Guindos: “España va a dejar de ser un problema para la Unión”

España afronta hoy en Copenhague una posición que va entre lo “difícil” y lo “muy difícil”

El ministro Luis de Guindos, a su llegada al Eurogrupo.
El ministro Luis de Guindos, a su llegada al Eurogrupo.Torkil Adsersen (EFE)

“España va a dejar de ser un problema para la Unión”. Las declaraciones del ministro Luis de Guindos a su entrada al Eurogrupo informal de Copenhague se pueden entender justo en sentido contrario: España es en este momento la principal fuente de preocupación de Europa por su prima de riesgo, por su paro, por la contestación en las calles, por la recesión que viene y porque en realidad es el tubo de ensayo en el que más claramente se va a demostrar si la obsesión por la austeridad europea es una salida o una condena.

Guindos presenta hoy ante sus socios los Presupuestos del Estado para 2012 a la misma hora que el titular de Hacienda, Cristóbal Montoro, los expone ante los ministros: “Van a ser unos presupuestos comprometidos con la austeridad y va a sentar las bases de la recuperación económica. Vamos a convencer a nuestros socios”, dijo.

Pero a su entrada a la reunión, más que confianza, los socios han mostrado a las claras sus dudas. “España está en una situación muy difícil”, ha asegurado el comisario de Asuntos Económicos y Monetarios, Olli Rehn. El presidente del Eurogrupo ha sido algo más positivo: “España está en una situación difícil, pero hace todo lo que podemos esperar razonablemente, y por eso estoy menos preocupado [que otros líderes]”. La prima de riesgo escala esta mañana hasta rozar los 3,8 puntos (la diferencia entre el tipo de interés que paga España y el que paga el país más seguro, Alemania. A ese incremento, Juncker ha contrapuesto un lacónico "la evolución de los mercados siempre es preocupante, aunque yo no la tengo en cuenta del todo".

Más información
El Eurogrupo acuerda elevar a 700.000 millones el cortafuegos para la deuda
La UE se plantea sumar 240.000 millones de reserva al fondo de rescate
Bruselas coloca a la economía española bajo estricta vigilancia

Además de los presupuestos españoles, el otro punto fuerte del día ha sido el fondo de rescate europeo, con el objetivo de buscar un compromiso entre Alemania (que se resiste a aumentar su capacidad) y el resto de países y sobre todo el FMI y el G-20, que quieren más potencia de fuego para crear un cortafuegos creíble.

El dinero comprometido en el fondo de rescate temporal (EFSF, por sus siglas en inglés) para los países rescatados se sumará al permanente (MEDE), y los fondos no usados del EFSF se reservarán para ser usados solo en situaciones de emergencia. La ensalada de siglas es proporcional a la de cifras, ya que se especulaba con un aumento de entre el medio billón de euros hasta los 940.000 millones. Sin embargo, la imposición de las tesis alemanas ha acabado por dejarlo en el rango más bajo de las previsiones con 500.000 millones.

Lo más probable era un incremento marginal de los recursos del cortafuegos, tal y como ha acabado por suceder. Esto es esencial para detener el ascenso de las primas de riesgo en Italia y sobre todo España, los dos países que más preocupan en Berlín, en Bruselas y en el centro de convenciones de las afueras de Copenhague en el que se han reunido los ministros de Finanzas europeos.

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Claudi Pérez

Director adjunto de EL PAÍS. Excorresponsal político y económico, exredactor jefe de política nacional, excorresponsal en Bruselas durante toda la crisis del euro y anteriormente especialista en asuntos económicos internacionales. Premio Salvador de Madariaga. Madrid, y antes Bruselas, y aún antes Barcelona.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS