Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Calabuig recibió 54 millones a tipos ventajosos del Banco de Valencia

El presidente de Aguas de Valencia obtuvo la financiación en 2008 en perjuicio de la entidad

La familia de Eugenio Calabuig, presidente de Aguas de Valencia, recibió en 2008 financiación ventajosa del Banco de Valencia, que dirigía Domingo Parra. Calabuig recibió un trato financiero de favor que perjudicó al Banco de Valencia, que fue filial de Bancaja e indirectamente de BFA-Bankia, antes de ser nacionalizado.

El Fondo de Reestructuración Ordenada Bancario (FROB) presentó el pasado junio una denuncia ante la Audiencia Nacional contra Domingo Parra, exconsejero delegado del Banco de Valencia (BV), contra su esposa y contra Eugenio Calabuig y varios de sus familiares, por los supuestos delitos de estafa, administración desleal y apropiación indebida.

Según el texto de la denuncia, los Calabuig recibieron un crédito del Banco de Valencia de 48 millones de euros, que tras una reestructuración creció hasta los 54 millones de euros, lo que permitió a sociedades del entorno de esta familia hacerse con el control de Agval, sociedad tenedora de acciones que tenía el control de Aguas de Valencia.

Esta operación hizo perder al Banco de Valencia la posesión de la mayoría del capital social, facilitando así el control de Agval a Eugenio Calabuig

“Los préstamos”, recoge el texto de la denuncia, “fueron autorizados por el Comité de Riesgos de Dirección General, del que formaba parte Parra, quien tuvo una participación decisiva”. El denunciante añade como dato relevante que la operación de refinanciación se produjo en plena crisis económica, cuando el Banco de Valencia sufría “serios problemas de liquidez”.

La denuncia insiste en que “al final de este proceso FUCSA [sociedad del entorno de los Calabuig] se quedó con el control de Agval, cuando hasta la fecha el banco era el accionista mayoritario en la sociedad". Además, Parra, como representante del BV en el consejo de administración de Agval, “renunció en contra de los intereses del banco al derecho de suscripción preferente en abril de 2008 antes de una operación de compraventa de participaciones entre socios”.

Esta operación hizo perder al Banco de Valencia la posesión de la mayoría del capital social, facilitando así el control de Agval a Eugenio Calabuig y el poder total de Aguas de Valencia. La denuncia cita un informe pericial de KPMG sobre las supuestas irregularidades.