Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Crece el miedo a la recesión entre el empresariado alemán

La confianza empresarial alemana cae en agosto a su nivel más bajo desde 2010

La canciller alemana  Angela Merkel.
La canciller alemana Angela Merkel. AFP

La economía alemana aún goza de buena salud, pero los jefes de las grandes empresas no ocultan sus preocupaciones por los efectos que pueda tener para el país la crisis de la deuda en la zona euro. El miedo a la recesión se ha incrustado en el empresariado alemán, una realidad que quedó reflejada ayer cuando el Instituto de Investigación Económica alemán (IFO), con sede en Múnich, dio a conocer su famoso índice que mide el clima empresarial que reina en el país. El optimismo de los empresarios alemanes está casi por los suelos. El indicador de confianza experimentó en agosto su cuarta caída mensual consecutiva hasta situarse en 102,3 puntos, su nivel más bajo desde marzo de 2010.

“La coyuntura alemana sigue debilitándose”, dijo el presidente del Instituto, Hans-Werner Sinn, al señalar que el retroceso del índice se debe a las turbias expectativas mundiales y a la crisis de la deuda en Europa. “El descenso fue más débil que el mes anterior”, añadió, a modo de consuelo.
El índice IFO, considerado como el termómetro más eficaz para medir la temperatura de la economía germana, se realiza de acuerdo con las respuestas a un cuestionario mensual que envía a 7.000 empresas de los sectores de la construcción o manufacturero.

Las empresas revelaron en el último sondeo que las expectativas para las exportaciones son negativas, un dato que augura solo malas noticias para el campeón mundial de las exportaciones. La economía alemana dejó de ser inmune a la recesión que está afectando a varios países de la Unión Europea, entre ellos, España. El 40% de las exportaciones se dirigen a la UE.

“Un cambio de tendencia solo es posible si desaparece la inseguridad que provoca la crisis de la deuda”, advirtió el jefe de economistas del Commerzbank, Jörg Krämer. Un informe del Deutsche Bank también señaló que la coyuntura sufrirá un fuerte impacto a partir de la segunda mitad del año. “El crecimiento económico será casi cero”, pronosticó.

Mientras, en Berlín, los ministros de Finanzas de Alemania y Francia, Wolfgang Schäuble y Pierre Moscovici, anunciaron la creación de un equipo de trabajo que se ocupará de la crisis en la zona euro. Según Moscovici, el grupo analizará sobre la puesta en marcha de las medidas para España, relacionadas con la recapitalización de la banca y también sobre aspectos más estructurales como la supervisión bancaria, la unión bancaria y la integración europea. “Queremos acercar nuestros puntos de vista, que de hecho no están alejados, y compartirlos para que Francia y Alemania sean los pilares de una solución estructural y queremos intensificar estos intercambios en la perspectiva del próximo consejo europeo”, dijo el ministro francés.