Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

China califica a EE UU de "adicto a la deuda" y le pide que recorte en protección social y gasto militar

Pekín advierte de que nuevas rebajas de la deuda minarían la recuperación global y pide una supervisión internacional de "los temas relacionados con el dólar estadounidense"

La decisión de la agencia Standard & Poor's (S&P) de rebajar la calificación de riesgo de la deuda soberana estadounidense de AAA a AA+ ha provocado la ira de China, que ha manifestado hoy su enojo con palabras de una inusitada dureza. Los medios de comunicación oficiales han arremetido contra Washington por su "adicción a la deuda" y sus discusiones políticas "miopes" a la vez que han dicho que el mundo necesita una nueva divisa de reserva global estable para "prevenir una catástrofe causada por un único país".

"China, el mayor acreedor de la única gran potencia del mundo, tiene todo el derecho a pedir a Estados Unidos que afronte sus problemas estructurales de deuda y garantice la seguridad de los activos chinos en dólares", asegura en un artículo la agencia de noticias Xinhua.

Pekín también ha urgido a EE UU a que aplique "el sentido común" para curar su "adicción a la deuda", mediante recortes de los "hinchados costes de protección social" y de su "gigantesco gasto militar". "El Gobierno estadounidense tiene que aceptar el hecho doloroso de que los buenos viejos tiempos en los que podía simplemente pedir prestado para salir de los líos en los que se había metido se han ido para no volver", afirma Xinhua.

China ha advertido de que nuevas rebajas de la deuda minarían muy probablemente la recuperación global y provocarían nuevas rondas de desórdenes financieros, y ha planteado la necesidad de una supervisión internacional de "los temas relacionados con el dólar estadounidense".

La decisión de Standard & Poor's ha afectado a China donde le duele. El país asiático tiene unas reservas de divisas extranjeras de 3,2 billones de dólares, de las cuales dos tercios son en el billete verde. De esta parte, 1,2 billones de dólares están en invertidos en deuda del tesoro.

El Gobierno de Pekín ha instado repetidas veces en el pasado a Washington a que gestione de forma responsable sus problemas de deuda y garantice el valor de los activos chinos. Los economistas del país asiático afirman que la rebaja de la calificación de la deuda a AA+ decidirá a China -el mayor poseedor de bonos del tesoro estadounidenses- a acelerar la diversificación de sus inversiones.

Japón -el segundo mayor propietario de deuda estadounidense- ha reaccionado de forma mucha más mesurada. Ha dicho que mantiene su fe en los bonos norteamericanos y que la rebaja no afectará a su estrategia inversora en la deuda de EE UU. Los analistas creen que es poco probable que Tokio venda activos denominados en dólares porque está luchando para contener el alza del yen, que se encuentra cerca de su valor récord respecto a la moneda americana.