ENCUENTRO FINANCIERO INTERNACIONAL

La banca acusa a los políticos de organizar una campaña en su contra

El Sabadell pide que el sector bancario no pague el rescate de las entidades

Jaime Guardiola, consejero delegado del Sabadell, María Dolores Dancausa, su homóloga en Bankinter, Javier Moreno, director de EL PAÍS, Roberto Higuera, vicepresidente del Popular, y Francisco Verdú, consejero delegado de Bankia.
Jaime Guardiola, consejero delegado del Sabadell, María Dolores Dancausa, su homóloga en Bankinter, Javier Moreno, director de EL PAÍS, Roberto Higuera, vicepresidente del Popular, y Francisco Verdú, consejero delegado de Bankia.ULY MARTÍN

Los responsables de cuatro de las principales entidades españolas han coincidido hoy en que la reestructuración del sector todavía no está finalizada y que no es justa la mala imagen que tienen en la sociedad. En la mesa debate sobre el futuro de la banca realizada en el Encuentro Internacional de Bankia, María Dolores Dancausa, consejera delegada de Bankinter, ha sido la más clara al acusar directamente a los políticos de organizar “campañas de agitación y propaganda contra la banca para evitar buscar sus responsabilidades”. Por otro lado, Francisco Verdú, número dos de Bankia, ha abogado por volver al oficio de los banqueros tradicionales, que es la banca comercial, y ha admitido parte de la responsabilidad del sector en la mala imagen que se han granjeado: "Los banqueros son culpables de falta de rigor, de liquidez, de tener una visión de corto plazo y de los problema de las retribuciones, sobre todo en el extranjero", ha admitido.

Dancausa, durante sus intervenciones, ha echado la culpa a los políticos de la crisis económica y financiera, así como les ha acusado de convertir al sector en el chivo expiatorio de los problemas para no buscar sus propias responsabilidades. También ha dicho que “algunos medios de comunicación” han seguido esta línea “porque ayuda a vender". "El resultado ha sido la mala imagen que la sociedad tiene de los bancos”, ha resumido. Para la primera ejecutiva de Bankinter, “algunas cajas de ahorros” también han hecho mucho daño al conjunto del sector por la mala praxis de algunos directivos que “se han creído que el dinero no era de nadie”. También ha hablado de “las sinvergonzadas que se hacen en este sector” de unos pocos pero que tienen unas enormes repercusiones sociales y, por este motivo, ha instado a poner coto a todo el que se salga de las normas.

Algunos directivos de cajas de ahorros se se han creído que el dinero no era de nadie” Mª Dolores Dancausa, Bankinter

El consejero delegado de Bankia, Francisco Verdú, ha admitido también que la banca tiene su parte de la culpa en todo lo que ha pasado, aunque ha matizado que no son "los únicos culpables". Eso sí, toca mejorar en cuestiones como la transparencia, ha añadido a continuación. Verdú ha abogado por volver al oficio de los banqueros tradicionales, a la banca comercial, tras unos años de boom en los que, ha recordado que las agencias de rating te bajaban la nota si solo crecías al 20% en préstamos, lo que aceleró el crecimiento. “Los banqueros son culpables de falta de rigor sobre la liquidez, de una visión de corto plazo y de los problemas con las retribuciones, sobre todo en el extranjero”, ha concluido.

La reforma ha dejado entidades con gran debilidad y falta dar el siguiente paso" Jaime Guardiola, Sabadell

Por su parte, el consejero delegado del Banco Sabadell, Jaime Guardiola, ha reconocido que ha habido algún caso de mala praxis, aunque han sido muy pocos, y ha asegurado que, frente a esos casos, habría sido necesario un mayor esfuerzo de comunicación, “que a veces es difícil por la pelea competitiva” en que están inmersas las entidades. “Pero deberíamos hacerlo cuanto antes”, ha insistido. Guardiola ha destacado que “es injusto que no se diga que los accionistas han pagado la crisis de la banca con la depreciación de sus inversiones en un 60% o 70% de las acciones bancarias”.

Para Roberto Higuera, vicepresidente del Banco Popular, la mala imagen en España “es producto de una contaminación de los problemas de los banqueros en el extranjero, donde se han tenido que rescatar muchos bancos con dinero público”.

¿Quién paga los rescates?

Otro de los asuntos tratados en el debate, que fue moderado por Javier Moreno, director de EL PAÍS, fue el de quién paga la factura de la crisis bancaria. Jaime Guardiola, desde el Sabadell, ha considerado que si la banca tiene que hacerse cargo del rescate de las entidades con problemas "se estará poniendo plomo" en sus alas. "Sería como colocar un nuevo impuesto en un sector ya muy lastrado por diferentes cargas", ha advertido antes de añadir que, sin ayudas públicas, las grandes entidades no acudirán al rescate de las cajas o bancos con problemas.

La banca puede aguntara años de morosidad, pero no una perpetua falta de liquidez" Roberto Higueras, Popular

Hasta ahora el Gobierno ha establecido que sea el Fondo de Garantía de Depósitos (FGD) de los bancos quien financie los rescates. Asi el FGD ha colocado 5.245 millones en la CAM, entidad que precisamente ha adquirido el Sabadell. Además, el fondo deberá hacer frente al 80% de los créditos morosos que aparezcan en la cartera de la la caja, excepto a los primeros 4.000 millones que se financiarán con provisiones. El Sabadell ha calculado que podrían hacer falta unos 12.000 millones adicionales para tapar los agujeros de la entidad alicantina. Sin embargo, estas cifras no son asumibles por el FGD, por lo que necesitaría endeudarse en miles de millones que pagaría la banca en primera instancia y sus clientes en definitiva.

Muchas entidades no han hecho su ajuste, sobran oficinas y se recortarán plantillas" Francisco Verdú. Bankia

Además, los ponentes han alertado de que la reforma no acabará con el nuevo decreto del Gobierno para sanear el sector, aunque sí han afirmado que les parece que va en la buena dirección. Desde el banco Popular, Roberto Higuera, que también está en el consejo del fondo de rescate, ha insistido en la necesidad de que las entidades fuertes reciban ayudas para integrar a las débiles, aunque no ha querido aventurarse a dar un número de los bancos o cajas que quedarán cuando termine la segunda oleada de fusiones y adquisiciones.

Guardiola ha apuntado que la reforma “ha dejado entidades con gran debilidad y el paso siguiente no está resuelto", y ha insistido en que sin ayudas, "los grandes jugadores no entrarán". Para Verdú, todavía queda mucha tarea por delante, ya que “gran cantidad de entidades no han hecho su ajuste, sobran muchas oficinas y el mapa futuro tendrá plantillas más ajustadas”. Sobre la vuelta del crédito, Verdú ha avanzado que Bankia quiere prestar este año 8.000 millones y que está seleccionando las empresas, "pero estamos rozando el límite de lo que podemos prestar porque no hay más demanda".

Por último, en el debate se ha tratado el problema de los desahucios, sobre el que las entidades se han mostrado coincidentes en su apoyo a las medidas del Gobierno. También han considerado que el número real no son las 300.000 operaciones que figuran en los registros judiciales. Incluso todos ellos han declarado que, prácticamente, no hacían ninguna ya que siempre buscaban la refinanciación del cliente y alargar los plazos. El Popular, por ejemplo, ha dicho que han refinanciado el 13% de las hipotecas y Bankia ha comentado que han buscado soluciones financieras a más de 100.000 clientes.

Archivado En:

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50