Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El deterioro de las finanzas públicas

El Gobierno acelerará la reforma de las pensiones "en torno al verano"

Economía espera una respuesta rápida del Pacto de Toledo - La UE refuerza sus poderes para auditar las cuentas públicas e intensifica el recorte de los déficit

Bruselas quiere reformas rápidas en el mercado de trabajo y en las pensiones, y ambos cambios se acercan a toda velocidad. El presidente Zapatero ya ha puesto fecha límite para la reforma laboral: el 16 de junio. Y el Gobierno avanzó ayer que se ha propuesto acelerar la otra reforma medular, la relativa a las pensiones. La vicepresidenta Elena Salgado aseguró en Luxemburgo que el Ejecutivo espera una respuesta del Pacto de Toledo sobre las pensiones "en torno al verano o inmediatamente después". Hasta ahora se trabajaba sin fecha -y a un ritmo más bien lento, con un horizonte que no preveía novedades hasta finales de año-, pero la presión de Bruselas obliga a cambiar el paso.

Eurostat fiscalizará las estadísticas de los Estados para evitar fraudes

El examen sobre el plan de austeridad español llegará el próximo martes, indicó el comisario de asuntos económicos y monetarios, Olli Rehn. El comisario manifestó que España ha tomado decisiones "muy importantes" sobre consolidación fiscal y "está preparando nuevas reformas estructurales sustanciales", entre las que citó la laboral y la relativa a las pensiones. Salgado puntualizó sobre pensiones que "no se trata de una reforma nueva", y añadió que el Gobierno "ya ha presentado una propuesta y la ha enviado al Pacto de Toledo". La novedad es que la respuesta del pacto se espera ahora a corto plazo.

La propuesta del Ejecutivo consiste, básicamente, en elevar gradualmente la edad de jubilación y revisar el periodo de cálculo de las pensiones. Y contiene otros aspectos como la posibilidad de cubrir a colectivos que hasta ahora no lo están (como los empleados del hogar) y restringir las prejubilaciones.

Las reformas laboral y de pensiones vienen a complementar el drástico plan de recortes presentado por el Gobierno . Salgado volvió a reiterar la disposición de España a hacer "todo lo necesario" para que el déficit público sea del 6% en 2011. La polémica sobre si las medidas anunciadas hasta ahora por el Gobierno son suficientes se despejará el próximo martes por la Comisión Europea. Salgado manifestó que "no hay ninguna medida específica más" prevista para 2011. "Lo que hay", precisó, "es el compromiso por parte del Gobierno español por si hay desviaciones con respecto a la ejecución presupuestaria, para solucionar esas desviaciones de manera que en todo caso el déficit en el año 2011 sea de un 6%".

La reunión de ministros de Economía dejó otras novedades. La UE está intensificando su cruzada por la austeridad del gasto público con una panoplia de medidas que van desde dotar de más poderes a Eurostat para auditar las cuentas de los Estados, a fortalecer la cooperación en la lucha contra el fraude fiscal transfronterizo en materia del IVA y reforzar las sanciones a los países que incumplan el Pacto de Estabilidad. La necesidad de progresar en la consolidación presupuestaria vale para España y Portugal, los países más presionados, "pero también para los otros Estados miembros de la zona euro sin ninguna excepción", dijo el presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker.

Con el objetivo de poner fin a los engaños estadísticos, los ministros de Economía acordaron reforzar los poderes de investigación de Eurostat, la oficina estadística de la Unión. El objetivo es autorizar a Eurostat para que pueda efectuar auditorías de las cuentas de los Estados sometidos a procedimientos de déficit excesivo.

La Comisión ya pidió sin éxito reforzar sus poderes en 2004, cuando descubrió por primera vez anomalías en las estadísticas de Grecia. El descubrimiento de nuevas falsificaciones de cifras el pasado otoño en Grecia y el temor de que las malas prácticas pudieran darse en otros casos está tras el nuevo papel de Eurostat. Rehn, desveló ayer su preocupación por las cuentas presentadas por Bulgaria y aseguró que Bruselas "está considerando enviar una misión próximamente" a ese país.

Los ministros aprobaron también robustecer la cooperación entre las administraciones de los distintos países para combatir el fraude fiscal en el IVA en operaciones transfronterizas.