Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Segundo aterrizaje imprevisto de Ryanair en el mismo fin de semana

El avión con destino a Tenerife tomó tierra en Madrid sin problemas por un fallo técnico

Un avión de la aerolínea irlandesa Ryanair ha tenido que realizar este domingo un aterrizaje no previsto en el aeropuerto de Madrid-Barajas al sufrir un problema técnico, según han informado en fuentes de AENA a Europa Press. El incidente ha tenido lugar 24 horas después de que otro aparato de la compañía de bajo coste tuviese que tomar tierra de emergencia en El Prat de Barcelona debido a la pérdida de combustible.

El aterrizaje en Barajas tuvo lugar a las 14.43 horas cuando el vuelo con destino Tenerife Sur procedente de París tuvo que desviarse de su ruta y tomó tierra en el aeropuerto de Madrid-Barajas alegando problemas técnicos. El aparato de Ryanair tomó tierra sin ningún incidente, lo que permitió desactivar la alarma local minutos después, explicaron fuentes de AENA.

Por el momento, se desconocen los motivos que obligaron al comandante de la aeronave a desviarse de su ruta y realizar el aterrizaje en Madrid. El sábado, el aterrizaje de emergencia lo protagonizó un vuelo con origen en Bristol (Reino Unido) y destino Reus (Tarragona).

Desde el Gobierno, el Ministerio de Fomento ha señalado en declaraciones a Efe que espera reunirse esta misma semana con los responsables de Aviación Civil en Irlanda y la Comisión Europea (CE) para abordar la conveniencia de reforzar la seguridad aérea tras los incidentes registrados por Ryanair en las últimas semanas.

El secretario de Estado de Infraestructuras, Transporte y Vivienda, Rafael Catalá, explica que su departamento ha expresado por carta a ambas instituciones "la conveniencia de mantener estos contactos inmediatamente". Además, defiende que "la seguridad aérea es un interés común de todas las autoridades" y por ello confía en que se puedan introducir modificaciones en la normativa comunitaria "en cuestión de semanas".

El objetivo de esas modificaciones es, como ya adelantó la ministra de Fomento, Ana Pastor, el pasado 10 de septiembre, aumentar las competencias de las autoridades españolas en materia de supervisión de la seguridad aérea con respecto a las compañías con elevado volumen de operación en el país. Ryanair respondió a las palabras de la ministra acusando al departamento de crear una campaña en su contra.

El Ministerio de Fomento, a través de la secretaría general de Transpotes, ha remitido sendas cartas al comisario europeo de Transportes, Siim Kallas, y a los responsables de la dirección general de Aviación Civil irlandesa, en las que apuesta por reforzar la seguridad aérea. "El modelo de negocio en el ámbito aeroportuario ha cambiado", insite Catalá, "de tal manera que hay muchos aviones de compañías aeroportuarias extranjeras operando en España", aunque la supervisión corresponde al país de origen de la aerolínea.

"Lo que consideramos es que dada la realidad de que esas aeronaves operan fundamentalmente en España la autoridad española debería tener la posibilidad de realizar esa supervisión", apuntó el directivo de Fomento, que en todo caso destaca que "la seguridad en el tráfico aéreo está garantizada", por lo que estas medidas van dirigidas exclusivamente a ser "todavía más exigentes" en los procedimientos.