Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Repsol obtiene 2.193 millones de euros en 2011, un 53% menos que el año anterior

La compañía incorpora en su informe anual el acuerdo con Sinopec en Brasil

El presidente de Repsol, Antonio Brufau.
El presidente de Repsol, Antonio Brufau. EFE

Repsol obtuvo un beneficio neto de 2.193 millones de euros en 2011, lo que supone una reducción del 53,3% respecto al ejercicio 2010, que incorporó el efecto del acuerdo con Sinopec en Brasil, según informó el grupo. En caso de excluir los extraordinarios de 2010, el resultado de la petrolera del pasado año se sitúa en 2.173 millones, un 7,9% menos que en el ejercicio precedente.

Repsol indicó que sus cuentas de 2011 se vieron también afectadas por "factores externos", como el conflicto de Libia, y las huelgas y la suspensión del programa Petróleo Plus de Argentina. El resultado bruto de explotación (Ebitda) de la compañía que preside Antonio Brufau descendió un 8,2%, hasta situarse en 8.440 millones de euros.

Durante 2011, la producción de hidrocarburos del grupo alcanzó los 298.800 barriles equivalentes de petróleo al día, cantidad un 13,2% inferior a la de 2010, principalmente por la menor producción de líquidos en Libia y la mayor actividad de mantenimiento en Trinidad y Tobago.

Las inversiones de explotación del upstream (exploración y producción) realizadas por Repsol el pasado ejercicio ascendieron a 1.813 millones de euros, un 62% superiores respecto a las de 2010. La inversión en desarrollo de campos representó un 43% del total y se realizó principalmente en Estados Unidos, Bolivia, Trinidad y Tobago, Venezuela, Perú y Brasil. Las inversiones de exploración supusieron un 40% del total y se desarrollaron fundamentalmente en Estados Unidos, Brasil y Angola.

En un comunicado enviado esta mañana, la empresa destaca la puesta en marcha de nuevos proyectos como el inicio del desarrollo del megacampo de gas Cardón IV en Venezuela, el hallazgo de un nuevo pozo en Brasil y el aumento de producción en los campos Margarita-Huacaya, en Bolivia, y Shenzi, en Estados Unidos. Además, la compañía recibió en 2011 la aprobación de las autoridades para empezar a trabajar en unos campos de gas en Argelia.

El resultado de explotación recurrente de la división de gas natural licuado ascendió a 388 millones de euros, un 205,6% más que los 127 millones del año anterior. Los mayores márgenes de comercialización y las operaciones en la planta de Perú LNG son las causas fundamentales del fuerte aumento en este aspecto.

El resultado de explotación en downstream (refino, márketing, GLP, trading y química) fue de 1.223 millones de euros, un 17,1% inferior a 2010. Las inversiones en esta área ascendieron a 1.712 millones de euros y se destinaron a proyectos de conversión del complejo de Cartagena la Unidad Reductora de Fuelóleo de Bilbao.

YPF

El resultado de explotación de YPF ascendió a 1.352 millones de euros, un 16,8% inferior a 2010 debido, según la compañía, a las huelgas sobre la producción de crudo, el aumento de los costes y la mencionada suspensión del programa Petróleo Plus. La producción de hidrocarburos de YPF fue de 495.100 barriles de petróleo al día, un 8,5% menos que el año anterior. El incremento de la tasa de reemplazo de reservas de YPF alcanzó el 112% en 2011, desde el 84% en 2010, siendo la tasa de reemplazo de crudo del 169%, frente al 100% del año anterior.

Las inversiones en explotación de YPF alcanzaron 2.182 millones, de los que 1.499 se destinaron a exploración y producción. Un 72% de esas inversiones se destinaron a proyectos de desarrollo y un 18% a exploración, donde 128 millones se gastaron en Vaca Muerta.

En cuanto a Gas Natural Fenosa, el resultado de explotación alcanzó los 821 millones, un 3,3% menos que en 2010. La compañía atribuye este mínimo descenso a los resultados de comercialización de electricidad en España, a la menor distribución eléctrica en Latinoamérica y la ausencia de resultados por desinversiones en 2010 y 2011. Aun así, los márgenes de comercialización mayorista de gas se incrementaron y los resultados de distribución de electricidad en España fueron mejores. Sus inversiones en explotación alcanzaron los 582 millones.