Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ibex registra su tercera mayor subida del año con un 3,8%

El tirón del sector financiero sitúa al índice español al frente del resto de Europa por segundo día consecutivo.- Wall Street también gana el 2,82%

La confianza en que las pruebas de estrés a la banca europea darán un resultado mejor de lo esperado y dejarán a las entidades españoles en el grupo de los mejores de la clase han permitido a la Bolsa cerrar su segunda jornada con alzas superiores al 3%. Tras el repunte del 3,6% del martes, este miércoles el Ibex 35 ha vuelto a dar la campanada y se ha situado al frente del resto de Europa con una avance del 3,8%, su tercera mayor subida del año, pese a llegar a caer un 1,6% a media mañana.

Con esta ya son cuatro las sesiones consecutivas en verde. Gracias a esta remontada, que el martes tuvo su explicación en la exitosa colocación de 6.000 millones de deuda por parte del Tesoro, el selectivo español vuelve a situarse en los niveles del 22 de junio y recupera todo lo perdido en el varapalo de la pasada semana. Con la banca al frente de las ganancias, solo cuatro valores en negativo, sobre todo Sacyr, que se ha dejado un 9,5% tras la salida de su accionariado de la Mutua Madrileña. Pero no nos quedemos en las malas noticias, que esta ha vuelto a ser una jornada de euforia. Y van dos seguidas.

Así, Bankinter y el Popular han sido lo que más han subido: más de un 9% y fuera de toda lógica, una muestra más de que, pese a todo, la hipersensibilidad del mercado sigue ahí y se siguen exagerando las reacciones, aunque ahora sea de forma positiva. Por detrás, el Sabadell, Banesto, Santander y el BBVA han ganado más de un 6%. También ha ayudado al repunte la publicación de más buenos datos en Wall Street, que al cierre en Europa ganaba un 1,4%.

Sin incidencia en la deuda

Los inversores dan por hecho que los resultados de las pruebas de estrés, un ejercicio de resistencia de las entidades más importantes del sistema en caso de un deterioro continuado de la situación cuya publicación se puede atribuir a España, serán mejores de lo esperado. Para el mercado, lo relevante de este ejercicio de transparencia, aunque faltan muchos detalles por aclarar, como cuáles son los términos de los test, es que no implicarán un desembolso importante por parte de los Estados en caso de que tengan que salir al rescate de algunos de sus bancos. El temor pasaba por el hecho de que estas medidas perjudicasen a unas ya de por sí delicadas arcas, lo que a su vez se traduciría en más presión sobre su deuda pública.

En el caso de España, este razonamiento ha tenido especial relevancia. Si hace unas semanas se especulaba con la posibilidad de un eventual rescate para pagar su deuda pública, el hecho de que ahora salga como una de las mejores paradas implica que algo se exageró tras el desbordamiento de la crisis fiscal de Grecia. Por lo que ahora toca devolver algo al mercado, que por cierto también ofrece unos precios relativamente bajos y, por tanto, atractivos para los inversores, principalmente para aquellos con menor aversión al riesgo. La razón es que aunque la situación parece que se estabiliza, no se pueden dar por acabadas las turbulencias.

En cuanto a los mercados de deuda soberana, la recuperación de la confianza en España se ha dejado notar solo en el tramo final de la jornada. De hecho, la prima de riesgo se ha vuelto a pasar buena parte de la mañana sobre los 210 puntos básicos. Al final, se ha quedado en 205 gracias al descenso en un punto básico de la rentabilidad que se le exigen a los títulos españoles a 10 años. El euro, por último, se ha dado un respiro y mantiene la cota de los 1,26 dólares.

La Bolsa neoyorquina ha cerrado también con ganancias. El Dow Jones de Industriales cerró con una subida del 2,82%, con lo que encadena dos sesiones seguidas en positivo y recupera la cota de 10.000 puntos.