Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las rebajas camuflan el impacto de la subida del IVA en los precios

El IPC baja cuatro décimas en julio frente a junio por el abaratamiento del vestido ya que suben los alimentos, el ocio, la vivienda, el transporte, las comunicaciones y los alimentos.- La tasa interanual se sitúa en el 1,9%

Las rebajas de verano han camuflado el impacto de la subida del IVA en los precios. Según ha informado hoy el INE, el abaratamiento del vestido y el calzado de julio coincidiendo con la campaña de descuentos ha hecho caer el Índice de Precios al Consumo (IPC) cuatro décimas frente a junio pese la entrada en vigor del nuevo tipo del impuesto, que ha pasado del 16% al 18% en su tipo general y del 7% al 8% en el reducido, el día 1 del pasado mes. Gracias a este recorte, la inflación acumulada en lo que va de año baja del 1% al 0,6%.

Sin embargo, una vez retirado el cartel de rebajas del escaparate de los datos del INE, el análisis del resto de productos que componen la cesta de la compra demuestran que la subida del impuesto se ha trasladado a una buena parte de artículos que, salvo los alimentos o el turismo, no suelen subir por estas fechas, o no con tanta intensidad. Así, comprarse un coche, coger el autobús, la factura del agua y el gas, ir al cine o salir a cenar, es ahora más caro que a finales de junio. Para quien fume, también es bastante más costoso comprar tabaco.

La inflación subyacente, que elimina los precios más volátiles como los de los derivados del petróleo y los alimentos frescos, ha subido cuatro décimas por la subida del IVA hasta el 0,8%, un incremento poco habitual para este índice, que se mueve más por la relación entre la oferta y la demanda. Sobre este punto, los precios de los servicios, que también están condicionados principalmente por el nivel del consumo, subieron de media un 0,8% según el INE, pero los expertos advierten de que puede seguir avanzando durante los próximos meses. En su opinión, el recelo de las familias a la hora de gastar ha disuadido a los comerciantes de aplicar todo el aumento del impuesto. Frente a este retraso, los analistas de Flores de Lemus destacan que los bienes han recogido la medida en mayor proporción.

Impacto de medio punto

Con vistas a final de año, el Gobierno estima que la subida del IVA tendrá un impacto de medio punto porcentual en la inflación a medida que los distribuidores y minoristas, que de momento evitan trasladar todo el incremento del impuesto a sus precios a costa de reducir los márgenes de negocio, asuman el nuevo tipo del 18% o el 8%.

De momento, pese al recorte intermensual, el primero tras cuatro meses consecutivos al alza, el IVA y el encarecimiento de los coches por el final de las ayudas y el nuevo impuesto explican la mayor parte del avance del IPC en tasa interanual hasta el 1,9%. Este dato, idéntico al adelanto del IPC Armonizado publicado hace dos semanas, es cuatro décimas superior al de junio y equivale a su nivel más alto desde noviembre de 2008. Con el incremento de julio, ya van nueve meses consecutivos de subida, con lo que cada vez queda más lejos la racha de caídas registradas durante buena parte de 2009. De hecho, hace un año, el IPC caía un 1,4%, un ritmo desconocido en la historia española.

Pero, de entonces hasta ahora, además de muchos malos datos que quedarán en los libros con la coletilla de "los peores en..." como el PIB, el paro o el déficit público; España ha dejado atrás definitivamente el riesgo de caer en deflación y ya roza el objetivo oficial del 2% en tasa interanual que Bruselas fija para fin de año. Pero no todos los años sube el IVA.

Para el Gobierno se confirman las previsiones

El dato de julio confirma, en opinión del secretario de Estado, José Manuel Campa, las previsiones de que el IPC se normalizase en valores "moderadamente positivos". "Es de espera que continúe así", ha añadido Campa, que espera que los precios sigan repuntando ligeramente conforme el contexto económico y la demanda se vayan recuperando. Asimismo, el secretario ha destacado que el diferencial con la inflación registrada en el conjunto de la zona euro (1,7%, según el dato adelantado de Eurostat) se ha situado a dos décimas, lo que está contribuyendo a mejorar la competitividad de la economía española.

Más información