_
_
_
_
_

Revuelo en el conglomerado de Warren Buffet

La renuncia de la mano derecha y posible sucesor del tercer hombre más rico del mundo despierta sospechas sobre algunas operaciones con acciones

Warren Buffett, quizás el inversor más reputado en la historia moderna de Wall Street, acaba de recibir un duro golpe. Y le llegó desde dentro. David Sokol, su mano derecha y visto desde hace año como el mejor colocado para sucederle, deja por sorpresa el conglomerado Berkshire Hathaway. Dice que es por motivos personales, para invertir las fortunas familiares.

Pero su decisión está dando mucho que hablar esta mañana en el parqué neoyorquino por un detalle que pone en cuestión la integridad que el oráculo Buffet dice exigir a sus principales gestores. Sokol, que estaba al frente de las filiales NetJets y MidAmerica Energy, se hizo con acciones de la compañía Lubrizol antes de que Buffett la sumara a su conglomerado el 14 de marzo.

Más información
EE UU investiga un abuso masivo de información confidencial en Wall Street

Los hechos se remontan al pasado 14 de diciembre, cuando el ejecutivo compró los primeros títulos de Lubrizol, tras una serie de encuentros con banqueros de Citigroup. Sokol volvió a comprar más acciones entre el 5 y el 7 de enero. Una semana después, planteó a Buffett la idea de invertir en la compañía y que tenía acciones. Al principio se mostró reticente, pero acabo accediendo.

El oráculo de Omaha, una de las tres personas más ricas del mundo, según Forbes , deja claro que su mano derecha en Berkshire Hathaway no hizo nada ilegal. Eso podría ser de mucha ayuda a Sokol en la eventualidad de que tuviera que enfrentarse a un proceso por información privilegiada. Pero lo que no dice Buffett es si violó las reglas internas del conglomerado.

La respuesta del parqué, sin embargo, no se hizo esperar y las preciadas acciones de Berkshire Hathaway han abierto la jornada con una caída cercana al 2%. El escándalo acaba además de un plumazo con todas especulaciones sobre el futuro de David Sokol. Y vuelve a poner en cuestión la conducta de los principales ejecutivos en las grandes corporaciones de EE UU.

El inesperado desenlace tiene lugar mientras se celebra el juicio por información privilegiada contra Raj Rajaratnam, gestor del fondo especulativo Galleon . El mes pasado, el regulador bursátil presentó cargos contra un antiguo miembro del consejo de Goldman Sachs por facilitarles información sobre la inyección de Warren Buffett en el banco, en plena crisis financiera.

David Sokol no esperó para dar la cara. Y en una entrevista de media hora con la CNBC , la cadena amiga de Warren Buffett, ha explicado esta mañana que llevaba dos años queriendo dejar Berkshire Hathaway y que así se lo transmitió al consejero delegado en un par de ocasiones. Pero Buffett hizo lo posible para que no se fuera, porque lo consideraba un activo clave.

Sokol dice que deja la compañía para crear un mini Berkshire y que nunca estuvo interesado en ser el consejero delegado del conglomerado que dirige Buffett. Su renuncia complica, por tanto, el proceso sucesorio en el conglomerado. De hecho, dijo que el oráculo de Omaha es "irremplazable" y auguró cambios de calado cuando se jubile. "Nadie lo llevará como él".

David Sokol, la mano derecha de Warren Buffet
David Sokol, la mano derecha de Warren BuffetMARIO ANZUONI / REUTERS

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance.
RECÍBELO EN TU CORREO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_