Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La crisis del euro

Alemania insiste en una participación "substancial" de los bancos para ayudar a Grecia

Los gobiernos de la eurozona estudian implantar una tasa bancaria como fórmula de contribución al rescate

El Gobierno alemán sigue defendiendo una participación "substancial" de los acreedores privados de Grecia, principalmente bancos y aseguradoras, en el segundo rescate del país mediterráneo. Así lo ha afirmado hoy el portavoz del Ejecutivo germano, Steffen Seibert. Pese a su inmovilismo sobre la incorporación del sector privado, Alemania confía en alcanzar una solución en la cumbre extraordinaria del jueves, aunque Seibert ha advertido de que aún así no se disipará "para siempre" la crisis de la deuda.

"La cumbre prevista para el jueves estará centrada en el nuevo paquete para Grecia. En ello vamos a concentrar todos los esfuerzos", ha enfatizado el portavoz, que ha rehuido detallar las variantes que se están estudiando con el argumento de que ese no es tema a abordar públicamente.

Lo importante, ha agregado, es que de la cumbre del jueves salga una respuesta unitaria y que los estados miembros "hablen con una sola voz", y no en analizar ahora las distintas variantes sobre cómo puede ser esa solución para Grecia. Antela incertidumbre, el acoso de los mercados contra la deuda de España e Italia ha marcado esta mañana nuevos máximosdesde que ambos países se sumaron a la Unión Monetaria en 1999.

Respecto a las repetidas advertencias del presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean-Claude Trichet, en contra de una reestructuración de la deuda, el portavoz de Finanzas, Martin Kotthaus, ha insistido en que la solución para Grecia debía ser "consensuada" entre los estados miembros y el BCE, pero no se ha movido ni un ápice de que no hay otra salida para que Atenas pueda hacer frente al abultado peso de su deuda pública.

El diario alemán Die Welt afirma en su edición de hoy que los gobiernos de la eurozona estudian la posibilidad de implantar una tasa bancaria como fórmula de contribución de los acreedores privados y en especial la banca al rescate. Según ese medio, que cita a fuentes diplomáticas sin especificar, esa medida permitiría asegurarse la contribución de la banca al rescate tal y como defiendeel gobierno de Angela Merkel- y evitar el acoso de las agencias de calificación en caso de una reestructuración de la deuda.

Tal tasa bancaria, de prosperar, afectaría a todas las entidades, incluidas las que no son acreedoras de Grecia, tanto la gran banca privada como cajas de ahorros, apunta ese medio. Hasta ahora, Merkel ha insistido en implicar a los acreedores privados en los rescates, aunque matizando que su aportación debía ser substancial pero voluntaria. El BCE se opone a la implicación de los acreedores privados, en lo que ve una forma de reestructuración que las agencias de calificación podrían equiparar a una suspensión de pagos.

La canciller alemana se pronunció ayer a favor de la creación de una agencia europea de calificación, aunque admitió que el problema real, por encima de las críticas, no está en la acción de las agencias de rating, sino en la deuda. "De entrada, el problema son las deudas y no las agencias", afirmó Merkel, en declaraciones a la televisión pública alemana ARD, para añadir a continuación que "en momentos sensibles, estas agudizan la situación".

El semanario alemán Der Spiegeldifundió ayer que el excanciller Helmut Kohl habría dicho que la política europea de Merkel "es muy peligrosa" y que temía que la actual jefa del Gobierno alemán le rompiera su proyecto de una Europa unida, citando como fuente a un estrecho colaborador y correligionario del excanciller. En declaraciones que publica hoy el diario Bild, Kohl responsabiliza al gobierno socialdemócrata verde de su sucesor, GerhardSchröder, de la actual crisis de la deuda y niega haber criticado la política europea de Merkel. Kohl apunta que las razones de la actual situación están "en primer lugar, en que nunca deberían haberse flexibilizado los criterios del Pacto de Estabilida". En segundo lugar, añade, en que Grecia "en ningún caso debería haber ingresado en la zona euro sin las oportunas reformas estructurales".