Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El caos de los controladores dinamita la imagen de España

Todos los grandes medios de comunicación mundiales se hacen amplio eco de las medidas adoptadas por el Gobierno

Para hacerse una idea del efecto negativo en la imagen de España del boicot por parte de los controladores al tráfico aéreo, en vísperas del puente de la Constitución, basta con entrar en la sección de noticias mundial del buscador Google (news.google.com ): Artículos de The New York Times , Aljazeera.net, CNN International , The Guardian ... y hasta más de mil informaciones de otros medios de referencia mundial que se hacen eco del desbarajuste en los aeropuertos y de las medidas decretadas por el Ejecutivo, especialmente la declaración del estado de alarma.

"Aquí hay unas consecuencias económicas muy importantes y alguien va a tener que pagarlas", ha explicado en la Cadena SER el secretario general de Turismo y Comercio Interior, Joan Mesquida. "Esta situación ha destrozado el puente", ha agregado.

Si la imagen de lo que los expertos en márketing denominan la marca España ya estaba de por sí tocada a causa de la crisis económica y, en concreto, por las dudas sobre la solvencia del país, las consecuencias en los mercados, a partir del lunes, de la protesta de los controladores y su enorme eco en los medios internacionales es imprevisible.

La Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) y la Confederación Española de Hoteles han calificado la actuación de los controladores de irresponsable e intolerable. En un comunicado conjunto emitido hoy y recogido por Efe, ambas organizaciones sostienen: "la huelga de los controladores aéreos afecta gravemente a la imagen de España y a nuestra economía (...) ha inmovilizado a miles de pasajeros y les ha privado del derecho a viajar causándoles un perjuicio incalculable".

Ambas organizaciones destacan los daños que "afectan" a las empresas globalmente: "es decir, tanto a los empresarios como a los trabajadores que prestan sus servicios en hoteles, restauración, agencias de viajes, líneas aéreas o cualquier otro tipo de actividad, sin olvidar el importantísimo perjuicio, ya citado, que se ha causado a la imagen internacional de nuestro país". En la misma línea, la Mesa del Turismo, que congrega a una treintena de empresas del sector, ha advertido de que los sucedido podría significar para muchas de las empresas turísticas que ya sufren "gravemente" los efectos del paro de los controladores, "su derrumbamiento final, su ruina y su cierre".

La visión del exterior

Raphael Minder en las páginas de The New York Times recuerda que el Ejecutivo de Zapatero ha impuesto recortes de miles de millones de euros en gasto público para intentar convencer a los inversores de que era posible reducir el déficit desde el 11,1% hasta el 6% del Producto Interior Bruto (PIB). "Se espera que esta huelga encubierta, sin embargo, genere enormes pérdidas en el sector del turismo, que representa el 11% del PIB", indica el rotativo.

En la portada de la edición digital del Frankfurter Allgemeine Zeitung la información sobre los aeropuertos va acompañada de noticias de los últimos días relativas a la situación económica de España, con titulares como "España culpa a Merkel de las turbulencias" o "España quiere convertir los aeropuertos en dinero".

El económico The Wall Street Journal subraya la relación entre las protestas de los controladores y las medidas adoptadas el viernes en el Consejo de Ministros (la privatización parcial de Aena, y la gestión privada de los aeropuertos de Barajas y el Prat y también el nuevo reglamento de cálculo de horas de trabajo de los controladores).

En un amplio reportaje que publicó EL PAÍS a mediados de noviembre titulado El lastre de la marca España, David Fernández recordaba que "la dependencia de cómo perciban en el exterior a las compañías cotizadas en España es cada vez mayor". Según datos del Servicio de Estudios de Bolsas y Mercados Españoles correspondientes a 2009, los inversores extranjeros poseen ya el 40% de la Bolsa española.