Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El agravamiento de la crisis

La UE asume que tiene que recapitalizar más a sus bancos aunque evita hablar de cifras

Trichet replica a Geithner y dice que la situación de la UE es mejor

Como era de esperar, la directora general del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, no iba nada desencaminada al advertir de que los bancos europeos precisaban más capital. La necesidad de la recapitalización de los bancos europeos ocupó buena parte de los debates de los ministros de Economía de la UE en su reunión celebrada en Wroclaw. La debilidad manifestada por algunas grandes entidades financieras, especialmente los francesas y belgas, con unos balances cargados de deuda pública de Grecia, Portugal, Irlanda, España y sobre todo de Italia, que ha sufrido una clara depreciación de su valor, requiere como medicina inmediata un aumento de sus capitales. BNP Paribas, Dexia, Crédit Agricole, Société Générale, ING y KBC, tienen una exposición en conjunto de más de 100.000 millones de euros.

Anders Borg, ministro de Finanzas de Suecia, ha sido el más explícito. "Desde nuestro punto de vista", dijo, "vemos una clara necesidad de recapitalización bancaria". "Creo que el FMI ", añadió" lo ha expresado muy claramente". En su opinión, "el sistema bancario Europeo necesita mejores apoyos de fondos públicos y esto es básicamente una cuestión de capital". Funcionarios del FMI había estimado en 200.000 millones la necesidad de recapitalización de los bancos de la UE, aunque la cifra fue desmentida después.

Los ministros respaldaron la propuesta de la Comisión Europea efectuada tras las pruebas de resistencia del pasado julio que concedió un plazo de seis a nueve meses para que las instituciones financieras reforzaran sus bases de capital, a base de reestructuraciones y fusiones y adquisiciones. El objetivo fue evitar que en una primera instancia las medidas de soporte de la banca, que ha recibido ya n inyecciones directas de capital y compra de activos dañados unos 400.000 millones, volvieran a recaer sobre los contribuyentes. Si pasado este plazo, algunas entidades siguen con problemas, corresponderá a los organismos específicos de cada Estado, como el FROP en el caso de España, su saneamiento.

La vicepresidenta y ministra de Economía, Elena Salgado, ha expresado con palabras menos contundentes la necesidad de fortalecer a los bancos. "Hemos llegado a la conclusión general", dijo "de que es necesario tomar medidas para robustecer el sector financiero en varios ámbitos". Se refirió en primer lugar a "acelerar las reformas" sobre la regulación en marcha en la Europa, el G-20 y en Basilea. También subrayó la conveniencia de "reforzar la supervisión por parte de las autoridades nacionales y reforzar también la supervisión por parte de las autoridades europeas". Y de manera más específica destacó la necesidad "de romper el bucle que hay en este momento entre la deuda soberana y la estabilidad de las instituciones financieras". "Esto", añadió, "se ha puesto de manifiesto en estas últimas meses y semanas y en este sentido pues hay que solucionar los problemas de la deuda soberana, evidentemente pero también hay que hacer que en todo caso no afecten al sector financiero"

La vicepresidenta ha precisado que "el BCE nos ha recordado que tiene abiertas ventanas de liquidez de cuantía ilimitada". Pero advirtió de que son medidas "a corto plazo y en este sentido no es la situación óptima". Salgado ha añadido que "hay un consenso de que es bueno que poco a poco las instituciones financieras vayan aumentando su capital para cumplir con los requisitos de Basilea III, pero también para hacer frente a las eventualidades de este momento".

Los mandatarios económicos europeos han quitado importancia relevancia a las discrepancias con el secretario del Tesoro de Estados Unidos, Tim Geithner, que se habían puesto de manifiesto en la sesión anterior. En lenguaje diplomático, el presidente del Banco Central Europeo, Jean Claude Trichet, replicó indirectamente al alto funcionario estadounidense que "en conjunto la UE la zona euro se encuentran en una situación probablemente mejor que las economías de otros grandes países desarrollados". Aunque reconoció "errores n algunos países" que han acumulado déficits y deuda a niveles muy elevados.

La alerta sobre la necesidad de recapitalizar urgentemente a los bancos fue lanzada también la semana pasada por el Comité Económico y Financiero, formado por altos funcionarios de los ministerios de Economía y de los bancos centrales de la UE. En uno de sus documentos del pasado día 13 señalaban para contra restar la pérdida en los bancos de la UE recomendaban a los ministros "un nuevo refuerzo del capital de los bancos". Consideraban que esto era importante "para los bancos que habían suspendido los exámenes de las pruebas de resistencia pero también para los que los habían aprobado pero tenían un nivel de capital próximo al umbral relevante".

Los ministros han analizado también la implantación de una tasa sobre las transacciones financieras, constatando la división existente en la UE. El comisario de Mercado Interior y Servicios, Michel Barnier, admitió que "no había consenso" sobre la nueva tasa. Por su parte el ministro de Finanzas de Polonia, Jacek Rostoswski, reconoció que "había divisiones importantes sobre este tema". La principal oposición es la del Reino Unido, donde se realizan más del 80% de las operaciones.

El ministro de Finanzas belga, Didier Reynders se ha mostrado partidario de poner en práctica la tasa en cualquier caso "primero en Europa y sino en la zona euro".