_
_
_
_

El sector se encomienda al turismo foráneo para salvar la Semana Santa

Las reservas hoteleras caen un 28% respecto a hace un año

Dos mujeres toman el sol en la playa de los Lances en Tarifa, Cádiz
Dos mujeres toman el sol en la playa de los Lances en Tarifa, CádizEVA TOMÉ

La playa parece el lugar idóneo para olvidar la rutina diaria. Recostarse sobre una tumbona con el rumor de las olas de fondo es el antídoto perfecto para reencontrarse con la versión más relajada y llevadera de la vida. La idea de los turistas que llegarán a España esta Semana Santa, sobre todo a partir del próximo jueves, parece ser esa. Las previsiones para el sector turístico no son del todo esperanzadores, pero los empresarios del ramo, uno de los menos perjudicados por la crisis, esperan mantener la buena línea iniciada el año pasado después de tres ejercicios consecutivos de pérdidas. A finales de marzo las reservas en hoteles para Semana Santa se mantenían en un nivel más bajo que en 2011 —había un 28% menos de reservas—, aunque el buen pie con que el sector ha iniciado el año les lleva a confiar en remontar esas cifras.

El PIB nacional disminuyó un 0,3% los últimos meses de 2011, una dinámica contractiva que se mantiene a principios de este año, según el boletín económico de febrero del Banco de España. Pero en medio del gran incendio, el turismo se ha convertido en un pequeño extintor que sofoca el fuego ayudado en buena parte por la elevada demanda de los viajeros internacionales. Precisamente por eso, se espera que sean los turistas extranjeros los que mantengan los buenos datos del año pasado durante la Semana Santa. Los primeros días de 2012 ya marcan una tendencia al alza, con un incremento del 2,7%, según Frontur.

Mientras que el resto de la economía deambula sin rumbo fijo por el pedregoso camino de la recesión, el turismo ve la luz al final del túnel. Sus beneficios aumentaron un 8,1% durante el pasado ejercicio en España y este sector fue el único que creó empleo, un 2%. “Esperamos seguir manteniendo el mismo estatus y hacer los deberes después de la mejoría que vivimos el año pasado”, señala Juan Molas, presidente de la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (CEHAT).

Canarias espera la mayor llegada de visitantes durante los días festivos. Las previsiones apuntan a que la ocupación rondará el 80%, mientras que en Barcelona y Sevilla, destinos preferentes durante estas fechas, las estimaciones sitúan la demanda en el 75%.

Aunque el turismo nacional ha experimentado un crecimiento del 4,2% en los dos primeros meses de 2012 (con 21,5 millones de viajes), se espera un movimiento menor durante Semana Santa. Los españoles optarían por prescindir de unas jornadas de asueto ante una coyuntura tan negativa. Los destinos más perjudicados por esta decisión son los situados en la cornisa cantábrica, una de las preferencias de los españoles que deciden irse de viaje.

Justo lo contrario ocurre con los turistas llegados de los principales mercados emisores, como Reino Unido, Alemania o Francia. “Hay una cierta visibilidad de recuperación en esos países y eso favorece que haya más movimiento”, apunta el socio responsable de Turismo de la firma PwC, Álvaro Klécker. Los efectos de las revueltas y la consiguiente inestabilidad social en Egipto y Túnez, cuya incidencia fue fundamental el pasado año, siguen beneficiando al sector.

La esperanza mueve a un negocio que disfruta de su buen momento. Los turistas dejan más dinero que el año pasado, como demuestran los datos publicados por Egatur. El informe elaborado por la Secretaría de Turismo del Gobierno especifica que el gasto medio por turista ha subido los dos primeros meses del año un 1,9%, alcanzando los 969 euros. La media diaria también se ha incrementado, en este caso un 10,4% y llega a los 103 euros. El sector confía en que la dinámica positiva no se rompa durante Semana Santa.

Pendientes de la lluvia

Las agencias de viajes se muestran optimistas en relación con la evolución de las reservas para Semana Santa. Mantener el ritmo del año pasado es el objetivo fundamental que esperan alcanzar con las reservas de última hora. “Por una cuestión económica y climatológica, muchos indecisos toman la decisión de viajar pocos días antes”, explica Rafael Gallego, presidente de la Confederación Española de Agencias de Viajes y Turoperadores (CEAVYT).

Aunque los meteorólogos anuncian nubosidad y lluvia para los próximos días, la buena temperatura de los últimos días podría haber animado a una buena cantidad de españoles a desplazarse. La buena trayectoria del sector turístico ha beneficiado también a las agencias. El número de negocios llegó a los 10.301 a finales de 2011, lo que representa un incremento del 0,4% respecto a 2010, cuando los datos se vieron lastrados por la quiebra de Marsans.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_