Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El beneficio de Praxair se hunde por el delito fiscal en España

La multinacional estadounidense gana un 61% menos en el cuarto trimestre hasta 133 millones de dólares tras pagar 264 millones a Hacienda

La multinacional estadounidense Praxair ha anunciado hoy que sus beneficios del cuarto trimestre del año se desplomaron un 61% hasta 133 millones de dólares como consecuencia, principalmente, de los pagos a la Hacienda española derivados de los 13 delitos fiscales cometidos por sus ejecutivos en España.

Los resultados han sido recibidos por los inversores con leves ventas, lo que ha reducido el valor de sus títulos hasta los 90,5 dólares en los primeros instantes de cotización, un 0,78% menos que al cierre de ayer aunque a partir de la primera media hora de sesión ha moderado los descensos.

El grupo estadounidense pactó abonar 264 millones para cerrar un caso de fraude por importe de 146 millones de euros cometido de 2001 a 2005, según una sentencia de la Audiencia Nacional. El impacto de ese pago sobre los resultados del cuarto trimestre ha sido de 250 millones de dólares, según la empresa, aunque el total de la caja desembolsada como consecuencia de ese litigio ha sido de 481 millones, siempre según los resultados presentados hoy por la compañía.

La caída de los resultados se ha producido pese al incremento del 9% en las ventas, hasta los 2.623 millones de dólares. Sin el impacto de los pagos por los delitos fiscales cometidos en España, los beneficios crecerían un 14%. En el conjunto del año, las ventas crecen un 13%, hasta 10.116 millones de dólares. El beneficio, por su parte, desciende un 5%, de nuevo como consecuencia de los pagos efectuados a la Hacienda española.

Gigante estadounidense

Praxair es un gigante estadounidense con sede en Danbury (Connecticut) con más de 26.000 empleados y un valor en Bolsa de 28.000 millones de dólares (unos 20.500 millones de euros). Se dedica a la venta industrial de gases como oxígeno, nitrógeno, helio o argón. Presente en 40 países, está considerada una de las empresas más rentables del mundo en relación con sus recursos propios.

En España, durante años, una parte de esa rentabilidad provino de defraudar a Hacienda de forma sistemática con un variado tipo de operaciones, según los hechos confesados por un responsable financiero, Juan Estruch Onrubia, y por el director del departamento fiscal, Luis García Cortázar, condenados por la Audiencia.

La implicación de sociedades de Luxemburgo, Canadá, Suiza, Italia y hasta de la matriz de Estados Unidos llevó a la Audiencia Nacional a investigar a los directivos de la cúpula de la empresa, puesto que no estaba en manos del director fiscal o de un financiero de la filial española decidir tales operaciones multimillonarias. Sin embargo, finalmente, solo los dos mandos intermedios antes citados han resultado condenados. La Audiencia archivó las investigaciones contra otros 10 directivos, incluidos el director general de Praxair España, Miguel Martínez Astola, o el director financiero, José Francisco Caballero, que estaban inicialmente imputados.

Investigación de la Audiencia nacional

Asimismo, se archivan las actuaciones contra la matriz en EE UU, contra los dos presidentes de Praxair Europa que tuvo el grupo durante ese periodo (Alan Westendorf, retirado, y Randy Kramer, actual vicepresidente de ventas del grupo) y contra James Sawyer, vicepresidente ejecutivo y director financiero de Praxair, considerado el número tres del grupo a nivel mundial.

Tras dirigirse las actuaciones contra esos altos directivos de la empresa en España y contra los miembros de la cúpula en EE UU (adonde se habían expedido comisiones rogatorias), la empresa accedió a dar carpetazo al caso con la asunción de toda la culpa por parte de esos dos directivos intermedios y, sobre todo, con el pago de 264 millones a Hacienda.