El Tesoro obtiene una alta demanda en una emisión sindicada de 4.000 millones

Se trata de la primera operación para creadores de mercado en un año El Gobierno quiere aprovechar la buena acogida de las últimas subastas

Ante la buena acogida que han tenido las últimas subastas de deuda española, el Tesoro Público ha colocado hoy 4.000 millones de euros en bonos a diez años a través de una emisión sindicada, en la que la rentabilidad anual se ha quedado en el 5,4%, sensiblemente inferior a la de la primera emisión de este mismo bono. La operación consiste en emitir más deuda con una referencia que ya está en circulación y con la que el Tesoro captó en enero 7.340 millones, por lo que ahora ya suma 11.340.

En una colocación sindicada son los bancos los que hacen una prospección de mercado y adjudican los títulos a los inversores, a diferencia de las habituales subastas, en las que el Tesoro recibe directamente las órdenes de suscripción. Las operaciones sindicadas suelen ser de mayor volumen que las subastas y menos frecuentes, aunque no tienen nada de extraordinario en la estrategia de financiación del Tesoro.

Hace prácticamente un año, el instituto emisor también realizó una subasta sindicada con la que puso en el mercado 6.000 millones de euros a un 5,6%. En esta ocasión ha contado con una gran acogida en el mercado, tanto por el volumen de demanda como por la distribución de inversores. El Tesoro ha recibido órdenes por más de 7.800 millones de euros, con una participación del 80% de los inversores no residentes. Los que más han demandado han sido los bancos (con 39%), seguidos de los bancos centrales e instituciones oficiales (27%) y gestoras de fondos (20%). 

Según una de las entidades que han participado, la intención era emitir entre 3.000 y 4.000 millones de euros. Pero gracias a que la demanda de los inversores duplicó la oferta, se colocó el máximo previsto. Los bancos colocadores han sido Barclays, BBVA, Deutsche Bank, Goldman Sachs, Santander y Société Générale. El secretario de Estado de Economía, Fernando Jiménez-Latorre, señaló horas antes del cierre de la  emisión la buena acogida que estaba teniendo la colocación.

En el mercado secundario de deuda, que es donde se intercambian los títulos de deuda una vez emitidos, el anuncio (no confirmado por el Tesoro) ha sido recibido con un repunte en el sobreprecio exigido a los bonos de España a 10 años. Por este motivo, la prima de riesgo, que es el indicador que mide este diferencial, ha cambiado de tendencia y ha subido en unos 15 puntos básicos frente al cierre de ayer hasta superar los 325.

Según ha valorado el analista jefe de Intermoney, José Carlos Díez, la operación ha motivado un "aumento de la prima, pero mejora de la liquidez". "Es una buena señal de que hay apetito inversor y es una decisión acertada", ha añadido.

Sobre la firma

Álvaro Romero

Redactor del equipo de Redes Sociales y Desarrollo de Audiencias en EL PAÍS. Es licenciado en periodismo por la Universidad Complutense de Madrid.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS