Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las inversiones de países de la UE en paraísos fiscales se dispararon en 2011

El flujo desde países comunitarios a los 'Offshore Financial Centers' se elevó en 2011 hasta los 58.900 millones, once veces más que en 2010

Las inversiones directas de los países de la Unión Europea (UE) en paraísos fiscales se elevaron en 2011 hasta los 58.900 millones de euros, lo que supone once veces más en comparación con los 5.300 millones de euros registrados en 2010, según la última estadística sobre flujos de inversión directa en la UE de Eurostat.

En concreto, la mayor parte de los flujos de inversión directa en los denominados Offshore Financial Centers (OFCs) procedió de Luxemburgo, donde la cantidad asciende a 44.300 millones de euros, seguido de Reino Unido, desde donde salieron 10.000 millones de euros. En el caso de España, los datos no están disponibles o eran confidenciales.

Los paraísos fueron el segundo destino con mayor flujo de inversión directa en 2011, por detrás de EE UU

Estos centros financieros fueron, según Eurostat, el segundo destino que mayores flujos de inversión directa recibió en 2011, por detrás de Estados Unidos, donde la cifra alcanzó los 110.700 millones de euros, cinco veces más que en 2010. Eurostat apunta que incluye en esta defonición a 38 países, entre los que están, por ejemplo, Liechtenstein, La Isla de Man, Andorra, Gibraltar, Singapur, Bahamas o las Islas Caimán.

En general, la inversión directa de los países de la Unión Europea (UE) aumentó respecto a todos sus principales socios, a excepción de Rusia. Por ello, la inversión directa total pasó desde los 145.600 millones de euros hasta los 369.000 millones de euros. Por países, los mayores inversores fueron Luxemburgo con 110.400 millones de euros, Reino Unido (89.000 millones de euros), Alemania (34.000 millones de euros) y Francia (21.000 millones de euros).

EE UU, el mayor inversor de la UE

Por otro lado, las principales inversiones directas en la Unión Europea procedieron de Estados Unidos (114.800 millones de euros), Suiza (34.300 millones de euros) y los OFCs (15.800 millones de euros). En su conjunto, las inversiones directas en la UE alcanzaron los 225.300 millones en 2011, más del doble en comparación con los 103.900 millones de euros del año anterior, cuando registraron una "significativa caída".

En el caso de España, las inversiones directas en el extranjero alcanzaron, con los datos de los que disponía Eurostat, los 18.800 millones de euros, mientras que las procedentes del exterior ascendieron a 15.200 millones de euros.