Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Iberia despide a 14 sindicalistas por convocar una huelga ilegal

Los afectados son del sindicato de tripulantes de cabina (Stavla)

La compañía despide al presidente del sindicato y a todo el comité de huelga

Un pasajero observa un avión de Iberia en el aeropuerto de Barajas.
Un pasajero observa un avión de Iberia en el aeropuerto de Barajas. EFE

Iberia ha decidido despedir a los miembros del Sindicato de Tripulantes Auxiliares de Vuelo de Líneas Aéreas (Stavla) que promovieron la huelga convocada durante 27 días entre febrero y mayo de este año para protestar contra la creación de Iberia Express, y que fue declarada ilegal por la Audiencia Nacional. La compañía ha notificado ya 14 despidos, según fuentes al tanto de la situación.

Los despedidos son el presidente del sindicato, otro cargo del mismo y los 12 miembros del comité de huelga. La empresa les había advertido que la huelga era ilegal, pero como decidieron convocarla, Iberia acudió a los tribunales y la Audiencia Nacional la declaró ilegal. Por ello, Iberia abrió expediente a los convocantes y finalmente ha cerrado esos expedientes con la extinción del contrato de trabajo.

La Sala de lo Social de la Audiencia Nacional declaró la ilegalidad de los paros de los tripulantes de cabina de pasajeros al aceptar el argumento de Iberia de que la huelga tenía por objeto alterar un convenio colectivo en vigor, lo que no está permitido. El sindicato ha recurrido la sentencia.

El tribunal rechazó así el argumento de Stavla que defendía que Iberia se comprometió en la tercera parte del XVI convenio colectivo a crear Iberia Express dentro de la matriz de la aerolínea, lo que supondría mantener en la low-cost las condiciones de trabajo de la matriz.

La creación de Iberia Express ha supuesto conflictividad en Iberia. Además de los tripulantes de cabina, generó un conflicto con los pilotos, que, tras numerosas jornadas de huelga, se sometieron a un arbitraje con la compañía por decisión del Gobierno. El laudo reconoció a Iberia el derecho a crear Iberia Express, pero puso enormes trabas a su gestión. la compañía ha recurrido el laudo, entre otras razones, por afectar a Iberia Express, una sociedad distinta de Iberia que como tal no se había sometido al arbitraje.