Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Los chinos, por más chinos que sean, son muy serios"

El presidente de Repsol descarta una eventual entrada de Sinopec en YPF

El presidente de Repsol, Antonio Brufau, en la rueda de prensa que ha ofrecido este martes, en la sede de la empresa en Madrid.
El presidente de Repsol, Antonio Brufau, en la rueda de prensa que ha ofrecido este martes, en la sede de la empresa en Madrid.

"Los chinos, por más chinos que sean que sean, son muy serios. Y nadie serio entra por la puerta falsa". El presidente de Repsol, Antonio Brufau, ha comentado con estas palabras una eventual entrada de los accionistas del gigante asiático en YPF aprovechando la expulsión de la petrolera española.

La empresa china está negociando un acuerdo de 15.000 millones de dólares con YPP, según medios locales

Sin embargo, la compañía China Petrochemical Corp. (Sinopec) ya está en conversaciones con Repsol para comprarle la petrolera argentina, según asegura este martes el portal chino de noticias financieras Caixin. La publicación, que cita fuentes cercanas a Sinopec, afirma que el grupo chino está negociando con la empresa española un acuerdo no vinculante por más de 15.000 millones de dólares (11.400 millones de euros).

Caixin sostiene que Sinopec, que es socia de la petrolera española en Brasil, pretende adquirir todas las acciones que Repsol tiene en YPF —un 57,4% del capital— y que el consejo de administración del grupo que preside Antonio Brufau apoya la operación.

Según la publicación china, Sinopec ve un gran potencial de desarrollo en las reservas de petróleo que tiene YPF en Argentina y está segura de que puede cumplir los requisitos del Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner para acelerar la exploración.

El propio Brufau ha admitido que ha reconocido ofertas por su participación en YPF acordes con la valoración que, a partir de la ley, fija la petrolera y que asciende a 18.300 millones de dólares (10.500 millones de dólares o 8.000 millones de euros correspondientes al 57,4% de participación de Repsol). Estas ofertas, ha explicado, irían dirigidas a sellar alianzas para iniciar explotaciones que, por otra parte, habrían precisado de los permisos y licencias pertinentes del Ejecutivo de Buenos Aires. Sin embargo, tras poner de relieve que la presidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner, se negó a recibirle para hablar de esta u otras opciones para superar el conflicto, se ha negado a confirmar si fue la china Sinpec "o Perico de los palotes" quienes lanzaron las ofertas.

La clave de la alianza con Sinopec es que el Gobierno argentino necesita un socio inversor para hacer frente al desembolso que supone desarrollar el hallazgo de Vaca Muerta, la clave del conflicto, en palabras del propio Brufau. Ahí podrían radicarse las negociaciones entre Buenos Aires y Sinopec, aunque tal y como ha añadido el directivo español, "los chinos, por más chinos que sean que sean [por aquello del refrán de que les engañan como a chinos], son muy serios" y no estarían dispuestos a cerrar una alianza, en su opinión, ante la falta de seriedad del Ejecutivo de Fernández de Kirchner.