a Bruselas para los bancos y así tener más dinero para utilizarlo para una línea de crédito preventiva.

Dos reuniones de la semana próxima conducirán a la cifra definitiva

De todas formas, las necesidades de capital que se den a conocer el 28 de septiembre no serán definitivas. La diferencia vendrá dada por la reducción de requerimientos de capital derivada de las ventas de activos que hagan las entidades por sí mismas y de la transmisión de activos al banco malo que se constituirá en septiembre. También podrían necesitar menos fondos cuando se determine la quita que Bruselas obligará a aplicar a las participaciones preferentes y otra deuda subordinada. Esta quita actuará como una reducción de la deuda de la entidad con terceros y disminuirá sus necesidades de capital. Esta rebaja será buena para las entidades (y en particular para el grupo de Bankia), pero muy mala para los clientes que tendrán que asumir pérdidas elevadas.

Representantes de Oliver Wyman han visitado a los 14 grupos bancarios que suponen el 90% del sistema bancario español y a los que llevan examinando desde julio para explicar su metodología y los cálculos preliminares que han obtenido. Sin embargo, han advertido a los bancos que el lunes 24 tienen una reunión con el comité técnico donde se ajustarán los criterios y, por tanto, las cifras. Posteriormente, habrá otra cita con el comité estratégico y se fijarán definitivamente los criterios. Los comités están formados por representantes del Banco de España, el Ministerio de Economía, la Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional. En el comité estratégico están las personalidades de mayor relieve, como el secretario de Estado de Economía y el subgobernador del Banco de España.

Más información