Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OBITUARIO

Sanford McDonnell, el ‘boy scout’ de la aeronáutica

Presidió una de las mayores compañías aeroespaciales

El presidente de McDonnell Douglas, Sandford McDonnell.
El presidente de McDonnell Douglas, Sandford McDonnell.

Sanford McDonnell creía firmemente en la promesa de los boy scouts. Es más, pensaba que se resolverían muchos problemas de la sociedad si el mismo código ético se aplicara al mundo de la empresa o la función pública. Pero es su apellido lo que cuenta su historia. Sandy, como se le conocía desde niño, era el sobrino de Mr. Mac, el patrón de McDonnell Aircraft.

Empezó trabajando para la compañía desde lo más bajo, a pesar de ser el protegido del fundador. Eso fue en 1948, con una paga de 1,26 dólares la hora. Su tío le ofrecía la mitad, pero el chico negoció hasta conseguir lo que consideró que era un sueldo justo. De ahí hasta llegar, en 1972, a la presidencia ejecutiva de McDonnell Douglas. Murió el 19 de marzo, a los 89 años a consecuencia de un cáncer de páncreas.

La compañía fue una de las grandes en la industria aeroespacial, hasta que fue absorbida por Boeing. McDonnel escaló rápido posiciones mientras tocaba todas las teclas de la empresa y se fue formando como gestor. Ya como presidente animó a sus empleados a que le llamaran Sandy, por aquello, decía, de incentivar el trabajo en equipo.

Sanford McDonnell se consideraba ante todo un boy scout, y en sus años al frente del gigante de la defensa elaboró un código ético como reflejo de las normas que le guiaban como persona. No era tanto para regular el trabajo en las plantas de ensamblaje, sino para lidiar mejor ante situaciones de conflictos de intereses, sobornos a funcionarios y con las contribuciones políticas.

McDonnell nació en Little Rock (Arkansas). Su padre era banquero. Estudió Económicas en la Universidad de Princeton e Ingeniería Mecánica en Colorado. Durante la Segunda Guerra Mundial sirvió para la Armada, incluidos dos años en el programa secreto que desarrolló la bomba atómica.

En aquella época, el relevo en las empresas familiares se hacía entre miembros del clan. Pero McDonnell necesitó un juego de casualidades para colmar su escalada. De hecho, el mejor colocado para suceder al legendario Mr. Mac era David Lewis, el segundo de mando. También estaban por medio sus primos. Lewis pasó a la competencia y los hijos del fundador eran muy jóvenes. El nombre del ejecutivo se asocia también con el desarrollo del caza F4 Phantom II.

Tras 16 años al frente, soltó los mandos en 1988. En menos de una década, la compañía pasaría a integrar la estructura de Boeing. Lo único que queda de la sociedad son las siglas MD en aviones que integran las flotas de aerolíneas como Iberia

.

Antes de jubilarse, Sandy McDonnell fue presidente de la Boy Scouts of America. De niño logró hacerse con la estrella de los scouts. De adulto consiguió el águila. Además de hombre de negocios, se dedicó a la filantropía. Presidió, por ejemplo, el programa educativo para escuelas públicas CharacterPlus.