_
_
_
_

Zapatero presume de haber logrado evitar un plan de rescate para España

El presidente reconoce que esa ha sido su obsesión en el último año y medio, y le ha llevado a tomar "decisiones no fáciles"

José Luis Rodríguez Zapatero se ha despedido hoy del G-20, el principal foro económico mundial en el que España ha conseguido incorporarse como "invitado permanente", con la satisfacción de haber evitado un plan de rescate para la economía española, una amenaza que ha sobrevolado su mandato desde que en la primavera del año pasado estalló la crisis de la deuda soberana. En la rueda de prensa con la que ha puesto fin a su presencia en Cannes (Francia), Zapatero no ha ocultado que evitar tener que pedir un rescate como el que han sufrido Grecia, Irlanda y Portugal ha sido su obsesión durante el último año y medio y lo que le ha llevado a tomar "decisiones no fáciles" que han repercutido en la vida de los ciudadanos. "Soy consciente de ello", ha apostillado. Pero la alternativa, ha subrayado, si España no hubiera sido capaz de financiarse en los mercados de capital, habría sido un plan de rescate condicionado a la aplicación de medidas "muy duras" de ajuste. "Eso no aminora mi grandísima preocupación por las cifras de paro", ha agregado, en alusión a la herencia de cinco millones de parados que deja a su sucesor.

Más información
El Santander es el único banco español considerado como 'demasiado grande para caer'
El FMI pone bajo vigilancia a Italia
Las grandes potencias se comprometen a reactivar la demanda para evitar otra recesión
Europa recibe con alivio y cautela la renuncia de Grecia al referéndum

España ha conseguido distanciarse no solo de Grecia y Portugal, sino también de Italia que, aunque aún no ha sido rescatada, ha tenido que aceptar la supervisión del Fondo Monetario Internacional (FMI) para que certifique, cada tres meses, el cumplimiento de sus planes de ajuste y reformas estructurales para recuperar la confianza de los mercados. Hasta tal punto a España ya no se la asocia con las demás economías periféricas de la zona euro, según Zapatero, que en la cumbre del G-20 solo ha recibido felicitaciones por su política económica; entre otros, del presidente francés, Nicolas Sarkozy. "Y no hemos tenido ningún requerimiento para que tomemos nuevas medidas", ha enfatizado.

Aunque inicialmente se ha mostrado dispuesto a hacer todo lo necesario para garantizar que el Tesoro español puede seguir financiándose con normalidad, luego ha matizado que se trataba de "un recurso de estilo", ya que no hará falta tomar ninguna medida adicional antes de que deje el Gobierno, a final de año, gracias a la rigurosa planificación del Ministerio de Economía y Hacienda, cuya titular, Elena Salgado, le ha acompañado a la cumbre del G-20.

También ha dado por hecho que se cumplirá el objetivo previsto de déficit para este año (6% del PIB), aunque ha basado su convencimiento en la previsión de ingresos y gastos de la Administración del Estado, sin aludir al previsible desvío presupuestario de las comunidades autónomas.

"Esfuerzos adicionales"

Sobre este extremo, en el borrador del Plan de Acción por el Crecimiento y el Empleo aprobado en la cumbre, además, se recoge que España, al igual que sucede con Australia, Canadá, Francia, Italia, Corea, Reino Unido y Estados Unidos, han reafirmado su compromiso de llevar a cabo "planes claros y creíbles de consolidación fiscal para reducir en 2013 su déficit". También recoge su voluntad de "reducir el porcentaje de deuda pública respecto al PIB en 2016". Este compromiso ya se adquirió en Toronto (Canadá) el año pasado.

Estos países, agrega el texto, aplicarán planes de consolidación fiscal que tendrán en cuenta un variado rango de escenarios económicos, inspirados por "previsiones económicas prudentes". El comunicado señala que "en algunos casos" los planes de ajuste serán "reforzados con reglas fiscales que tengan en cuentan el ciclo económico", una velada alusión al límite constitucional al déficit público que promueve Alemania en la zona euro. Y que España adoptó, con el acuerdo de los dos partidos mayoritarios, mediante una reforma exprés el pasado mes de septiembre.

El documento refleja también que los países "que están experimentando tensiones en los mercados de deuda", como España, deben realizar "un esfuerzo adicional en la consolidación fiscal y en reformas estructurales".

Zapatero, en la cumbre del G-20 en Cannes.
Zapatero, en la cumbre del G-20 en Cannes.EFE

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_