Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Papademos: "La labor del nuevo Gobierno es demasiada para el periodo previsto"

El nuevo primer ministro se enfrenta hoy a la troika y al Parlamento griego.- Afirma que la permanencia de Grecia en el euro es la única opción para el país y se ha mostrado partidario de ampliar la base impositiva y combatir la evasión fiscal

El nuevo primer ministro griego, Lukas Papademos, ha defendido la permanencia de Grecia en el euro es la única opción para el país y se ha mostrado partidario de ampliar la base impositiva y combatir la evasión fiscal. En su primer discurso ante el Parlamento griego antes de la votación de la moción de confianza a su gobierno, Papademos ha confiado también en que el Gobierno de unidad que encabeza no sea un "paréntesis" sino que sirva de "puente" hacia días mejores para el país.

Asimismo, ha subrayado la necesidad de reformas estructurales inmediatas y efectivas, ha prometido que se seguirá adelante con las privatizaciones como estaba previsto, ha denunciado que las políticas existentes han empeorado la recesión y el desempleo en el país y ha aprovechado para pedir nuevamente la "unidad nacional" para sacar a Grecia de su situación actual. Papademos ha advertido de que la labor que tiene por delante su ejecutivo es demasiado grande para el periodo de cien días para el que se acordó su designación entre el anterior gobierno y la oposición, que debería expirar el próximo febrero.

En su discurso ante el Parlamento griego, el exvicepresidente del BCE ha señalado que su principal prioridad es conseguir el sexto tramo del primer paquete de rescate a Grecia y la segunda completar las conversaciones con la UE, el FMI y el BCE para el segundo paquete de rescate. Por otra parte, Papademos ha advertido de que el déficit presupuestario del país será del 9% del PIB para finales de año y ha reconocido que pese a los avances realizados Grecia se encuentra todavía en un momento crítico.

El nuevo primer ministro ha afirmado que el nuevo Gobierno de unidad nacional aplicará los compromisos alcanzados con sus acreedores para poder seguir recibiendo ayuda económica internacional. "La principal tarea de este gobierno es aplicar las decisiones de la cumbre [de la UE del pasado 26 de octubre]", ha explicado al abrir con su intervención un debate parlamentario que culminará el miércoles con un voto de confianza al nuevo Ejecutivo respaldado por socialdemócratas, conservadores y ultraderechistas. "Si estas decisiones se aplican y se toman las medidas asociadas a ellas, Grecia puede mirar al futuro con confianza", ha agregado el exvicepresidente del Banco Central Europeo, que liderará un ejecutivo de transición.

Ha sido un intenso primer día de trabajo para el nuevo jefe del Gobierno de Grecia, después de haber jurado su cargo el viernes. Papademos, exvicepresidente del Banco Central Europeo (BCE), ha presentado en el Parlamento los principales objetivos de su programa económico para los próximos meses -en él se supone que habrá fuertes recortes para garantizar el segundo rescate financiero- y dar así comienzo a un debate que culmine la moción de confianza que se vota el miércoles.

El reto para el nuevo Gobierno no a va a ser fácil. El líder del partido conservador Nueva Democracia, Antonis Samaras, ha asegurado hoy que su partido no respaldará nuevas medidas de austeridad y ha considerado que las políticas que reclaman la UE y el Fondo Monterio Internacional (FMI) deberían modificarse. "No votaremos a favor de ninguna nueva medida", ha señalado Samaras en un encuentro con los diputados de su partido, antes del inicio de la sesión parlamentaria para la adopción de la moción de confianza sobre el nuevo Gobierno de unidad nacional que preside Lucas Papademos.

La oposición no apoya nuevos ajustes

Asimismo, según recoge Reuters, Samaras ha dejado claro que no firmará ninguna carta de compromiso con las medidas de austeridad exigidas por la UE y el FMI para recibir un nuevo fondo de rescate, como le ha reclamado el comisario europeo de Asuntos Ecónomicos, Olli Rehn, y ha defendido que su promesa verbal debería ser suficiente. El líder opositor ha querido también dejar claro que el Ejecutivo de Papademos "no es un gobierno de coalición". "Solo sería una coalición si tuviéramos en común objetivos políticos", ha afirmado, asegurando que "las críticas a la política seguida por el Gobierno de Papandreu en los dos últimos años no terminan aquí".

Nueva Democracia ya se opuso a las medidas de austeridad que se exigieron a Grecia a cambio del primer rescate financiero, reclamando una bajada de los impuestos y más incentivos para las empresas. El nuevo Gobierno de Papademos deberá negociar ahora las condiciones del segundo plan de rescate.

Además, los inspectores de la troika -formada por la Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional- han llegado hoy a Atenas. Más que a los diputados, cuyo respaldo está garantizado por las principales fuerza políticas, es a Bruselas y al FMI a quienes Papademos tiene que convencer de la solidez de su plan, ya que Grecia necesita recibir cuanto antes los 8.000 millones de euros pendientes del primer plan de salvamento financiero. "Esta será una visita corta para tomar contacto con el nuevo Gobierno", dijo una fuente cercana a la troika citada por Reuters, ya que "se espera para diciembre una misión más prolongada que examine las políticas de forma concienzuda". La agenda del nuevo primer ministro griego también incluye la reunión del Eurogrupo el Bruselas el próximo jueves.

Aunque las fuerzas de izquierdas rechazan el pacto -que incluye la entrada en el Gobierno de la extrema derecha, el partido LAOS-, los griegos respaldan mayoritariamente la formación de este gobierno interino en el que el ex vicepresidente del BCE releva al socialista Yorgos Papandreu, a juzgar por los sondeos que publicaron ayer los medios.

Un 55% lo considera positivo, mientras que un 18% lo ve negativo y otro 27% no se pronuncia, según la encuesta elaborada el viernes entre 1.200 personas y publicada por Kathimerini. El sondeo que publicó el dominical To Vima marcaba la misma línea. Entre el millar de consultados sobre "la elección de Papademos", un 73% mostraba su conformidad, mientras que un 20% lo vio como un error. En la encuesta del instituto de investigación Kapa, el Gobierno de concentración es aprobado por el 60%, frente a un 35% que se muestra en contra.