Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La crisis del euro

Las grandes potencias se comprometen a reactivar la demanda para evitar otra recesión

China, EE UU, Japón y Alemania asumen medidas de inversión pública y estímulos al consumo.-El G-20 concluye sin acuerdo sobre una nueva ampliación de recursos en el FMI.- Los emergentes, reacios a poner dinero en el fondo de rescates

Sarkozy saluda a Ángel Gurría, presidente de la OCDE, en la foto de autoridades financieras y económicas.
Sarkozy saluda a Ángel Gurría, presidente de la OCDE, en la foto de autoridades financieras y económicas. EFE

Las cuatro principales economías mundiales se han comprometido, en la cumbre del G-20 que acaba hoy en Cannes, a reactivar la demanda interna ante la amenaza, cada vez más cierta, de una recesión en los países avanzados. En el bautizado como Plan de Acción de Cannes, China, EE UU, Japón y Alemania han incorporados propuestas para estimular el consumo privado y aumentar el nivel de inversión, pública y privada. El borrador del comunicado final, eso sí, mezcla buenos propósitos, medidas ya anunciadas y algunas novedades.

Las aportaciones de EE UU y Japón son ya conocidas. La Administración de Barack Obama pone sobre la mesa su plan para reactivar el empleo, con medidas fiscales y nuevas obras públicas, que no ha conseguido todavía el visto bueno del Congreso. Y Japón aporta su multimillonario plan de reconstrucción tras el terremoto del pasado mes de marzo.

Las principales novedades vienen de Berlín y Pekín. El Gobierno de Angela Merkel se compromete a "tomar medidas para incrementar su demanda interna" y eliminar "ineficiencias" que llevan a un nivel demasiado bajo de inversión y demasiado alto de ahorro. Pekín, por su parte, asume que debe "fortalecer las redes sociales, incrementar los ingresos de las familias y cambiar el patrón económico". Medidas que serán "reforzadas" por el proceso "en marcha" que promueve una mayor "flexibilidad" en el tipo de cambio del yuán. "Eso permitirá reducir la acumulación de reservas extranjeras", añade el comunicado.

Las propuestas, sin ser concretas, permitirán al resto de países del G-20 presionar a China y Alemania para que cumpla con sus compromisos. Algo que puede acabar siendo útil en las negociaciones sobre comercio internacional o en las negociaciones en el seno de la zona euro.

Lo que no habrá, según adelantó la canciller alemana, Angela Merkel, será un acuerdo sobre cómo elevar los recursos del Fondo Monetario Internacional, aspecto que se posterga a próximas cumbres ante la dificultad para atender las exigencias de poder de los emergentes.

Merkel añadió que también será "muy difícil" que algunos de las grandes potencias emergentes, como China, participe en las nuevas modalidades de inversión que explora el fondo de rescates para captar más recursos. Con Grecia e Italia poniendo en entredicho la resolución de la crisis europea y sin contrapartida de poder en el FMI, los emergentes no ven ganancia alguna.

Lagarde asegura que podrá ampliar los recursos del FMI "sin límite"

El G20 ha cerrado hoy la polémica sobre la aportación de nuevos fondos al FMI prometiéndole todos los "recursos necesarios" para desarrollar su labor, lo que se traduce, según su directora gerente, Crhistine Lagarde, en una autorización "sin límites".

"Salgo de aquí (la cumbre del G20 en Cannes) con una autorización ara ampliar mis recursos sin un suelo, sin un techo, sin límites. Los miembros nos han dicho que harán todo lo posible para que el FMI esté totalmente equipado (de recursos) para actuar en casos de crisis", dijo Lagarde, con satisfacción, en rueda de prensa.

El impuesto a la banca gana apoyos

La iniciativa para crear un impuesto a las transacciones financieras internacionales sumó hoy apoyos, pero aún no cuenta con el beneplácito de algunas de las grandes potencias, como se pudo constatar al final de la cumbre del G20. El proyecto, que la presidencia de turno francesa pretendió incorporar en la cumbre que hoy concluyó en Cannes (sureste), aún se ve con recelo por países como Estados Unidos, que no figura en la lista de quienes les dan su apoyo.

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, señaló que "algunos países están decididos" y dijo que apoyan a Francia en esa iniciativa la Comisión Europea, Alemania, España, Argentina, la Unión Africana, Etiopía, Sudáfrica, Brasil y las Naciones Unidas. "Han mostrado su interés y están de acuerdo en el principio de esa tasa", aseguró Sarkozy al explicar los resultados de la cumbre del G20, que "reconoce los avances en otros países hacia una tasa para apoyar al desarrollo".

Más información