Halcones y palomas en el mismo nido

Mario Draghi comanda el Comité Ejecutivo del BCE, compuesto por seis miembros El Comité Ejecutivo tiene la iniciativa en la formulación de propuestas en el eurobanco Las decisiones de política monetaria las adoptan los 23 miembros del Consejo de Gobierno

El Consejo de Gobierno del BCE, en julio pasado.
El Consejo de Gobierno del BCE, en julio pasado.

El Comité Ejecutivo del Banco Central Europeo (BCE) está formado por seis asientos que ocupan el presidente y el vicepresidente de la entidad junto a cuatro consejeros más. Este organismo aplica en la zona euro la política monetaria acordada por el Consejo de Gobierno del banco emisor y tiene la capacidad de adoptar algunas medidas regulatorias delegadas por el mencionado Consejo. Además está al cargo de la preparación de las dos reuniones mensuales del Consejo de Gobierno, que reúne a los 17 gobernadores de bancos centrales del euro y a los seis miembros del Comité Ejecutivo. Eso le confiere la capacidad de iniciativa en la formulación de propuestas, -tipos de interés, líneas de liquidez o incluso compra de bonos-, aunque la última palabra la tiene el Consejo de Gobierno.

Los miembros del Comité Ejecutivo son propuestos por los ministros de Economía y Finanzas de los 17 países miembros de la Eurozona. Su nombramiento debe ser ratificado por la Eurocámara y los presidentes y primeros ministros de los 27 países de la UE. La directiva del BCE ha sufrido una transformación entre mayo de 2010, cuando entró el portugués Vítor Constancio como vicepresidente, y el pasado julio, mes en el que el luxemburgués Yves Mersch sustituyó al español José Manuel González Páramo. Los expertos en el eurobanco suelen distinguir entre halcones, los que apoyan la doctrina alemana y son más ortodoxos en cuestiones de política monetaria, y palomas, los que apuestan por una mayor laxitud y la aprobación de medidas innovadoras y menos estrictas para salir de la crisis. Estos son los miembros del Comité Ejecutivo:

Mario Draghi, el italiano que aterriza en el momento crítico

Mario Draghi llegó a la presidencia del BCE en noviembre del año pasado, en sustitución de Jean-Claude Trichet. Antes de aterrizar en el Eurobanco, fue director ejecutivo del Banco Mundial entre 1984 y 1990, director general del Tesoro italiano de 1991 a 2001 o vicedirector de Goldman Sachs de 2002 a 2005, entre otros cargos. En menos de un año se ha encontrado con la peor fase de la crisis de deuda europea, unida al momento más delicado del euro desde la creación de la moneda única. Nada más sentarse en su nuevo sillón, se vio obligado a bajar los tipos de interés del 1,5% al 1,25%. En diciembre, volvió a rebajar los tipos hasta el 1% y anunció subastas de extraordinarias de liquidez para facilitar el crédito a las entidades financieras. A principios de julio, el Comité Ejecutivo rebajó de nuevo el precio del dinero hasta un mínimo histórico del 0,75%.

Vítor Constancio, un portugués en época de rescates

Vítor Constancio fue elegido vicepresidente del BCE en febrero de 2010, en sustitución del griego Lucas Papademos —quien se convertiría en primer ministro de Grecia en noviembre del año pasado después de la dimisión de Yorgos Papandreu—. Constancio se convirtió en la segunda autoridad del banco emisor después de ocupar puestos de relevancia en el Partido Socialista portugués y ser gobernador del Banco de Portugal y miembro del Consejo de Gobierno del BCE desde 2000. La vicepresidencia es un puesto de enjundia, pues quien ocupa este puesto es el responsable de las nuevas instituciones encargadas de la supervisión financiera. Cuando entró en el BCE, la zona euro aceptó rescatar por primera vez a Grecia, una decisión que se convertiría en el pistoletazo de salida de otros rescates a Irlanda, Portugal, de nuevo a Grecia y al sector financiero español.

Peter Praet, primer economista jefe no nacido en Alemania

Peter Praet abandonó su puesto como presidente del Banco Central de Bélgica para formar parte del Comité Ejecutivo del BCE como economista jefe. Después de dos intentos fallidos en 2004 y 2009, entró finalmente en junio del año pasado en sustitución del alemán Jürgen Stark. Su antecesor dejó su puesto en protesta por que el banco emisor comprase deuda pública a los países con problemas. Fue el primer economista jefe nacido fuera de Alemania. Sus dos predecesores fueron Stark y Otmar Issing. Entre otros puestos que había ocupado con anterioridad, Praet había trabajado en el Fondo Monetario Internacional, en Générale de Banque como economista jefe o en el Instituto de Estudios Europeos como investigador.

Jörg Asmussen, el rápido regreso alemán al Comité

Jörg Asmussen personaliza las aspiraciones alemanas en el Comité Ejecutivo. Después de la renuncia de Jünger Stark, todas las quinielas apuntaban a Asmussen como su sustituto. Pero el belga Peter Praet fue finalmente el elegido, por lo que Alemania se quedó durante unos meses sin representación en el sancta santorum del BCE, algo que no gustó al Gobierno teutón. Es el responsable de Relaciones Europeas e Internacionales del banco emisor. Estudió Economía en Bonn junto al presidente del Bundesbank (banco central alemán), Jens Weidmann, y uno de sus profesores fue el expresidente de este organismo, Axel Weber. Este militante del Partido Socialdemócrata alemán llegó a la alta política en 1996 con 30 años. Desde entonces, siempre se ha mantenido en puestos de relevancia en el Ministerio de Hacienda del país, tanto con Ejecutivos socialdemócratas como democristianos.

Benoît Coeuré, vuelo directo desde el Tesoro francés

Benoît Coeuré entró a formar parte del Comité Ejecutivo del BCE después de una extensa carrera en el Tesoro francés, donde llegó a ser el número dos. El economista francés aterrizó en el directorio el pasado mes de enero, después de la salida del italiano Lorenzo Bini Smaghi, para equilibrar la balanza Roma-París tras la elección de Mario Draghi como presidente. Es uno de los consejeros del BCE que se ha mostrado más proclive a la compra de deuda soberana de los países más castigados por la crisis. En unas declaraciones recientes, también ha expuesto la posibilidad de que el Eurobanco rebaje más los tipos de interés, incluso hasta llegar a niveles negativos.

Yves Mersch deja a España sin representación en el BCE

El último en llegar al Comité Ejecutivo fue el luxemburgués Yves Merch, expresidente del Banco Central de su país, hace menos de un mes. Llegó en sustitución del español José Manuel González Páramo y en detrimento de Antonio Sáinz de Vicuña, propuesto por el Gobierno de Rajoy. Después de estudiar Ciencias Políticas y Derecho en la Universidad Sorbona de París, entró en política trabajando en el Ministerio de Finanzas de su país. También formó parte de diferentes organismos internacionales como Naciones Unidas, el Banco Mundial, el Fondo Internacional para el Desarrollo Agrícola y el Banco Europeo para la Reconstrucción y el Desarrollo. Además, contribuyó a la creación de la moneda única al participar en el Tratado de Maastricht como miembro del Comité Monetario Europeo.

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS