La crisis del euro

Moody's coloca otro rejón a la triple A francesa

La agencia afirma que París es voluntarista pero que existen "factores de riesgo fuera de su control"

La agencia Moody's ha vuelto a reavivar hoy las dudas sobre la triple A francesa, la máxima nota crediticia, al afirmar que "la subida de las tasas de interés de los bonos franceses en el mercado, y el deterioro de la perspectiva de crecimiento pueden tener consecuencias negativas" sobre la calificación de su deuda.

Los costes de financiación "elevados y persistentes", añade Moody's, "podrían acrecentar las dificultades que afronta el Gobierno, unidos a una perspectiva de crecimiento que ha empeorado, con implicaciones de crédito negativas". Traducido al román paladín, una nueva amenaza, esta vez más explícita, de desclasar la nota francesa a mediados de enero, la fecha que la propia agencia se dio en octubre para tomar una decisión.

Más información
S&P y la retirada de la AAA francesa: ¿error o ensayo?
La agencia Fitch advierte de que la AAA francesa está en peligro si la crisis se agrava

La agencia recuerda que la semana pasada, el diferencial entre las tasas de los títulos a diez años franceses y los alemanes sobrepasó por primera vez los 200 puntos básicos, "un récord desde la creación de la zona euro". La cifra supone que París debe pagar el 3,7% por financiar su deuda, más del doble de lo que le cuesta a Berlín colocar sus bonos. Hoy, su prima se movía sobre los 165 puntos básicos, 15 más que el viernes, en un día en el que la situación de la deuda de todos los países bajo sospecha están empeorando.

Moody's calcula que el alza de 100 puntos básicos supone un sobrecoste anual de 3.000 millones de euros para las arcas del Estado, y subraya la evidencia de que, que con la previsión gubernamental del 1% de crecimiento para 2012, una tasa de interés más pesada "hará más difícil el objetivo de reducción del déficit".

La agencia estima que el Gobierno es sin duda voluntarista, pero que algunos factores de riesgo, sobe todo "las perspectivas de crecimiento y la crisis de la deuda europea", están fuera de su control. Y destaca el principio del círculo vicioso: "las medidas de austeridad fiscal, que elevan una presión fiscal ya de por sí alta, pueden comprometer el crecimiento, lo que puede suponer la necesidad de más austeridad fiscal".

En las Bolsas, la nota de la agencia también ha ayudado a decantar las ventas en el principal índice de París. A mediodía, el Cac 40 bajaba un 2,8% con la banca al frente de los recrotes. Fuentes del Ministerio de Economía citadas por Le figaro ven una correlación entre las dudas sobre el sector financiero y la situación italiana. Los mercados tienen en la cabeza que los bancos franceses están muy expuestos en Italia y cuanto más se degrade la situación de nuestro vecino más importante es el peligro para nuestros bancos.

La nota de Moody's concluye de forma realista que "el modelo social francés no podrá ser financiado si no se preserva la economía francesa", subrayando que las medidas tomadas por Europa para luchar contra la crisis de la deuda "pueden tener un impacto sobre las cuentas de los bancos y afectar a su capacidad de financiar la economía". Factor que podría tener a su vez un impacto sobre las cuentas públicas si el Gobierno se viera obligado a sostener a la banca.

En definitiva, Francia, al igual que Italia y España, parece abocada a quedarse atrapada en un bucle endiablado del que no parece haber salida.

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, en un acto en Avignon la semana pasada.
El presidente francés, Nicolas Sarkozy, en un acto en Avignon la semana pasada.GUILLAUME HORCAJUELO (EFE)
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS