Opinión
Texto en el que el autor aboga por ideas y saca conclusiones basadas en su interpretación de hechos y datos

La sombra de la depresión

La certeza de que la oferta crea la demanda, motor del crecimiento, se ha desvanecido

Cuatro veces durante el siglo pasado, una porción importante del mundo industrial cayó en profundas y largas depresiones caracterizadas por la persistencia de un alto nivel de desempleo: EE UU en la década de 1930, los países industrializados de Europa occidental en esa misma década, Europa occidental otra vez en los ochenta y Japón en los noventa.

 Las dos últimas caídas de la lista todavía arrojan una larga y oscura sombra sobre el desempeño futuro de la economía. En ambos casos, Europa o Japón tardaron (o tardarán) décadas en volver a una tendencia de crecimiento económico similar a la de antes de la crisis. En cuanto al ejemplo de Europa a finales de la década de los años treinta, no sabemos qué habría pasado si el continente no se hubiera convertido en un campo de batalla después de la invasión de Polonia por la Alemania nazi.

Solo en un caso la tendencia de crecimiento a largo plazo permaneció inalterada: los niveles de producción y empleo en EE UU después de la II Guerra Mundial no acusaron el impacto macroeconómico de la Gran Depresión de forma considerable. Por supuesto, si no hubiera existido la movilización para la II Guerra Mundial, es posible, e incluso probable, que la sombra de la Gran Depresión también se hubiera extendido sobre el crecimiento económico de EE UU después de 1940. Al menos, ese era el panorama a finales de la década de 1930, con altos niveles de desempleo estructural y una capitalización por debajo de la tendencia, antes de que la movilización y las guerras en Europa y el Pacífico empezaran en serio.

En EE UU ya podemos ver señales de que la crisis iniciada en 2008 proyectará su sombra hacia el futuro: desde hace un tiempo, las proyecciones de prestigiosos analistas (tanto públicos como privados) respecto del PIB de EE UU a largo plazo se vienen revisando a la baja.

Podemos poner como ejemplo la participación de la fuerza laboral o población activa: lo habitual es que este indicador deje de caer una vez superado el punto más bajo del ciclo económico, y que a partir de allí empiece a ascender otra vez; pero en los últimos dos años y medio la población activa no ha dejado de disminuir. Hay algunos responsables de política monetaria que creen que la reciente reducción de la tasa de desempleo en EE UU, que en gran medida se debe a la disminución de la población activa, es una razón tan válida para adoptar políticas más austeras, como si la causa de la reducción del desempleo hubiera sido un aumento del nivel de empleo. En Europa, mientras tanto, se verifican más o menos los mismos procesos y las mismas respuestas (incluso, con mayor fuerza).

Pero hay algo mucho más importante: visto desde el presente, parece haber un colapso permanente de la capacidad de los mercados privados para asumir riesgos y un aumento, persistente y prolongado, del riesgo que se percibe en todo el mundo en relación con los activos financieros (y con las empresas de cuyos flujos de efectivo dependen). Mientras tanto, el envejecimiento poblacional en los países industriales, el importante compromiso de los Estados con los sistemas de Seguridad Social y la falta de planes claros para equilibrar los presupuestos fiscales en el largo plazo dan motivos para pensar en un futuro donde haya inflación y en el que incluso las economías más grandes y prósperas deban pagar primas de riesgo (tal vez no muy altas, pero claramente visibles) para poder emitir deuda.

En algún momento durante la próxima generación podría ocurrir que los niveles de precios en EE UU, Japón y Alemania se eleven considerablemente si algunos Gobiernos, sin pensar en las consecuencias, apelaran a la impresión de moneda para financiar parte de sus gastos en bienestar social. Lo contrario, una caída del nivel de precios, es improbable. Aunque este es un factor de riesgo fundamental a largo plazo, el apetito por poseer activos que escapen a los riesgos a medio plazo asociados con el ciclo económico pudo más que él.

Pero el riesgo del que los inversores mundiales escapan buscando refugio en las deudas soberanas de EE UU, Japón y Alemania no es fundamental. No hay preferencias psicológicas, limitaciones de recursos naturales o factores tecnológicos que impliquen que invertir hoy en empresas privadas sea más arriesgado que hace cinco años. Más bien, el riesgo nace de que los Gobiernos rechacen (aun cuando no queda otro remedio) igualar la demanda agregada con la oferta agregada para evitar el desempleo a gran escala.

Pero los Gobiernos tienen que administrar la demanda agregada. Aunque la ley de Say (la idea de que la oferta crea su propia demanda) sea falsa en teoría, en la práctica es suficientemente verdadera para que los emprendedores y las empresas puedan creer en ella (y de hecho, es lo que hacen).

Durante los 62 años que transcurrieron entre 1945 y 2007 (con algunas interrupciones bruscas, pero temporales y de alcance regional), los emprendedores y empresarios podían apostar a que si ellos creaban la oferta, la demanda no tardaría en llegar. Esa certeza contribuyó en gran medida a sentar las condiciones que hicieron posibles las dos generaciones de crecimiento económico global más veloz que el mundo haya visto. Pero ahora se ha desvanecido.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS