Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

EADS duplica beneficios y cierra 2011 con resultados de récord gracias a Airbus

Gallois pide un acuerdo sobre las emisiones entre la UE y el Gobierno de China

El incremento de los pedidos de aviones a Airbus y Eurocopter impulsan las ganancias

Un Airbus A320 de Air Asia en Kuala Lumpur.
Un Airbus A320 de Air Asia en Kuala Lumpur. AFP

El consejero delegado del grupo aeroespacial EADS, Louis Gallois, no ha podido disimular su satisfacción en la presentación de los resultados de 2011, realizada hoy en París. Casi todos los indicadores han sido superiores a lo previsto y, en muchos casos, incluso han supuesto récords históricos. Además, se han conseguido en un "contexto volátil marcado por la crisis”, lo que daba más motivos para la alegría de Gallois.

La cartera de pedidos, uno de los capítulos más importante en la industria de la aviación, se ha situado en 541.000 millones de euros, de los que 131.000 millones corresponden a los recibidos en 2011. Los ingresos han aumentado un 7% hasta alcanzar los 49.128 millones y los beneficios netos casi se han duplicado al pasar de los 553 millones de 2010 a 1.033 millones.

El beneficio por acción ha sido de 1,27 euros y el consejo de administración ha decidido repartir un dividendo de 0,45 euros. En cuanto a la liquidez financiera, aunque se ha reducido en un 2%, se sitúa en 11.681 millones de euros con los que, entre otras cosas, esperan seguir potenciando su política de diversificación.

Aunque la alegría va por barrios. El peso específico de Airbus y su crecimiento comercial y el aumento de la actividad en Eurocopter han superado con creces los leves descensos que han registrado las otras dos divisiones del grupo: Cassidian y Astrium.

En cuanto a las previsiones para este año, en el que deberían entregar 570 aviones comerciales, EADS espera seguir creciendo en ingresos por encima del 6%. Los cálculos de aumento del volumen de ventas, tanto en Airbus como en Eurocopter, les llevan a calcular un ebit (beneficios antes de intereses e impuestos) superior a los 2.500 millones de euros. También prevén un beneficio por acción por encima de los 1,65.

En cuanto al futuro algo más lejano, el fabricante reconoce que dependerá del grado de cumplimiento de programas complejos como el del avión de transporte militar A400M, que se ensambla en Sevilla, el del gigante A380 y el del nuevo A350, de acuerdo con los compromisos adquiridos con los clientes.

En la rueda de prensa de Gallois, que dejará las riendas del grupo el 31 de mayo, el ejecutivo ha animado al equipo sucesor -que estará encabezado por el alemán Tom Enders- a que sigan desarrollando el "sueño europeo" construido en los 12 años de vida de EADS y que supone que un grupo de empresas del Viejo Continente se haya situado a la misma altura que los mayores gigantes norteamericanos. "Han de seguir manteniendo el reto y el desafío que supone una compañía motor de cambios importantes", ha insistido.

Para ello, en opinión de Gallois, deberán aportar nuevas ideas y hacer frente a las interferencias extranjeras, ha añadido en clara alusión a las recientes presiones del Gobierno alemán, que quiere trasladar la sede central del grupo desde Tolouse, y a las insinuaciones de Berlín de reclamar los 1.500 millones de euros aportados en préstamo para el desarrollo del A350.

En este punto, Gallois ha seguido defendiendo "un diálogo sereno", no solo con las autoridades alemanas, sino con todos los Gobiernos. También ha abogado por continuar con el esfuerzo de "mantener unas relaciones basadas en la confianza mutua y la cooperación”. Así, ha comentado que todos los grandes grupos industriales se ven sometidos a la presión de los Gobiernos aunque en algunos casos, como el suyo, sean más evidentes. No obstante, ha recalcado que su gestión se realiza en defensa de los intereses de los accionistas y al margen del Gobierno que sea. En este sentido, ha recordado que su mercado financiero más importante es Estados Unidos, seguido de Francia y Reino Unido.

Gallois también se ha quejado, una vez más, de la política de la Unión Europea sobre el comercio de emisiones contaminantes y espera que finalmente se llegue a un acuerdo dentro del marco de la OACI (las autoridades reguladoras aeronáuticas). De esta manera, se podrían evitar amenazas como la reciente de China de rechazar las compras de aeronaves europeas si se imponen las tasas previstas a sus líneas aéreas.