Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Jornada de protesta en Francia por el retraso de la jubilación

Entre 800.000 y 2 millones de franceses salen a la calle contra la reforma de las pensiones.- La educación y los transportes son los sectores más afectados por los paros

Entre 800.000 franceses (según la policía) y 2 millones (según los sindicatos convocantes) han salido hoy a la calle para protestar contra la reforma de las pensiones diseñada por el Gobierno de Nicolas Sarkozy, que prevé retrasar la edad de jubilación de los actuales 60 años a los 62. Más allá de la eterna guerra de cifras, la jornada ha constituido un paso adelante para los convocantes, ya que han superado -casi doblado- el número de manifestantes que protestó a finales de mayo por la misma razón. Entonces hubo en la calle un millón de personas, según los sindicatos y 395.000, según la policía. Dos cosas han cambiado con respecto a ese día: hoy en la mayor parte de Francia ha hecho un sol radiante (en la anterior convocatoria llovió) y, más importante, los trabajadores sabían a qué se enfrentaban, puesto que el ministro de Trabajo, Éric Woerth, presentó hace una semana su proyecto de reforma, concretando la edad legal de jubilación. A juicio de los sindicatos (y de la izquierda en Francia) esta reforma se ensaña contra los asalariados menos cualificados, que más años trabajan ya para lograr una jubilación plena.

Los líderes sindicales, al término d la manifestación de París, han pedido a Sarkozy que escuche sus reivindicaciones y que renuncie a llevar este proyecto al próximo Consejo de ministros a mediados de julio, como tiene previsto. Otros representantes de los sindicatos reclamaron, echando mano de cierta ironía (y de vuvuzelas), el mismo trato (desde el punto de vista gubernamental y mediático) que los jugadores de la selección francesa de fútbol, eliminados catastróficamente del mundial de Suráfrica. Algunos de los asistentes a la manifestación recordaron que Thierry Henry, uno de los delanteros emblema de esta selección que se negó a entrenar un día en señal de protesta, se reunía con Sarkozy a la misma hora que ellos se manifestaban y criticaron que el presidente escuchara antes a alguien "que gana muchos millones de euros al año que a la calle".

No será fácil que el Gobierno mueva pieza. Retrasar la edad de jubilación y, en general, reformar el sistema de pensiones se ha convertido en la medida más importante -y más contestada- que deberá tomar el Ejecutivo de Sarkozy este año. El presidente de la República ha afirmado repetidamente que la Asamblea Nacional votará esta reforma en septiembre, con consenso o sin él.

Las 200 manifestaciones convocadas en toda Francia han clausurado una jornada de protesta que empezó con una huelga general cuyo seguimiento afectó, sobre todo, a los transportes, a la enseñanza pública y a correos, pero que no ha paralizado el país.

Aunque ha habido vuelos y trenes anulados, no se ha paralizado el país. En París, por ejemplo, el metro ha funcionado peor que un día normal -dependiendo de las líneas la incidencia es una u otra- pero la vida de la ciudad no se ha resentido demasiado. Ahora bien, en otras localidades como Lille, Burdeos, Estrasburgo o Metz, las perturbaciones en el transporte público han sido mayores, según indicaba esta mañana la agencia France Presse. El ministerio de Educación ha calculado que el paro ha sido seguido, aproximadamente, por un 30% de los profesores de primaria y un 12% por los de secundaria. En la Sociedad Nacional de Ferrocarriles (SNCF, por sus siglas en francés), la dirección ha cifrado el seguimiento en casi el 40% mientras los sindicatos lo han elevado al 46% de la plantilla.

La huelga afecta a las conexiones con España

Los paros en los servicios ferroviarios franceses y en los controladores aéreos han afectado a las conexiones con España. La SNCF ha informado de que entre los trenes internacionales cancelados se encuentran los Elipsos que debían unir París con Madrid y Barcelona.

Por su parte, Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea ha señalado que hasta la una de la tarde se habían cancelado 34 vuelos entre España y Francia. De estos, nueve operaciones correspondían a Madrid-Barajas (cuatro de salida y cinco de llegada); 18 al de Barcelona-El Prat (nueve de salida y nueve de llegada); dos al de Alicante (una salida y una llegada) y cinco a otros aeropuertos.

Si tiene previsto viajar a Francia en tren en las próximas horas, el teléfono de información a los usuarios de RENFE es el 902 320 320. Para información de vuelos, el número de atención telefónica de AENA es el 902 404 704.

Más información