Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El FMI plantea que el fondo de rescate entre en el capital de la banca europea

Viñals defiende las reformas aprobadas por España y pide colaboración a la UE

El Fondo advierte del impacto en el crecimiento de los nuevos requisitos de capital

José Viñals, en la comparecencia de ayer en Washington
José Viñals, en la comparecencia de ayer en Washington

“Se ha avanzado mucho en los últimos meses” pero “es demasiado pronto para decir que hemos salido de la crisis”. El Fondo Monetario Internacional (FMI) se cuida mucho de lanzar las campanas al vuelo con la crisis financiera y ha optado por presentar la lista de tareas pendientes para estabilizar la situación.

El director del departamento de análisis financiero y monetario del FMI, José Viñals, ha insistido este miércoles en que es necesario avanzar con la reforma del sector financiero y que, dentro de las medidas que podrían ayudar en el proceso, el fondo de rescate europeo podría tomar una participación directa en el capital de la banca europea. Hasta ahora, los mecanismos de rescate permiten recapitalizar la banca de forma indirecta y así se ha hecho en Grecia e Irlanda, por ejemplo, pero no se permite que el fondo se convierta en accionista de la sociedad en apuros.

Las reformas son especialmente necesarias, insiste Viñals, para minimizar el impacto del proceso de desapalancamiento de la banca europea. Hasta finales de 2013 está previsto que las 58 principales entidades europeas —entre las que se incluyen el Santander, BBVA, La Caixa, Bankia y Popular— reduzcan sus balances en dos billones de euros, lo que provocará un descenso del 1,7% del crédito de la eurozona. La situación será mucho peor en el caso español, donde el crédito se reducirá un 4% según los cálculos del organismo, un factor que dificultara la salida de la recesión.

En el caso español, el crédito se reducirá un 4% según los cálculos del organismo, un factor que dificultara la salida de la recesión

Viñals ha insistido en que el Banco Central Europeo (BCE) no puede asumir en solitario la respuesta europea a la crisis. “Ha proporcionado un tiempo precioso que las autoridades nacionales y europeas deben aprovechar para implementar reformas”. Entre ellas, el fondo de rescate europeo que, según el acuerdo del Ecofin de finales de marzo, estará dotado con 700.000 millones a partir del mes de julio. “Para el Fondo esa cuantía se considera elevada”, apuntaba. Sin embargo, algunos países miembros, como EE UU o China, exigían una mayor aportación europea, cercana al billón de euros, para elevar su aportación al cortafuegos financiero del organismo. Con todo, “es una pieza importante pero no es la única, los países deben hacer sus deberes en casa. Si no, no saldremos de la crisis y corremos el riesgo de entrar en un círculo vicioso”.

"España hace las cosas bien"

No será el caso de España, a juzgar por las palabras de Viñals, que defendió con entusiasmo las reformas aprobadas por el Ejecutivo español. “El Gobierno está haciendo muchas cosas bien”, entre ellas la “ambiciosa” reforma laboral, la del sector financiero o introducir medidas para el control del déficit de las comunidades autónomas. En su opinión, el Gobierno debe perseverar y seguir adelante con las reformas “pero la Unión Europea también tiene que colaborar, hay que establecer acuerdos políticos de calado” para estabilizar la situación pidió el directivo del Fondo.

“Las reformas acordadas en España merecen respeto y aprobación. Son medidas convincentes que no se pueden implementar o tener un impacto de la noche a la mañana”, añadió. Viñals recomendaba a las autoridades españolas que expliquen a los inversores las medidas. “Los mercados deben ser persuadidos de lo que están haciendo”, aunque, al mismo tiempo, apuntó que “son volátiles y pueden tender a exagerar las cosas”.

El Gobierno español también recibió un espaldarazo de Estados Unidos. El secretario del Tesoro, Timothy Geithner, calificó de “prometedoras” las reformas, informa Efe.