Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Seat sufre su cuarto año de pérdidas en 2011 por la caída de las ventas en España

El presidente de Volkswagen cobró 17 millones el año pasado, el doble que en 2010

México y el resto de Europa reducen las pérdidas operativas de la marca española un 27%

El consejero delegado de Volkswagen, Martin Winterkorn.
El consejero delegado de Volkswagen, Martin Winterkorn. EFE

Seat, filial del grupo alemán Volkswagen, registró en 2011 el cuarto año seguido en números rojos, por el lastre de la debilidad del mercado del sur de Europa, especialmente España. Aun así, el fabricante de automóviles redujo las pérdidas operativas un 27%, hasta 225 millones de euros, por el impulso de las ventas en Alemania, Francia, Reino Unido y México, y prevé entrar en beneficios en 2013. Seat es la única marca en rojo del gigante Volkswagen, cuyo beneficio neto se duplicó en 2011, al igual que el salario de su presidente, Martin Winterkorn, que se embolsó 17,5 millones de euros.

El conglomerado alemán, el mayor fabricante europeo, el segundo del mundo tras General Motors y propietario de marcas como Audi, Skoda, Seat, Bentley y Scania, ha explicado hoy los detalles de los resultados publicados hace unas semanas: beneficio neto de 15.800 millones, el doble que en 2010, e incremento de las ventas del 25,6%, hasta 159.300 millones, gracias al impulso del negocio en Estados Unidos y en países emergentes, como China.

Todas las filiales consiguen aumentar sus ventas, incluida Seat, que entregó 350.000 coches en 2011, un 3,1% más, y vio crecer su cifra de negocio un 7,1%, hasta 5.393 millones. Aunque en España la marca de Martorell sigue siendo por segundo año líder de ventas gracias al tirón de modelos como el Ibiza y el León, la debilidad general del mercado y el coste del desarrollo de nuevos modelos (este año ha estrenado el Mii, su utilitario más pequeño, y se dispone a lanzar nuevas versiones del León, el Ibiza y el Toledo) han pasado factura al resultado operativo.

“Seat tiene mucho éxito en mercados del sur de Europa, pero se han visto muy afectados por la crisis de la deuda”, ha afirmado Christian Klingler, vicepresidente y responsable de ventas del grupo en la conferencia de prensa organizada en la sede de Volkswagen en Wolfsburgo, en el norte de Alemania. Seat apuesta por los nuevos modelos y la entrada este año en el mercado chino para registrar beneficios.

En el conjunto del grupo alemán, los resultados récord obtenidos el año pasado, en un momento en el que otros fabricantes lo están pasando mal, eran motivo de alegría para sus directivos por partida doble: los ocho miembros del Comité de Dirección se han embolsado 70 millones de euros en total, el doble que en 2010. El que más ganó (entre sueldo y bonus) fue Winterkorn, que recibió 17,5 millones de euros, frente a los 9,3 millones del ejercicio anterior, y se mantiene por segundo año como el ejecutivo mejor pagado de la economía alemana.

“Nosotros no somos como algunos banqueros, que han recibido dinero y no han dado resultados”, se defendió el presidente, que añadió que la mitad de ese dinero se lo paga a Hacienda. El español Francisco Javier García Sanz (responsable de compras) cobró 7,7 millones, frente a los 4,6 millones de 2010. La plantilla de Volkswagen en Alemania (97.700 empleados) recibió una prima de 7.500 euros. El objetivo de Volkswagen es mantener el beneficio en 2012, impulsado por las nuevas versiones del Audi A3 y el Golf para animar las ventas en Europa.

Además de los salarios de los ejecutivos, otra decisión polémica fue el nombramiento de la esposa del presidente del Consejo de Supervisión de Volkswagen, Ferdinand Piech, como miembro de ese consejo. La incorporación de Ursula Piech incrementará a cinco el número de representantes de la familia Piech-Porsche, que es accionista del grupo, en el Consejo de Supervisión. Ursula Piech es maestra de educación infantil “con cualificaciones adicionales en economía y leyes”, según la empresa.