El mercado de deuda vuelve a desconfiar

La prima de riesgo española supera los 390 puntos, récord en el mandato de Rajoy Las dudas sobre España arrastran a las Bolsas europeas

El presidente del Gobierno Mariano Rajoy sube a un coche tras un acto público en Antequera
El presidente del Gobierno Mariano Rajoy sube a un coche tras un acto público en AntequeraJorge Zapata (EFE)

Los compradores de deuda pública apenas han dado 100 días de gracia al Gobierno de Mariano Rajoy, que este miércoles volvió a resaltar que ha hecho “en tres meses más reformas que en ocho años”. Pero ni las reformas ni el proyecto de Presupuestos detallado este martes han logrado “recuperar la confianza de los inversores”, uno de los objetivos confesos del ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro. Más bien al contrario: el rendimiento del bono a 10 años se encaramó la jornada del miércoles al 5,6% y la prima de riesgo, el termómetro de la crisis, superó los 390 puntos básicos, récord en el mandato de Rajoy.

El presidente del Gobierno se curó en salud: “Las medidas que estamos tomando no producen efecto ni dentro ni fuera de España en el corto plazo”. Pero el drástico repunte del diferencial con el rendimiento del bono alemán (otra forma de decir prima de riesgo) se produce después de conocerse cómo pretende el Gobierno rebajar el déficit público del 8,5% al 5,3% del PIB.

En mercados dominados por la especulación valen incluso argumentos contradictorios: que los Presupuestos se quedan cortos para alcanzar la meta del déficit, o que agravan la recesión. Lo cierto es que se apuesta fuerte contra la economía española. Y que los expertos consultados por las principales agencias financieras, Reuters y Bloomberg, no encontraron otro motivo para explicar el retroceso sincronizado de las Bolsas europeas, que se dejaron al cierre más del 2%.

Una subasta fallida del Tesoro disparó las apuestas a la baja

El gatillo que disparó las apuestas a la baja fue el mal resultado de una subasta de bonos. El Tesoro cortó la puja en cuanto pasó el umbral mínimo de recaudación al comprobar que iba a tener que pagar mucho más que en la subasta anterior. “El Tesoro es el menor de los problemas, tiene una situación de liquidez muy holgada”, matiza el economista jefe de Intermoney, José Carlos Díez. Con el viento de las subastas de liquidez del Banco Central Europeo a favor, el Tesoro había encadenado varias subastas exitosas que le permitieron captar en tres meses más de 40.000 millones, la mitad de lo previsto para el año.

Aun así, ha bastado una sola subasta fallida para que la desconfianza vuelva por sus fueros. El repunte de la prima de riesgo (25 puntos básicos) tiene poco que envidiar a aquellos que situaron a España e Italia en primera línea de la crisis europea en el segundo semestre de 2011. Italia encajó también una subida apreciable, otro indicio de que, para algunos países, la desconfianza se mueve por vasos comunicantes.

El castigo de los mercados es, sobre todo, un síntoma de que el efecto de la afortunada coincidencia del mandato de Rajoy con las dos macrosubastas del BCE se agota. Los mercados dejaron claro pronto que no creían en un cambio político milagroso: apenas dos días después de las elecciones del 20 de noviembre, la prima de riesgo alcanzaba su nivel récord, 468 puntos básicos.

Más información

El viento cambió un mes después. Al tiempo que Rajoy juraba su cargo en La Zarzuela, el 21 de diciembre, el BCE publicaba los excelentes resultados de su primera subasta de liquidez a tres años, que inyectó medio billón de euros en la banca de la zona euro. Y activó así un circuito que ha mantenido la prima de riesgo entre los 300 y los 350 puntos básicos en los últimos meses. Incluso cuando Rajoy retó a Bruselas al anunciar el 2 de marzo un objetivo de déficit superior al comprometido con la Comisión.

El anuncio de Rajoy se produjo un día después de que el BCE inyectara otro medio billón de euros con su segunda macrosubasta. Pero ya entonces se apreciaron las primeras grietas por las que supuraba la desconfianza: la prima de riesgo española volvió a superar a la italiana.

Durante marzo, los indicios de tensión en el mercado se acumularon. Hace dos semanas, las dudas expresadas por el economista jefe de Citigroup, Willem Buiter, sobre España ampliaron en 12 puntos básicos la prima de riesgo. “Se están desvaneciendo los efectos de la barra libre de liquidez”, señala José Luis Martínez Campuzano, estratega de la filial española de esta entidad financiera.

Martínez Campuzano cree que el mal recibimiento a los Presupuestos es solo “un elemento más” que incide “en la situación de debilidad de varios países”. Para el estratega de Citigroup, la desconfianza en la economía española no ha vuelto: nunca se ha ido. “La evolución de las Bolsas es el mejor indicador”. El Ibex 35 ha perdido más del 15% en lo que va de año, mientras Fráncfort ha ganado un 10,5% y Milán un 1%.

“En los últimos días no ha dejado de hablarse de España en términos negativos, empezando por el propio Gobierno, ese mensaje cala”, opina José Carlos Díez. El recuento asusta: Hacienda ha insistido en que es una “situación límite”; Bruselas desliza que somete las cuentas españolas a “vigilancia especial”; el Banco Central Europeo reclama “leyes urgentes”; y la OCDE achaca las primas de riesgo “a la intensa recesión”.

Las principales plazas europeas se dejaron más del 2% en la sesión

Los próximos meses ofrecen pocos asideros. “Si la recuperación no se consolida en Estados Unidos y Alemania, el segundo trimestre será complicado”, abunda Martínez Campuzano. “En Bolsa, lo que se ha castigado es la cotización de los bancos, lo que no habla bien de la reforma financiera. Y hay que presentar cuanto antes los presupuestos de las comunidades adaptados a la nueva situación de recesión. De Europa, hasta que no se resuelvan las elecciones francesas, no se puede esperar mucho”, añade Díez.

Otra opción es que el Gobierno adelante, en el nuevo programa de estabilidad que debe presentar a Bruselas este mes, algunas de las medidas de ajuste que acometerá en 2013. Mientras tanto, Rajoy aplicará alguna de las enseñanzas de esta larga crisis. Fuentes de La Moncloa aseguraron este miércoles que no se tomará vacaciones esta Semana Santa. Por si las moscas.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción