Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El FROB liquida la CAM y frena el paso de la Obra Social a fundación

La asamblea rechaza amortizar las cuotas participativas por valor cero

Un delegado de la CAM es increpado por inversores afectados por la crisis de la entidad.
Un delegado de la CAM es increpado por inversores afectados por la crisis de la entidad. MORELL (EFE)

La asamblea general de la extinta Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM) rechazó este lunes la propuesta del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), organismo dependiente del Banco de España, para amortizar las cuotas participativas a cero euros. Tras el revés sufrido por los consejeros, el FROB congeló la conversión de la Obra Social de la entidad en una fundación especial y, en contrapartida, abrió el proceso para la disolución y liquidación de la caja.

A la asamblea general (órgano integrado por 180 miembros) asistieron un total de 126. El resultado de la votación para la amortización de las cuotas participativas fue de 63 votos en contra, 24 a favor y 39 abstenciones. Los representantes del FROB señalaron a los asambleístas que el resultado de esa votación no era vinculante y, por tanto, que el valor de las cuotas participativas es cero.

Cuando se emitieron en julio de 2008, el valor nominal de las cuotas participativas distribuidas entre 55.000 propietarios ascendió a 292 millones. La Comisión Nacional de Valores (CNMV) suspendió la cotización de estos títulos en diciembre de 2011. Entonces, el valor era de 1,34 euros.

El visto bueno de la asamblea a reducir a cero el valor de las cuotas participadas era condición indispensable para la conversión a fundación

El valor cero de la cuotas participativas de la CAM ha sido ya ratificado por el Gobierno español, por la Comisión Europea y por el nuevo dueño de la caja, el Banco de Sabadell. Los responsables de la entidad catalana han anunciado que están dispuestos a “negociar” una solución con los titulares de cuotas participativas y de los inversores en cuotas preferentes.

El visto bueno de la asamblea de la intervenida CAM a reducir a cero el valor de las cuotas participadas era condición indispensable para otro punto destacado del orden del día: la conversión de Obra Social, cuyo patrimonio supera los 100 millones de euros, en una fundación especial.

Este punto no se llegó a votar, pero sí el siguiente que incluía la liquidación y disolución de la entidad. Este proceso será dirigido por el FROB que ya designó a dos interventores. Según aseguró Carlos Navarro, consejero en representación de los trabajadores, el resultante de la liquidación revertirá en la Obra Social de la caja a través de la Fundación Cultural CAM.

La asamblea general que ha puesto el punto final a los más de 130 años de historia de la entidad se ha celebrado un año después de su intervención

La asamblea general de la CAM que ha puesto el punto final a los más de 130 años de historia de la entidad alicantina se ha celebrado un año después de su intervención por parte del Banco de España, y medio año más tarde de la venta de la entidad al Banco de Sabadell. La reunión estuvo protagonizada por un centenar de afectados por cuotas participativas y preferentes que se concentraron ante la sede del Aula de Cultura de la caja. Los concentrados recibieron a los consejeros al grito de “chorizos” y “queremos nuestro dinero”.

El momento más tenso se produjo a la llegada de consejeros como, el exalcalde de Alicante Luis Díaz Alperi, el ex vicepresidente tercero de la caja Armando Sala y el presidente de la Cámara de Comercio, José Enrique Garrigós. Cuando este abandonó la asamblea un grupo de cuatro personas se encaminó tras sus pasos a los gritos de “a la cárcel” y “ladrón”. Algunos hicieron amago de agredirle y otros le escupieron.

Por otro lado, el juez de la Audiencia Nacional Javier Gómez Bermúdez interroga a partir de este martes a los cinco miembros de la excúpula de la CAM como imputados por estafa, delito societario y alteración del precio de las cosas. Entre los imputados están Modesto Crespo, expresidente del Consejo de Administración, y los exdirectores generales Roberto López Abad y María Dolores Amorós.