Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las aerolíneas estudian un recargo para los billetes comprados antes de julio

Iberia y Air Europa todavía no han decidido su repercutirán la subida de las tasas de AENA

Vueling, Ryanair y Air Berlín han anunciado que sí cargarán el coste a sus clientes

Los viajeros tendrían que pagar entre 7 y 10 euros para vuelos nacionales y a la UE

Hacienda ya advirtió a las compañías que no se podían cargar las tasas posteriores

Aviones de Iberia estacionados en el aeropuerto madrileño de Barajas.
Aviones de Iberia estacionados en el aeropuerto madrileño de Barajas. EFE

Los pasajeros que compraron sus billetes de avión antes de julio para volar este verano se enfrentan a un recargo inesperado. Las aerolíneas estudian repercutir la subida de las tasas aeroportuarias a esos billetes, aunque los vuelos sean posteriores a la entrada en vigor de las nuevas tarifas, el pasado día 1 de julio. Compañías como Vueling, Ryanair y Air Berlín han anunciado que cobrarán la diferencia al titular del billete, mientras Air Europa e Iberia todavía están estudiando qué posición tomar. Los recargos son muy variables según aeropuertos y destinos, pero para vuelos nacionales y a la UE oscila en una media de entre 7 y 10 euros.

Las compañías tratan así de repercutir la subida de las tasas que cobra AENA, gestor de los aeropuertos españoles, que el Gobierno ha decidido que tenga carácter retroactivo. El incremento es de una media del 10%, aunque en aeropuertos como Barajas y El Prat supera el 50%. Así, para vuelos en Europa la tarifa pasa de 6,95 a 14,44 euros en Madrid y de 9,18 a 16,44 euros en Barcelona. El sector calcula que la aplicación de la subida de tasas en billetes emitidos antes del 1 de julio, si no se repercute en el cliente, supondrá pérdidas de 100 millones de euros.

Fuentes de Iberia informaron ayer de que la compañía no ha decidido aún si asume el recargo o lo repercute a los billetes y que, de momento, no se está aplicando a los vuelos que salen desde el 1 de julio. Sí repercutirá el sobrecoste Ryanair, que ha confirmado el cobro en una nota de prensa en la que señala que “de acuerdo con los términos y condiciones generales de viaje de Ryanair (artículo 4.2.2) por la presente avisamos a los pasajeros que podríamos vernos obligados a cobrar el aumento del impuesto de salida del aeropuerto impuesto por el Gobierno español”. La medida repercutiría en todos los vuelos que fueron reservados antes del 2 de julio. Para los demás vuelos, la subida ya estará incluida.

El ejemplo de Vueling

Vueling y Air Berlín ya ha adoptado la medida. Vueling, controlada por Iberia, ha optado por invitar en su web a los clientes a pagar el recargo con su tarjeta o bien pedir el reembolso del billete. En el caso de que el pasajero no haga ni una cosa ni la otra, la compañía se adjudica el derecho de cobrar la diferencia de forma automática a través de la tarjeta con la que se compró el billete. En caso de que finalmente vuele, la compañía le promete un descuento de 10 euros en su próxima compra.

La única compañía que no repercutirá a sus clientes el recargo es Easyjet. Air Europa estima que ve “muy difícil” llevar adelante un recargo retroactivo sobre los billetes ya comprados. Las agencias de viajes tienen aún menos margen de maniobra porque la legislación les impide cambiar las condiciones contratadas si no hay un preaviso de 21 días a sus clientes. Las patronales del sector estudian llegar esta subida de tasas a los tribunales, porque consideran que vulnera sus derechos al no ser consultados por la Administración.

Hacienda advirtió a las compañías aéreas el 11 de junio de que no podían aplicar la subida de tasas de forma retroactiva. Según una misiva remitida por el director de gabinete de la Secretaría de Hacienda, José María Buenaventura, con fecha de 3 de mayo, “los nuevos importes de las prestaciones patrimoniales de carácter público aeroportuarias no serán de aplicación respecto de los billetes que hayan sido vendidos con anterioridad a la publicación de la ley”. Ese mandato, sigue la carta, ya está “previsto en la disposición final vigésima segunda del citado proyecto”.

Todo indicaba que se iba a eliminar la retroactividad de la subida, cuando días después salió adelante en el Senado una enmienda de CiU a los Presupuestos de 2012, que fue apoyada por el PP, para que el alza solo se aplicara a los billetes emitidos a partir del 1 julio. Pero finalmente esa enmienda fue tumbada en el Congreso, que aprobó las cuentas públicas el 29 de junio. Fuentes de AENA señalan que operativamente sería muy difícil perdonar la subida de tasas a los billetes comprados antes de la fecha de entrada en vigor de esta, dado que tendría que mirar uno por uno todos los pasajes para comprobar cuándo fueron adquiridos.