Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Bolsa cae un 0,56% al cierre en medio de la expectativa de estímulos monetarios

El Ibex caea pesar del tirón de Bankia, que se anota un avance del 19,32%

La prima de riesgo termina en 541 puntos y el tipo a 10 años en el 6,846%

Los principales índices de las Bolsas europeas han cerrado la jornada apenas sin cambios respecto a ayer, ante los datos que hacen anticipar nuevos estímulos monetarios por parte de los principales bancos centrales de todo el mundo. sobre esa esa expectativa, sin embargo, pesa en contra el aumento de los precios de los cereales motivado por la fuerte sequía que padece Estados Unidos podría interferir en las medidas de relanzamiento que precisan las economías de todas las áreas geográficas, desde la zona euro hasta Japón.

En España, el Ibex tras una mañana de titubeos alrededor de su cierre de ayer, ha llegado a ceder un 1,73% y marcar un mínimo en el día de 7.026,6 puntos. Al cierre se ha situado en 7.110,2 puntos, con un retroceso del 0,56%, a pesar del tirón de Bankia, que ha sumado un 19,32% al avance del 24,43% que registró ayer. Los inversores esperan que el Gobierno haga efectiva la petición formal del primer tramo de las ayudas comprometidas por los socios europeos de España para sanear el sistema bancario, por importe total de 100.000 millones de euros. La primera entrega se limitará a 30.000 euros, de los que se espera que Bankia sea el principal destinatario.

La prima de riesgo, diferencial de rentabilidad entre los títulos de deuda española a 10 años y la alemana, ha iniciado el día en 544 puntos básicos, para caer hasta un mínimo de 534 y repuntar después hasta 549. Al cierre se situaba en 541 (5,41 puntos porcentuales). La rentabilidad que se exige hoy en el mercado secundario, en el que se intercambian títulos ya emitidos por el Tesoro, ha llegado a dispararse hasta el 6,905%, que luego se moderaba al 6,846%.

La prima italiana, que sigue la evolución de la española pero a unos 100 puntos básicos de ventaja, ha tocado un máximo de 447 (su nivel de cierre de ayer) para rebajarlo a 442 al cierre. El tipo de los bonos a 10 años ha avanzado hasta el 5,896%, pero retrocedía luego al 5,859%.

En el resto de Europa, las Bolsas han moderado las alzas del inicio de la sesión. Londres ha cerrado con una subida del 0,1% y París ha avanzado un 0,54%, mientras Fráncfort ha cedido un 0,02% y Milán un 0,08%.

Los inversores alemanes han acogido con pesimismo la rebaja de previsiones de beneficios anunciada hoy por Commerzbank para la segunda mitad del año, como consecuencia de la necesidad que anticipan de mayores previsiones. Tampoco Deutsche Telekom ha dado buenas noticias, a pesar de anotarse en el primer semestre unos beneficios superiores a lo esperado, dadas las dudas de su actividad en Europa y la pérdida de clientes en su unidad estadounidense.

Los analistas esperan que las autoridades monetarias de las principales economías actúen para relanzar el anémico crecimiento económico que los últimos datos van certificando en todas las áreas geográficas y que tienen a la crisis de la deuda europea como principal causa. Ayer se supo que las exportaciones y la producción industrial en Alemania cayeron respecto al mes precedente más de lo previsto en junio, que Francia se encamina a su segunda recesión desde 2009 (se anticipa una contracción en el tercer trimestre y es casi seguro que el PIB galo también cayó en el segundo) y que el Banco de Inglaterra ha rebajado las previsiones de crecimiento del Reino Unido hasta el 2,1% dentro de dos años, frente al 2,6% que estimaba en mayo.

Hoy las noticias de fragilidad ha llegado desde Asia. En China, la inflación en julio se situó en el 1,8% en julio, el dato más bajo desde enero de 2010, y la producción industrial registró su menor aumento desde 2009. El Banco de Corea ha anunciado que la inflación está contenida y el Banco de Japón prevé que el índice de precios no cambie "por el momento".

Las autoridades chinas se comprometieron la semana pasada a ir articulando medidas —fundamentalmente monetarias— para garantizar la estabilidad del crecimiento. Sin embargo, China aún debe encajar el efecto de la sequía en Estados Unidos —la peor en medio siglo— sobre el precio de la soja y el maíz, principal alimento de la ganadería porcina, fundamental en la alimentación del país asiático. Se espera que el Departamento de Agricultura estadounidense anuncie mañana un recorte de su estimación de la cosecha de maíz.

Se han conocido hoy también datos sobre la economía estadounidense que han compensado un poco la preocupación de los inversores por la crisis de deuda europea, cuyos efectos también se sienten al otro lado del Atlántico. El Departamento de Trabajo ha informado de que en la semana finalizada el 4 de agosto se cursaron 6.000 peticiones de paro menos, hasta 361.000, una cifra inferior a la esperada. También se ha sabido que el déficit comercial estadounidense cayo en junio gracias a un aumento de las exportaciones y una caída de las importaciones y que el mercado inmobiliario en la primera economía del mundo consolida su recuperación tras la mayor contracción sufrida desde los años 30: el precio de la vivienda unifamiliar en Estados Unidos creció un 7,3% en el segundo trimestre respecto al mismo periodo de 2011, el mayor incremento interanual desde 2006.

Sin embargo, los inversores no se dejaron impresionar y, media sesión, los principales indicadores de Wall Street cedían: el Dow Jones un 0,25%, el Standard & Poor's un 0,09% y el Nasdaq un 0,01%.