Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La primera crisis del euro

La deuda de Grecia cae al nivel de 'bono basura'

La crisis griega entra en una nueva fase.- La agencia Standar & Poor's agrava la situación de Portugal al rebajar su calificación dos escalones

La tragedia griega ha pasado a una nueva fase después de que la agencia de calificación Standard & Poor's haya rebajado la calidad de su deuda hasta el nivel de bono basura, lo que le cierra todas las puertas para poder acudir a los mercados a financiarse y le deja al albur de que sus socios del euro activen los créditos de hasta 45.000 millones de euros previstos en el plan de rescate para evitar la bancarrota. La noticia, además de agravar la situación financiera de la República Helénica, ha llevado la alarma a los parqués y a los mercados de deuda por una crisis que cada día que pasa alcanza cotas impensables hace unos meses y desconocidas en toda la historia de la eurozona. De hecho, ante el grave cariz que están tomando los acontecimientos, la Comisión Europea ha convocado a una reunión de emergencia al Eurogrupo para el 10 de mayo con el objetivo de buscar una solución a la primera crisis del euro.

Ni el plan de rescate acordado por sus socios de la UE y el FMI ni los planes de austeridad aprobados por Atenas han podido contrarrestar el temor del mercado a que la República Helénica entre en suspensión de pagos más pronto que tarde. Todas las noticias que se van conociendo sobre la crisis no hacen más que empeorar la situación de Grecia y, por extensión, de los otros tres países de la eurozona con graves problemas fiscales que ya están en la diana de los inversores como posibles próximas víctimas: Portugal, Irlanda y España.

La agencia ha justificado su decisión en "los desafíos políticos, económicos y fiscales que afronta el Gobierno griego" para cumplir el plan de estabilidad y reducir el déficit, que según ha afirmado hoy Atenas puede llegar al 14% tras las próximas revisiones del dato de 2009 con una deuda pública del 130% del PIB en 2014. El anuncio de que rebajaba la calificación de Grecia a largo plazo tres escalones, de BBB- a BB+, lo que deja su deuda al nivel de inversión sólo apta para los especuladores, ha tenido un efecto inmediato en los mercados, donde la rentabilidad del bono a 10 años de la República Helénica ha llegado a superar el 18%, según Bloomberg, y ha disparado la llamada prima de riesgo -el diferencial frente al bund alemán, de referencia- a más de 1.500 puntos básicos. Algo del todo desconocido hasta la fecha en la década de vida de la eurozona y muy difícil de encontrar fuera de ella, aunque luego ha vuelto a los niveles de las últimas jornadas sobre el 9,6%. El castigo, al igual que en las jornadas previas, también se ha cebado con los bonos a dos años, que se han encarecido con fuerza y han llegado a rebasar el 15%.

Grecia necesita los créditos de sus socios del euro y el FMI, hasta 30.000 millones a un interés del 5%, y 15.000 millones entre un 3,5% y un 4%, respectivamente, para afrontar los próximos vencimientos de su deuda. Para empezar, Atenas necesita 8.500 millones antes del 19 de mayo para pagar a los tenedores de sus bonos, de ahí la urgencia de activar ya los préstamos, cuya tramitación puede prolongarse hasta dos semanas. En caso de no poder disponer de los fondos a tiempo, se vería obligada a renegociar los pagos, lo que no solo afectaría a Grecia, ya que la mayor parte de su deuda está en manos de bancos alemanes y franceses. Además, también podría provocar un efecto dominó que acabaría afectando al resto de la eurozona al socavar la confianza de los inversores en su solidez y estabilidad. En cualquier caso, resulta más que difícil afrontar un eventual proceso de renogación con la nueva nota que le ha puesto S&P.

Reticencias a activar los créditos

En opinión de los analistas, el rechazo de Alemania a librar los créditos se debe a las próximas elecciones en el Estado más potente del país, Renania-Westfalia, el próximo 9 de mayo, un día antes de la reunión extraordinaria del Eurogrupo. Los partidos que conforman la coalición del Gobierno de Angela Merkel temen que el rechazo que genera la ayuda a Grecia entre los contribuyentes alemanes le pasen factura en los comicios.

Además, los inversores ya han elegido a su próxima víctima: Portugal, que también ha visto rebajada hoy su calidad crediticia dos escalones, de A+ a A-, porque su "debilidad económica y fiscal" va a dificultar su objetivo de recortar el déficit público, afirma S&P. Sobre todo, añade la agencia, si se tienen en cuenta las previsiones que apuntan a que su economía no va a recuperar la senda del crecimiento a medio plazo. Asimismo, deja la puerta abierta a futuras revisiones a la baja de su calificación. De momento, lo que ya va a ser más difícil, o más caro, es acudir a los mercados a financiarse, ya que, a mayor riesgo de impago, más aversión de los inversores, lo que obliga a Portugal a ofrecer una mejor rentabilidad para colocar sus bonos.

En los mercados, la rentabilidad de los bonos de Portugal a 10 años ha repuntado sobre el 5,67%, un nuevo máximo en los últimos ocho años. El castigo más fuerte se lo llevaba, sin embargo, la deuda a dos años, que ha aumentado su rentabilidad al 4,78% tras encarecerse casi un 1% en apenas una jornada. La rentabilidad de los bonos españoles seguía subiendo de forma más moderada, hasta el 4,052%, con el diferencial frente al alemán en 105 puntos básicos. La deuda irlandesa también sufría con las renovadas presiones de los inversores y se iba sobre el 5%.

Strauss-Khan: "Situación insostenible"

El director gerente del Fondo Monetario Internacional, Dominique Strauss-Khan, ha advertido de que si el organismo o la UE no salen en ayuda de Grecia, la situación se volverá "insostenible". En una entrevista con el diario francés La Tribune -que ha publicado hoy en su página web algunos extractos-, el director del FMI asegura que la ayuda a Grecia "va a ser difícil". "Los griegos saben que la recuperación de sus cuentas públicas, tras varios años de errores irresponsables, va a ser dolorosa y difícil. Pero no hay otra manera de salir", afirma. Strauss-Khan asegura que "estamos aquí para ayudar a los griegos".

Más información