Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Estados Unidos

Bernanke dice que EE UU no crece lo suficiente para reducir "significativamente" el paro

La primera potencia mundial crea 103.000 puestos de trabajo en diciembre mientras la tasa cae al 9,4%

El presidente de la Reserva Federal (Fed, por sus siglas en inglés), Ben Bernanke, considera que la economía de Estados Unidos no crece lo suficientemente rápido para reducir "de forma significativa" el desempleo, situado en la actualidad en el 9,4%.

"La recuperación económica que comenzó hace año y medio continúa, aunque, de momento, a una tasa que es insuficiente para reducir de forma significativa el índice de desempleo", ha afirmado Bernanke. En conjunto, "parece probable que el ritmo de la recuperación económica será moderadamente más firme en 2011 que en 2010", ha añadido.

Bernanke ha avanzado el texto de su comparecencia hoy ante el Senado en el que afirma que defenderá el plan de compra de bonos por valor de 600.000 millones de dólares del banco central de EEUU porque, a su juicio, serán necesarios años para que el empleo vuelva a sus índices normales.

Unas horas antes del inicio de la comparecencia de Bernanke, el Departamento de Trabajo ha informado de que la tasa de paro se ha reducido en cuatro décimas hasta el 9,4%, su nivel más bajo desde mayo de 2009. El recorte supera las previsiones, que apuntaban a un descenso de una décima. Sin embargo, no se han colmado las expectativas en cuanto a creación de empleo, que ha sido inferior a lo previsto.

La economía estadounidense creó 103.000 puestos de trabajo en el último mes del año, por encima de los 71.000 de noviembre pero aun así por debajo de las expectativas de los analistas, que preveían unos 175.000 empleos.

Pese a que la tasa de desempleo de diciembre es mucho mejor de lo previsto, los observadores afirman que la caída de cuatro décimas no obedece sólo a que más gente haya encontrado trabajo, sino al hecho de que muchos estadounidenses han desistido de buscar empleo. En 2010, EE UU creó 1,1 millones de puestos de trabajo, una media de 94.000 mensuales.