Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Bolsa sube un 4,4% tras estar cerrada durante cinco horas por una avería

Las operaciones se suspendieron por un fallo en el sistema informático

El resto de plazas de referencia europeas también cierran al alza

El incidente en el Ibex llega tras el batacazo de Knight Capital en EE UU por un error

El Ibex 35 ha cerrado con una subida del 4,41% una sesión atípica en la que un fallo técnico obligó esta mañana a cerrar las Bolsas españolas durante más de cinco horas. Con esta subida, la cuarta mayor del año, el selectivo español se ha situado al frente del resto de Europa, donde las principales plazas de referencia también han acabado en verde. A este respecto, hay que recordar que el escaso volumen que se registra en agosto facilita las fuertes oscilaciones en la Bolsa.

El selectivo ha vuelto a recuperar el nivel de 7.000 puntos (7.053), perdido hace un mes, con la mayoría de sus valores en verde. El Ibex había estado por debajo de ese nivel durante el último mes. Los valores que más han subido han sido Repsol (9,27%), Maphre (8,17%) e Iberdrola (8,04%).

Según han informado en fuentes del gestor del parqué, Bolsas y Mercados Españoles, durante el tiempo en el que no se han actualizado las operaciones (desde las 10.05 de la mañana) se ha abierto un periodo de subasta similar al que se lleva a cabo cuando se reanuda la negociación de un valor para casar las órdenes de compra con las de venta.

En el momento de suspenderse las operaciones, el principal índice de la Bolsa española, el Ibex 35, subía un 0,25%, hasta los 6.772 puntos. El parqué madrileño se gestiona a través del Sistema de Interconexión Bursátil (SIBE) desde 2009, cuando se sustituyó definitivamente la negociación de valores en corros (de viva voz). Además, hace tres meses actualizó los sistemas.

Aunque el SIBE no ha registrado incidencias significativas desde su puesta en marcha, la avería en el Ibex ha tenido lugar mientras en Wall Street todavía está coleando el fiasco de Knight Capital, una de las cuatro grandes firmas financieras que ejecutan las órdenes de compra-venta en el New York Stock Exchange y el Nasdaq.

El pasado miércoles, un error informático en su sistema de comunicación de Knight Capital provocó que los valores de 150 empresas se volvieran locos durante 45 minutos, en otro golpe para la confianza del inversor.

El mini flash crash —o colapso relámpago— puso no solo en cuestión la integridad de la firma, sino que la puso al borde del colapso hasta el punto de que se ha visto forzada a buscar financiación para poder seguir operando. El coste del problema técnico para Knight se estima en unos 440 millones de dólares, cantidad que excede los fondos que tiene en reserva y más de lo que ingresa al trimestre. Por este motivo, ha cerrado durante el fin de semana un acuerdo con varias entidades para que le presten el dinero que necesita.

El grupo de inversores, de los que no se especifica el nombre, se compromete a comprar 400 millones de dólares en acciones preferentes de Knight Capital que pueden ser convertidas en 267 millones de títulos ordinarios. Esta inyección urgente de capital es vital para la supervivencia de la firma, pero no es una garantía definitiva. De hecho, los títulos de la sociedad con sede en Jersey City, al otro lado del río Hudson frente a Wall Street, caen un 33% en la Bolsa neoyorquina.

Antes del incidente técnico, las acciones de Knight Capital rondaban los 10 dólares la unidad. De ahí cayeron de golpe en apenas dos sesiones hasta los 2,3 dólares. El viernes lograron recuperar casi un 60% de su valor, ante las primeras indicaciones de que la firma lograría pactar la línea de crédito que necesitaba. No obstante, los futuros indican que volverá a abrir la semana por debajo de los tres dólares la acción. El regulador debe aprobar ahora el arreglo.

Más información